eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

La segunda vida de la basura

Robert Staudinger, Javier Mariscal y otros sesenta artistas y diseñadores de alcurnia reflexionan sobre el derroche para el XI Festival Internacional de Reciclaje Artístico de Cataluña.

- PUBLICIDAD -
Klaus Pichler, One third

Klaus Pichler, One third

Con ocasión del Año Internacional del Reciclaje, Drap-Art, el CCCB tiene una programación especial. Del 19 de diciembre hasta el 4 de enero se podrán ver intervenciones como la del artista austríaco Klaus Pichler y su proyecto One Third, que trata del derroche alimentario en Occidente y consiste, principalmente, en doce fotografías de alimentos en distintos estadios de putrefacción.

Según Tanja Gross, responsable del festival, el trabajo de Pichler es "una idea que le surgió después de conocer una estadística de la FAO que señalaba que un tercio de la comida se tira a la basura en Occidente". No es el único. En relación con el despilfarro, Cosima Dannoritzer presenta su nuevo documental La tragedia electrónica, secuela de su exitoso Comprar, tirar, comprar, sobre la obsolescencia programada y Albert Merino, su falso documental El vuelo de la gallina.

Pero son sesenta artistas los que participan en Drap-Art con 120 obras a partir de materiales como vidrio, madera, plástico, hierro, cartón, hueveras, piezas tecnológicas o tablas de planchar, con los que han creado objetos artísticos o piezas de diseño. El austríaco  Robert Staudinger muestra en sus fotografías espacios abandonados que la naturaleza vuelve a conquistar, sean estos un viejo urinario o una fábrica derruida. En línea con cierto constructivismo, Alberto Carvajal crea composiciones formadas con objetos de hierro o, como en la exposición, una pieza realizada con viejas limas.

Artistas y diseñadores dan una segunda oportunidad a la basura en Drap-Art

Artistas y diseñadores dan una segunda oportunidad a la basura en Drap-Art

El artista italiano Tutzo confecciona un collage con el cráneo de una cabra, la reproducción de un retrato de Dalí y una fotografía de Franco al revés, en su obra Resucitaré. El belga Jorge Castro reflexiona sobre las víctimas de la moda, el tráfico de armas o los intereses de las guerras con piezas de gran formato en las que, a partir de tapones o soldados de plástico, emergen, respectivamente, un retrato de Pamela Anderson, fusiles o un campo de batalla.

Del aprovechamiento de botellas de PVC surgen galgos como los que presenta el italiano Danilo Marchi, y con las típicas botellas y garrafas de agua. Marcel·lí Antúnez crea una serie de máscaras como las que utilizó en Olot para el espectáculo Farga budell.

Con un lenguaje más cáustico se expresa Hombre López, que exhibe en el CCCB sus muñecos de vudú, que recrea en función de su ideología o empresa y con los que convierte en víctimas de su ojo crítico a Felipe González, José María Aznar, Jordi Pujol, Obama, Christine Lagarde o Amancio Ortega.

En la exhibición hay, además, algunas muestras de objetos de diseño, siempre siguiendo los parámetros del reciclaje, como las joyas que la chilena Yoel Olave hace como microchips, el carrito-bar y la mesa que Rafael Ferrer ha construido con viejas cajas de vino o el sillón que Héctor Escudero ha hecho con hueveras. Las hueveras son también el punto de partida del "warholiano" retrato de Frida Kahlo de grandes dimensiones que ha pintado Verónica Arellano.

Más interactivo, el artista italiano Alessandro Baronio elabora retratos a partir de tres objetos de su basura que le envía el público. Aparte de la exposición, la undécima edición del Festival también contará con distintos talleres, proyecciones y conferencias que tendrán lugar en diferentes espacios del CCCB, así como una feria de objetos de arte y diseño reciclados, que tendrá lugar en el vestíbulo del centro del 2 al 4 de enero.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha