eldiario.es

Menú

Colombia: La paz, más allá del desarme de las FARC

El 27 de junio de 2017, Rodrigo Londoño, máximo líder de la que fuera la más antigua de las guerrillas del continente americano, las FARC-EP, hizo entrega oficial del total del armamento de este grupo insurgente en una zona veredal en el municipio de Mesetas, departamento del Meta. A partir de esta fecha, se puede afirmar que se cierra uno de los capítulos de violencia política más cruentos de la historia colombiana. Sin embargo, mientras el optimismo embriaga a gran parte de la población del país, lo cierto es que la victimización y el desplazamiento forzado persisten en los territorios.

El último informe del Consejo Noruego para los Refugiados sobre desplazamiento interno, resalta que Colombia sigue siendo el país con mayor desplazamiento interno del mundo con 7’246.000 personas desplazadas, cifra escandalosa que muestra una evidente crisis acumulativa, y que a pesar de la reducción en la intensidad en la guerra, parece que los mecanismos para responder ante dicha problemática han sido a todas luces, insuficientes.

Fuente: Global Report ON INTERNAL DISPLACEMENT CNR

Fuente: Global Report ON INTERNAL DISPLACEMENT CNR

Seguir leyendo »

Saviesa política per al dia després del referèndum

Mariano Rajoy, davant del Congrés, amb els milions de signatures que va recollir el PP el 2007 contra l'Estatut català.

“El que vam viure va ser una mena de saviesa política que va permetre el 2014 que els escocesos pogueren tenir un referèndum ben organitzat i en un bon ambient amb la resta de Gran Bretanya”. Així explicava fa uns dies Timothy Garton Ash l'experiència escocesa en una entrevista amb el meu homònim de Catalunya Ràdio Adolf Beltran (que algú s'anomene com tu i tinga el mateix ofici dóna motiu a equívocs tan curiosos com gratificants si l'altre resulta ser un bon periodista).

Garton Ash va passar pel Centre de Cultura Contemporània de Barcelona per a parlar de la llibertat d'expressió però era inevitable, en una Catalunya en estat d'excitació independentista, que li preguntaren sobre la qüestió. L'historiador britànic va prendre precaucions en assenyalar que “òbviament, és important el respecte a la Constitució, a les lleis del país”, però va deixar entreveure la seua actitud favorable als referends pactats, no sense advertir, tot usant el Brexit de contraexemple, que si no són fruit d'un ampli consens poden “deixar el país perfectament dividit”.

Com a referent d'aqueixa “història del present” que combina el periodisme en viu amb l'anàlisi de processos històrics de major abast, en la línia de Tony Judt, que va ser amic seu, Garton Ash ha viscut processos d'autodeterminació en temps real que es van plasmar en les revolucions de finals del segle passat contra règims comunistes a Ucraïna, Letònia o Lituània. No cal explicar-li, doncs, què és una nació perquè les ha conegut en persona i en moments d'especial dramatisme, com Kosovo. Per això no cal menysprear tampoc el seu elogi de la “saviesa política”.

Seguir leyendo »

Sabiduría política para el día después del referéndum

22 Comentarios

Mariano Rajoy, ante el Congreso, con los millones de firmas que recogió el PP en 2007 contra el Estatut catalán.

“Lo que vivimos fue una especie de sabiduría política que permitió en 2014 que los escoceses pudiesen tener un referéndum bien organizado y en un buen ambiente con el resto de Gran Bretaña”. Así explicaba hace unos días Timothy Garton Ash la experiencia escocesa en una entrevista con mi homónimo de Catalunya Ràdio Adolf Beltran (que alguien se llame como tú y tenga el mismo oficio da pie a equívocos tan curiosos como gratificantes si el otro resulta ser un buen periodista).

Garton Ash pasó por el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona para hablar de la libertad de expresión pero era inevitable, en una Cataluña en estado de excitación independentista, que le preguntaran sobre la cuestión. El historiador británico se curó en salud al señalar que "obviamente, es importante el respeto a la Constitución, a las leyes del país", pero dejó entrever su actitud favorable a los referendos pactados. No sin advertir, usando el Brexit de contraejemplo, que si no son fruto de un amplio consenso pueden "dejar el país perfectamente dividido".

Como referente de esa "historia del presente" que combina el periodismo en vivo con el análisis de procesos históricos de mayor alcance, en la línea de Tony Judt, que fue amigo suyo, Garton Ash ha vivido procesos de autodeterminación en tiempo real que se plasmaron en las revoluciones de finales del siglo pasado contra regímenes comunistas en Ucrania, Letonia o Lituania. No hace falta explicarle, pues, qué es una nación, porque las ha conocido en persona y en momentos de especial dramatismo, como en Kosovo. Por eso no hay que echar en saco roto tampoco su elogio de la "sabiduría política".

Seguir leyendo »

La pancarta y los negocios del PP

Lo peor no es que el PP siga ganando elecciones a pesar de ser un partido corrupto hasta las cachas. Lo peor es que nos sigue imponiendo su hoja de ruta, su moral construida con chantajes emocionales y mentiras a destajo. Este país no consigue desligarse del peso cultural e ideológico del franquismo, que es lo que representa el PP con pocas dudas y muchísimas señales.  Tampoco, se mire como se mire, de ese otro peso que a sus anchas sigue imponiendo esa gran aliada del PP que es la Iglesia. O al revés, que me da igual: será tal vez el PP el principal aliado de la Iglesia. El caso es que aquí estamos, haciendo caso a lo que el PP diga o deje de decir. Lo que el PP dice va a misa. Y así nos va. Y así le va a esta democracia cada día que pasa más endeble, más raquítica, menos convencida de que la única manera de crecer es dejando atrás la maldita ideología de la dictadura representada -se diga lo que se diga- por el Partido Popular.

Miren lo que está pasando estos días con el aniversario del secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco a manos de ETA. El PP se ha hartado de usar a las víctimas de ETA como arma arrojadiza contra los demás partidos. El PP se ha apropiado de la memoria de esas víctimas. El PP sólo considera víctimas a las que provocó ETA, sólo a esas. El PP considera que las miles y miles de personas asesinadas por la dictadura franquista no son víctimas sino que se merecían pagar de esa manera su defensa de la libertad, la democracia y la República legítimamente instituida. El PP considera que la gente -tanta, tanta gente- que se refugia en esa Europa de los ricos no es víctima de nada, ni del horror ni de nada, y por eso no les hace ni puñetero caso. El PP considera que las víctimas del Metro de Valencia y las del Alvia en la curva de Angrois no son víctimas, son escoria que no se merecen ni un solo gesto de ternura y aún menos de responsabilidad política.

Al PP sólo le interesan las víctimas de ETA y como negocio. Un negocio que creíamos sólo político pero que ahora hemos descubierto que era también económico. El PP ha aprovechado los fondos de la Fundación Miguel Ángel Blanco para financiar campañas electorales, ha usado la memoria del muerto para aumentar sus cuentas corrientes. El PP ha destripado la memoria de esas víctimas y ha convertido sus vísceras en dinero para la trama Gürtel. La Gürtel y las víctimas de ETA mezcladas en un barullo repugnante de intereses políticos y económicos. Es lo que hay. Y sin embargo, con motivo de ese aniversario, han conseguido los del PP que todas las fuerzas políticas de este país bailen estos días al son que ellos les tocan. El son de la demagogia, del chantaje emocional, de esa viejísima procedencia cristiana de muchas de nuestras dolencias actuales. O pones la pancarta con el nombre de Miguel Ángel Blanco en las fachadas de las instituciones o eres un desalmado, un reo del infierno, un pedazo de carne sin conciencia, un cómplice de ETA. Otra vez ETA. Otra vez ETA y no se cansan nunca. Es como si la echaran de menos, como si la necesitaran para que este país se quede para siempre a las puertas y nunca dentro de la historia. Y todas las fuerzas políticas a correr detrás del PP, a poner la pancarta para que nadie les diga que están con ETA y no con su concejal asesinado.

Me acuerdo de los versos de Machado: “¿Piedad? Tal vez. ¿Miedo al chantaje? Acaso”. Decía el poeta “acaso” y yo digo que seguro. El miedo de la democracia a los chantajes del PP, eso es lo que hay.

Seguir leyendo »

Pacto en Les Corts contra la violencia machista

Durante 14 meses, todos los grupos parlamentarios de Les Corts hemos trabajado enérgicamente para alcanzar un acuerdo, un pacto desde el que poner en pie políticas capaces de enfrentar la violencia contra las mujeres. Como se dice en la declaración que antecede el acuerdo, se trataba de “asegurar un pacto autonómico contra las violencias machistas que implique, más allá de todos los grupos parlamentarios, a todas las administraciones públicas y a los agentes sociales, culturales, medios de comunicación y organizaciones sindicales y empresariales de nuestra comunidad. Un pacto imprescindible para afrontar el cambio profundo, cultural, político, social, económico y educativo que requiere la apuesta por la igualdad y el final de la violencia de género”.

Seguir leyendo »

"Catalunya té raó"

Aquest mateix rètol encapçalava una secció de l'extens article de Miquel Duran de València "Diversitat i esdevenidor" aparegut al primer número la revista La República de les Lletres (juliol-setembre de 1934). Hi defensava -després d'analitzar les fórmules d'autonomia i federalisme a Europa, la nova Rússia i els Estats Units-  la preeminència del patrimoni espiritual -llengua, cultura, art, personalitat col·lectiva- com a tret fonamental de la possibilitat d'autogovern que garantia la República espanyola, més enllà dels aspectes materials. Defensava, en darrer terme, el contingut nacional de l'estructuració autonòmica, molt en consonància amb la posició de la revista expressada a l'editorial: "Catalunya, València, Euzkadi, Galícia, són Espanya, són Ibèria, però no són, ni seran mai, Castella." I clamava contra l'unitarisme i el castellanisme idiomàtic i cultural, la "incomprensió, la desigualtat, l'absorció, l'egoisme, la injustícia, amb freqüència l'odi i la barbàrie". Considerava un crim "voler sotmetre a un sol idioma i una sola cultura pobles diversos, amb llengua i cultura pròpies".

Al número següent (octubre-desembre de 1934) ja s'havia produït la sotragada dels fets d'octubre a Astúries i a Catalunya, el moviment en defensa d'una República i un autogovern amenaçats per la CEDA, que comportà la suspensió de l'Estatut d'Autonomia a Catalunya i l'empresonament del govern de la Generalitat, amb el president Companys al davant, reclòs primer al vaixell de guerra Uruguay i posteriorment al Penal del Puerto Santa Maria, a Cadis. L'editorial era eloqüent: "Per la República i contra la Monarquia". Constatava el moment d'aflicció,   però alhora el volia considerar d'esperança. Era sobretot una crida a la mobilització a favor de la República, contra "monàrquics i monarquitzants", que donaven per acabada la República i ja prefiguraven, amb les seues actituds violentes i discursos incendiaris, el que vindria.

Després del 6 d'octubre de 1934 Catalunya quedà en l'impasse de la suspensió d'una autonomia tan adelerada.  L'autogovern quedà interromput. Havia volgut fer-ne una defensa avançada, tot fent un pas endavant, amb la proclamació de la República Catalana (dins d'una República Federal espanyola) i l'edifici sencer s'havia ensorrat. Provisionalment.

Seguir leyendo »

¿De qué orden internacional me habla?

La espantosa debacle que vivió el mundo entre 1914 y 1945 hacía incuestionable la idea de un orden mundial, multilateral, deliberativo, basado en la diplomacia y la negociación, aunque, eso sí, siempre dirigido y controlado por las grandes potencias. El contexto posterior a la IIª Guerra Mundial impedía el tradicional aislacionismo norteamericano -especialmente tras el hundimiento de los grandes imperios europeos como el británico o el austro-húngaro, y el fracaso de quienes vieron frustrarse sus aspiraciones imperiales (Alemania, Japón). Algunos de aquellos derrotados, parece que todavía no han acabado de asimilarlo.

Durante las cuatro décadas de Guerra Fría, el frentismo de los dos bloques y el protagonismo mayor o menor de los organismos internaciones en el seno de la ONU sostenían una inestable arquitectura internacional que estalló por los aires con la globalización económica, el hundimiento del bloque soviético y la emergencia de nuevas potencias como China o las economías del petróleo en el Golfo. La geopolítica del mundo poscolonial se organizó en torno a dos bloques, cuya explosión hizo augurar a algunos el fin de la historia. Pero esa visión idílica del capitalismo-democrático-liberal satisfecho de sí mismo no encerraba más que una trampa: era la antesala del caos. Porque la crisis sistémica de la última década ha tumbado sin piedad los vestigios del viejo orden. Y esa crisis tiene un fundamento en las transformaciones de los poderes económicos que, cada vez más, actúan como agentes hegemónicos por encima del orden y las normas. El Foro de Davos, el G-8, el G-20, el foro Bilderberg, las multinacionales del crimen organizado, la banca Vaticana, los paraísos fiscales. ¿Quién organiza y establece las normas? ¿Quién regula la economía, la legalidad, el orden? La ONU ni sabe ni contesta, sometida al ninguneo de los poderosos. No la precisan, y a demás molesta. Condenada a la inoperancia precisamente cuando las corporaciones más poderosas adquieren una dimensión mundial, sucede que la política y la diplomacia desaparecen. El perfil de los líderes mundiales no es el de los políticos instruidos, carismáticos y hábiles, sino el de los rudos empresarios poderosos, o quizá expertos agentes de los servicios de inteligencia, que se encargan, a su manera, de establecer las soluciones a los problemas, según su conveniencia. La idea misma de democracia o de multilateralismo (diplomacia) está en crisis y en peligro de extinción. ¿Quién espera acuerdos internacionales para preservar el medio ambiente y la biodiversidad? ¿O para solucionar el calentamiento global y sus consecuencias para la vida y la salud?

Seguir leyendo »

L'esquerra valenciana i el canvi polític

Probablement el problema de l'esquerra valenciana que inopinadament governa amb estabilitat i eficàcia dos anys ja després de guanyar les eleccions autonòmiques de 2015 i de signar el Pacte del Botànic, és que una bona part del seus seguidors no s'ho acaben de creure. No seria tant un problema de "marcs mentals" i de "relat", ni de la suposada incapacitat de l'esquerra per a passar de la protesta a la gestió, com de l'escepticisme profund, la suspicàcia i el recel inscrits en l'ADN d'una bona part dels seguidors més propers de l'esquerra, dels opinadors, d'observadors que en coneixen les interioritats, de gent de llarga trajectòria que n'ha vist de tots colors.

Es tracta d'observadors que coneixen de prop les febleses i les contradiccions, les limitacions personals, les misèries, el caïnisme tan acreditat en les files de l'esquerra valenciana. Aquesta manera de veure les coses es combina amb símptomes reals, però no decisoris, com ara les topades i desencontres puntuals, absolutament normals, en un govern de coalició. O les tensions -una vegada superat el període dolç de l'arribada a les institucions- al si dels partits que donen suport al Consell de la Generalitat.

Unes tensions que són de diversa mena: Compromís és i serà un ens viu i dinàmic que resol en positiu les seues fortes contradiccions internes; el PSPV ha superat de moment un envit molt dur derivat del suport del president Ximo Puig a l'opció equivocada a la secretaria general del PSOE i del retorn consegüent, en forma de fronda interna, en un partit que encara ha de fer l' aggiornamento orgànic. Un partit d'altra banda molt mal acostumat a la brega interna que sovint interessa més que l'acció externa de govern o d'oposició.  I finalment, per descomptat, la font d'incertesa més aguda és el rumb que puga prendre Podem, que igual pot ser coherent amb la línia constructiva i crítica observada fins ara com -amb un hipotètic tomb- desestabilitzador i directament autodestructiu.

Seguir leyendo »

El aval de Ximo

Veinte años dan para mucho, sobre todo para los milenials nacidos en la Valencia de los años 90. Una generación entera pasará a la historia por no haber conocido otra cosa en su vida que los gobiernos de la derecha más corrupta de Europa, los que hundieron la economía valenciana y nos arrastraron a su pozo de miseria y frustración.

Durante años, miles de jóvenes crecimos con el convencimiento de no existir para quienes debían representarnos desde el Gobierno de la Generalitat Valenciana. Paro, precariedad o exilio, eran las únicas alternativas que nos ofrecían a quienes lo dimos todo para aspirar a un futuro digno, a quienes cumplimos con nuestra parte del contrato social y hoy se nos llama la generación mejor formada de la historia.

Todo parecía estar perdido, toda la indignación, activismo y movilizaciones desperdiciadas, pero algo extraordinario ocurrió el 24 de mayo del 2015. La gente se levantó aquel domingo con hambre de cambio, llenó las urnas de esperanza y puso fin a la etapa más oscura de la historia reciente de nuestra tierra.

Seguir leyendo »

En defensa de la cultura

Intervención del escritor Vicente Muñoz Puellles en el acto celebrado el pasado 4 de julio en el Ayuntamiento de Valencia para conmemorar el 80 aniversario del Congreso de Intelectuales en Defensa de la Cultura que se celebró en la ciudad en plena Guerra Civil:

Señor president, señor alcalde, autoridades y amigos:

Hace ochenta años, más de un centenar de escritores de 28 países se reunieron en este mismo lugar para proclamar que la causa de la guerra de España, la causa de la Humanidad y la defensa de la cultura eran una misma cosa. La lista de quienes no vinieron, por contratiempos de última hora, pero contribuyeron a apoyar y a organizar el congreso, es aún más impresionante. La reunión fue fecunda en muchos aspectos, incluso literarios. No sirvió, sin embargo, para ganar la guerra, por más que ayudara a prolongar la ilusión de que la victoria era posible.

Seguir leyendo »