eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Cinco discos nuevos que no incluyen villancicos ni a Mariah Carey

Featuring: lo último de Elphomega, la reedición de P.I.L, un recopilatorio de punk francés, la obra póstuma de Moebius y el retorno de los mexicanos Titán

- PUBLICIDAD -

 Elphomega

Nebuloso
Navaja suiza
RAP
8/10

La escasa actividad discográfica de estas últimas semanas, con los grupos y sellos reservando sus lanzamientos para el periodo post-navideño, nos permite recuperar el último trabajo de Elphomega, el proyecto musical del rapero malagueño Sergio Albarracín. Nebulosa salió a principios de otoño en el sello del propio músico, Navaja Suiza, donde Albarracín solo había sacado trabajos de Catarata, su proyecto conjunto junto Piti Elvira. En este nuevo trabajo, el ex Standstill hace doblete como coproductor ejecutivo y colaborador.

Como en Catarata, este cuarto largo como Elphomega llama la atención por su espíritu aventurero y vocación transgénero. El músico  dice en su web que tiene mucho que ver con la libertad creativa que le da la independencia editorial: “Éste es el cuarto trabajo largo en solitario y el primero concebido y desarrollado desde la más estricta independencia”, explica. Este es el primer disco que saca como Elphomega en cinco años.

El anterior, Phantom Pop, sigue siendo su mayor éxito de crítica y público. En aquel disco, Albarracín ya demostraba su obsesión por derribar barreras y prejuicios, por probar nuevos sabores. Donde aquel era pop amable, Nebuloso se adentra en el terreno de la electrónica.

Erik Urano & Zar 1 o el colectivo Ziontifik llevan tiempo trabajando esa línea. Y, desde el lado de la electrónica, productores como Strand han coqueteado con el rap con un enfoque sonoro diferente, más cercano al electro y lo bailable. Elphomega plantea un sonido atmosférico que sirve para dar título al disco y funciona como metáfora. Le acompañan su compinche Doc Diamond en Hablando En Plata y las aportaciones de Lost Twin, Bobby Peru y Joshep. Esta es su colección de canciones más descarnada y a corazón abierto, con las que Albarracín no duda en mostrar su propia desorientación ante el mundo que le rodea.

 

Moebius

Musik Fur Metropolis
Bureau B / Gran Sol
Banda sonora
6/10

Moebius y Hans-Joachim Roedelius firmaron una de las páginas más relevantes de la historia musical alemana reciente cuando formaron Cluster en 1971, en Berlín. Con Kraftwerk, Can, Neu! y Tangerine Dream son la punta de lanza del krautrock y, en su caso concreto, la variante más abstracta. Esa que se dio en llamar los "correos cósmicos". Hasta la muerte de Moebius en 2015, trabajaron juntos en proyectos paralelos como Harmonia, junto a otros pesos pesados de lo experimental como Brian Eno, Conny Plank, Mani Neumeier o Mayo Thompson. O simplemente por su cuenta para dejar una obra inabarcable en cuanto a horas de grabación y también influencia. Trivia: la muerte sorprendió a Moebius cuando trabajaba en la banda sonora para otro grandes mitos de la cultura germana del siglo XX: Metrópolis.

En la última década, Moebius se había centrado en las posibilidades del directo, y Metrópolis había sido concebida para ser representada en vivo durante la proyección del film. Aunque nunca la acabó, ahora tenemos oportunidad de intuir lo que tenía en mente. Esto es gracias las grabaciones de las sesiones de trabajo que aportó su viuda, las indicaciones de sus estrechos colaboradores Tim Story y Jon Leidecker y la implicación de Jonas Förster, que ha terminado el disco completando cuatro piezas que rondan los diez minutos de duración cada una y ofrecen una relectura esencialmente futurista de la obra de Fritz Lang.

 

Public Image Ltd.

Metal Box / Album
UMC
POST-PUNK
9/10

Hoy parece increíble que la revolución Sex Pistols, tanto en lo puramente musical como en lo social, apenas durara dos años, el tiempo que el grupo tardó en llegar a lo más alto y explotar como una supernova. En sus dos autobiografías, John Lydon no ocultó los daños colaterales que le produjo la experiencia. Por eso sorprende tanto que, apenas unos meses más tarde, se reencarnaba en P.I.L. y publicaba First Issue (1978), seguido de una de las obras maestras del after-punk: Metal Box (1979). 

Metal Box es el disco en el que cristaliza la obsesión por el dub que marca el paso del punk al post-punk, adelantándose por un mes al London Calling de The Clash (aunque no a los Slits, que cabalgaban esa ola en Cut). Incluso como objeto, Metal Box fue un disco singular, al presentarse los tres vinilos de 12” en esa caja de latón que a su vez daba título al álbum. Prensaron 60.000 copias que hoy son objeto de coleccionista y rondan los cien euros en el mercado de segunda mano. Una bagatela si lo comparamos con las 170 libras que tiene esta edición de cuatro vinilos en los que está el disco propiamente dicho y un potpurrí de directos, BBC Sessions, mezclas alternativas y diferentes versiones de Death Disco, su canción emblema. También hay versión en CD.

Al mismo tiempo, para celebrar el 30º aniversario de su publicación sale una edición especial de cuatro discos de Album, quinto disco de la banda, cuando el grupo era casi John Lydon y una serie de colaboradores más o menos estables, entre ellos Steve Vai y Ryuichi Sakamoto. Donde su anterior gran éxito comercial había sido la deliciosa This Is Not A Love Song, el single que alcanzó el undécimo puesto en las listas británicas de este disco fue Rise.

 

Titan

Dama
ATP
ELECTRO-ROCK
7/10

Con el polémico cartel de Netflix todavía anunciando en la Puerta del Sol una “blanca navidad”, al otro lado del Atlántico hay visiones mucho más desprejuiciadas (o provocadoras) a propósito de las drogas.O eso se desprende de la letra y el clip de Dama fina, el single que supone el regreso de los mexicanos Titan. “Sólo quiero dama fina, Polvo sin anfetamina. Leche negra, carbón blanco, te odio para serte franco. No importa destruirte, es un placer. Me pierdo en el espejo...”. No es un prodigio poético pero no hay duda de que saben retratar el lado salvaje de la vida.

Julián Lede, Emilio Acevedo y Jay de la Cueva reclutan a Nick Launay (Arcade Fire, Nick Cave) para producir un disco que potencia la pegada (por momentos suenan casi a EBM o la el expansivo sonido industrial de Rammstein) al tiempo que oscurece su paleta sonora, a juego con los ambientes turbios a los que hacen referencia sus canciones. Los pamplonicas El Columpio Asesino colaboran en un tema, Dama negra, y tres verdaderos totems musicales para la banda como son Siobhán Fahey (Bananarama y Shakespears Sister ), Gary Numan y el rapero Egyptian Lover aportan su voz a un retorno que no por inesperado debe pasar inadvertido.

 

VVAA

PUNK 45 Les Punks: The French Connection - The First Wave of French Punk 1977-80
Soul Jazz
PUNK
★7
/10

Resulta extraño que Francia, entonces fresca de mayo del 68 y cuna del situacionismo, no viviera con mayor intensidad la revolución punk. Pero, a finales de los 70, eran sensibles a lo que ocurría en Londres, Nueva York. o incluso Berlín y aportaron un buen puñado de grupos vinculados a la cosa.

Soul Jazz, el sello occidental que más ha hecho por la arqueología del punk, la música caribeña y sus diversas mutaciones, compila y anota en este CD y doble vinilo acompañado del libreto de cincuenta páginas una selección de diecinueve bandas de esa primera oleada punk, gente como Metal Urbain, Kas Product, Dogs o Marie et les Garçons que, en los últimos años han tenido recopilatorios y/o reediciones en CD, y por tanto bien conocidas para cualquier aficionado. Y otras subterráneas como Metal Boys, Fantomes, Gazonline. A medio camino de la influencia del rock’n’roll y The Stooges y la efervescencia nuevaolera, el punk galo retratado aquí resulta bastante más extrovertido y festivo que el de sus homólogos al otro lado del Canal de la Mancha. También bastante menos peligroso.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha