eldiario.es

Menú

ConsumoClaro ConsumoClaro

Nueve 'superalimentos' que están de moda en dietética y nutrición

En los últimos años se habla cada vez más de alimentos que hasta hace poco no sabíamos ni que existían, como bayas de goji, semillas de chía, quinoa, sésamo o de lino, y que forman parte de una larga lista de alimentos a los que muchas veces se les atribuyen superpoderes bajo el nombre de "superalimentos". 

- PUBLICIDAD -
Foto: Pixabay

El alga espirulina. Foto: Pixabay

Se habla de un superalimento para describir productos ricos en nutrientes, principalmente proteínas, grasas o carbohidratos, o micronutrientes, en especial vitaminas y minerales. Además, este término refiere a productos con una larga historia que se han puesto de moda después de que hayan generado un gran interés, que ha derivado en un fuerte aumento de la demanda.

No obstante, desde el punto de vista científico "no existe una definición oficial del término superalimento", según la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), en una información elaborada por María José Tapia Guerrero, médico especialista en Endocrinología y Nutrición del Hospital Regional Universitario de Málaga y miembro del Comité Gestor del Área de Nutrición de la SEEN.

La especialista también aclara que, si bien se han realizado investigaciones con animales de experimentación que demuestran que algunos de estos superalimentos pueden ser beneficiosos para la salud, "estos resultados no se han podido confirmar completamente en seres humanos" porque las dosis usadas no corresponden a las habituales en una dieta normal. Todo y así, hay una serie de bayas y semillas que se han puesto de moda y han colonizado ensaladas, cremas y pastas bajo la suposición de sus beneficios nutricionales. El siguiente artículo te explica las nueve actualmente más difundidas y cuáles son sus beneficios reales.

1. Sésamo

Las semillas de sésamo se han usado desde la antigüedad en Oriente Medio y la India, de donde son originarias. Son ricas en minerales como el magnesio, el zinc, el calcio o el fósforo. También en vitamina B1. Otro de sus componentes es la fibra. Pueden consumirse crudas, aunque se recomienda no tomar las semillas enteras, sino añadidas a ensaladas, en aceite o en el pan, al cual enriquece y da más fibra. Una de las salsas tradicionales de la cocina árabe, el tahini, se elabora con semillas de sésamo.

2. Chía

A pesar de que ahora está muy de moda, no es un alimento nuevo. Durante muchos años ha sido un alimento fundamental en la dieta de los pueblos precolombinos. Esta semilla es rica en antioxidantes, vitaminas, minerales y sobre todo omega 3. 

Foto: Pixabay

Semillas de chía. Foto: Pixabay

3. Lino

Es rico en ácidos grasos insaturados. Es un vegetal sólido, por tanto, lleva fibra. Y también destaca por su aporte de vitamina E. Procede de Asia Central y Egipto, donde se usaba su aceite para distintos usos. Suele usarse en las ensaladas y también en la masa de pasteles. 

4. Cáñamo

Las semillas de cáñamo son una importante fuente de proteína vegetal de fácil digestión y de ácidos grasos insaturados beneficiosos. Contiene grasas omega 3 y omega 6, antioxidantes, fibra, hierro, zinc, caroteno, magnesio, potasio o fósforo. Esta semilla aumenta los niveles de energía y se puede tomar cuando hay intolerancia a los frutos secos, al gluten, a la lactosa o al azúcar. 

5. Quinoa

Este pseudocereal está muy de moda. Era uno de los grandes alimentos de los incas y en los últimos años se ha revalorizado porque es una buena fuente de proteína vegetal. La quinoa se puede consumir cruda y es buena para los celíacos porque no lleva gluten. Sus características nutricionales serían similares a las de las lentejas o los garbanzos. 

Foto: Pixabay

Quinoa, un pseudocereal. Foto: Pixabay

6. Soja

Esta legumbre, de origen asiático, ha entrado con fuerza. Si bien es de origen vegetal, aporta una importante cantidad de calcio y proteína. También es destacable la cantidad de fibra y de grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas. Su presencia en dietas vegetarianas es importante porque aporta proteínas y zinc. El miso, el tofu o el tempeh, son algunos de los productos derivados de la soja

7. Bayas de goji

Esta fruta se usa sobre todo en la medicina tradicional china. Tienen muchos antioxidantes beneficiosos, similares a los que puedan aportar las semillas de granadas. Se usa sobre todo para potenciar el sistema inmunológico. Contienen vitamina C, vitamina A, vitamina B2, hierro y selenio. 

Foto: Pixabay

Bayas de goji. Foto: Pixabay

8. Espirulina

Esta alga de color azul-verdoso posee sobre todo vitamina B, minerales, ácidos grasos omega 3 y tiene un gran poder saciante. Como el alga clorela, es muy rica en clorofila.

9. Espelta

En la antigüedad era el cereal de los ricos porque el rendimiento en el cultivo es más bajo que en el caso del trigo. Es similar este y originaria del Antiguo Egipto y China. La espelta es altamente energética por su contenido en carbohidratos y proteínas con aminoácidos como la lisina. Aunque en poca cantidad, contiene gluten.

 

¿Superalimentos o alimentos saludables?

La lista de superalimentos es extensa, y cada año se suman a ella más y más alimentos que pretenden convertirse en el alimento milagro, pese a que ya hace años que muchos de ellos se consumen en distintas partes del mundo y que reaparecen en otras donde su consumo no forma parte de su tradición. Pero lo cierto es que no hay ningún alimento que por sí solo, ni consumido de manera regular, nos proteja de determinadas enfermedades.

Expertos como Tapia Guerrero sugieren el término alimentos saludables, más que superalimentos, para referirse a productos con un importante potencial nutricional y beneficioso para la salud. Algunos alimentos no tan lejanos pero sí más accesibles y próximos -y similares en cuanto a perfil nutricional- son los frutos rojos, los frutos secos, el brócoli, el aceite de oliva virgen extra, las verduras, las legumbres o el pescado azul. Y es que consumir bajas de goji cada día no sirve de nada si se lleva una alimentación descuidada, se abusa de platos procesados, de la bollería industrial y se consume muy poca fruta y verdura. 

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos,  suscríbete a nuestros boletines

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha