eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

'Broken': cómo curar las propias heridas aliviando el dolor ajeno

La serie de McGover cuenta la historia de Kerrigan (Sean Bean), un párroco que intenta deshacerse de sus fantasmas del pasado ayudando a la comunidad 

- PUBLICIDAD -
Sean Bean, protagonista de 'Broken'

Sean Bean, protagonista de 'Broken'

Jimmy McGovern se ha ganado su prestigio sin dar concesiones. No se las da al espectador que se adentra en sus dramas, ni a los personajes que los protagonizan. Las suyas son historias de personas anónimas y de temas sociales que escriben titulares en prensa pero a los que pocas veces se les pone el rostro de quien los sufre.

Sus series se han ganado la garantía de, por lo menos, merecerse un hueco dentro la saturada agenda seriéfila.

Broken disponible al completo en Movistar+, estuvo en muchas listas de lo mejor de la ficción británica de 2017 y guarda grandes paralelismos con Accused, la serie que puso a Jimmy McGovern en el radar de muchos espectadores. Todo se enmarca en los paisajes y barrios del norte de Inglaterra, lugar donde florecen dramas sociales y personales perfectamente orquestados para que  Sean Bean reluzca en pantalla.

En Accusedera un anónimo profesor que llevaba una doble vida: respetado y querido por su alumnado por el día, pero sin poder mostrar su verdadero yo hasta que se transformaba en Tracey, una mujer solitaria en busca del amor. El proceso judicial que afrontaba su personaje estaba marcado por el estilo de Jimmy McGovern, encargado de mostrar a los espectadores todo el camino de aceptación y comprensión que había por recorrer.

En Broken,  Sean Bean se aleja de nuevo de sus papeles más rudos y macarras para dar vida al padre Kerrigan. La historia vuelve a estar situada en una zona deprimida del norte del Reino Unido, y su personaje se erige como un pilar de la comunidad que sirve de apoyo para unos vecinos azotados tanto por la crisis económica como por varios dramas personales. 

La estructura narrativa de Accused se basaba en un caso/historia por capítulo, en Broken  Kerrigan actúa de nexo entre tres historias: una madre separada y entregada con muchas dificultades para sacar a delante a sus hijos, una ludópata que afronta las consecuencias de haber robado en su escuela, un policía castigado por actuar en  conciencia…

Dejando la religión en un muy segundo plano,  Broken también recoge el propio drama del padre Kerrigan. Un hombre atormentado por una complicada historia personal que también busca un consuelo ayudando a sus feligreses.  

Como no podía ser de otra manera,  Broken es un drama sin secesiones. En algunas de las historias se acerca al cine de Ken Loach y la historia del policía casi podría formar parte de Line of Duty… pero aunque duela, trata una realidad que no merece ser olvidada.  

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha