eldiario.es

Menú

Una huelga de los abogados del turno de oficio de Emarsa deja sin declarar a tres testigos

Los letrados de tres de los principales acusados reclaman más emolumentos -todo el proceso les sale por 3.700 euros- y critican al decano del Colegio de Abogados de València por dejarles desamparados

- PUBLICIDAD -
Los acusados del caso Emarsa durante el juicio que se está celebrando en Valencia

Los acusados del caso Emarsa durante el juicio que se está celebrando en Valencia Europa Press

El macroproceso de corrupción Emarsa, que juzga el desvío de casi 25 millones de euros de dinero público que debían destinarse a la depuración de aguas, ha encontrado hoy una nueva piedra en el camino que puede volver a demorar la causa cuya primera denuncia en el juzgado data de octubre de 2010. Los abogados del turno de oficio han iniciado esta mañana del lunes una huelga "indefinida" cuya primera consecuencia ha sido que tres testigos no hayan sido interrogados por incomparecencia de quienes debían preguntarles.

Los letrados del turno de oficio grave reclaman más medios económicos para seguir en el proceso. Solo el juicio del caso Emarsa tiene una duración de ocho meses con sesiones tres de los cinco días de la semana a la que los abogados están obligados a ir. El sueldo, 3.700 euros por todo el proceso, que en muchos casos viene ya de la instrucción que duró seis años. El volumen de trabajo de una causa con más de un centenar de tomos colapsa a estos abogados que no han conseguido ninguna mejora sustancial, más allá que se les tuviera en cuenta no acudir a todas las vistas si designaban un representante.

Los abogados del turno de oficio, que en el caso Emarsa representan a tres de los principales acusados, ya retrasaron el inicio del juicio al haber varias renuncias a defender a Esteban Cuesta por la complejidad del proceso. Los letrados alegaron que no disponían de tiempo suficiente para leerse toda la causa y garantizar la defensa de sus clientes.

Los letrados de Esteban Cuesta, exgerente de Emarsa y Jorge Ignacio Roca, empresario encarcelado, han venido amenazando con paralizar el proceso. La sala donde se juzga el caso atendió sus quejas pero contestó que sus problemas eran de tipo administrativo. Uno de estos letrados culpa al decano del Colegio de Abogados, Rafael Bonmatí, de haber incumplido sus promesas. "No nos quiere ni atender", ha afirmado.

El juicio del caso Emarsa finaliza a mediados de diciembre. Las testificales finalizan esta semana y ya quedarán los informes periciales y demás pruebas documentales.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha