eldiario.es

Menú

Los festivales de verano se imponen al turismo de sol y playa en la provincia de Castellón

Los municipios de la costa e interior apuestan por los certámenes musicales como fuente de ingresos entre los meses de junio y septiembre

A los consagrados FIB, Arenal Sound, Electrosplash y Rototom, se suman este año el Arrankapins de Castellón y el Nickelodeon Slime Fest de Benicàssim

La diputación estima un impacto económico de más de 68 millones de euros, 650.000 turistas y alrededor de 2.000 puestos de trabajo

- PUBLICIDAD -
Imagen de uno de los múltiples festivales que se celebra en la provincia de Castellón durante el verano.

Imagen de uno de los múltiples festivales que se celebra en la provincia de Castellón durante el verano.

El turismo de sol y playa ha dejado de ser el único reclamo de la provincia de Castellón. La apuesta por los festivales de verano se ha convertido en una importante fuente de ingresos para muchos municipios. Más de 30 certámenes musicales se celebran en la costa e interior, de norte a sur y de este a oeste, entre los meses de junio y septiembre. La estimación de la diputación habla por sí sola sobre el impacto económico: más de 68 millones de euros, 650.000 turistas y alrededor de 2.000 puestos de trabajo.

Las cifras, aportadas durante la presentación de la campaña ‘Castellón, tierra de festivales’, ponen de manifiesto que los ayuntamientos han evolucionado en sus propuestas para adaptarse al nuevo perfil de turista. Se trata de aprovechar las excelencias que sigue garantizando un clima envidiable con la nueva inquietud por disfrutar de algo diferente. En este caso, la música. Por ello, la oferta no se limita al pop, rock o reggae. Los estilos son tan dispares como complementarios. De la apuesta independiente que representa el FIB o el Arenal Sound, por ejemplo, se pasa al Festival de Jazz de Peñíscola, que alcanza ya su XIII edición, o al Early Music de Morella, referencia nacional en cuanto a música medieval y renacentista se refiere.

Y la agenda no se acaba ahí. Cada verano algún municipio promueve una iniciativa singular, o que al menos resulte atrayente, para sumarse a la variada propuesta. Sin ir más lejos, el Ayuntamiento de Castellón organiza del 22 al 24 de julio el primer Festival Arrankapins, un evento que combina gastronomía y música exclusivamente en valenciano, aunque en esto último no es pionero.

La localidad de Benlloch, en la comarca de la Plana Alta, lleva años celebrando con gran éxito el Feslloch. Otra novedad es el Nickelodeon Slime Fest, el único festival pensado para toda la familia, con actuaciones en vivo, talleres y mucha diversión, que se celebrará del 26 al 28 de agosto en Benicàssim. Lo hará justo una semana después del Rototom Sunsplash, programado del 13 al 20 del mismo mes.

Menos conocidos, pero igual de sugerentes, son el ORFIM de Oropesa y el MAC Festival Moncofa al Carrer, también anunciados para agosto. El primero propone un variado programa de música clásica en todas sus vertientes y con perspectiva histórica. El segundo busca sorprender con teatro, actuaciones en la calle y conciertos al aire libre.

La oferta en la provincia de Castellón es tan amplia que da cabida a cualquier tipo de gusto, de manera que uno siempre va a tener la posibilidad de encontrar aquello que más se ajuste a sus preferencias a lo largo del verano. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha