Opinión y blogs

eldiario.es

Cuestión de fechas

La dimisión de 17 miembros de la ejecutiva del PSOE para impedir que Pedro Sánchez convocara un congreso que, o bien intentara -al fin- formar un gobierno alternativo al PP, o bien tratara de reforzarse de cara a unas hipotéticas terceras elecciones; ha traído símiles para todos los gustos y generaciones: desde los idus de marzo y la caída de un César a manos de quienes antes le aplaudían por tornarse un “insensato sin escrúpulos” (sic) , hasta el asesinato de (spoiler) Jon Nieve al que sus compañeros de guardia traicionan por haber querido pactar con los salvajes, algo entendido por éstos como la mayor deslealtad y traición.

Decía Richelieu que la lealtad en política es “simplemente una cuestión de fechas”, esta frase tan lapidaria y aparentemente cínica nos habla de una forma de entender la política como la gestión del poder, decisiones que se toman para conservarlo y cómo éstas son consideradas a lo largo del tiempo, según el paso de las fechas.  

El 15M de 2011 abrió una brecha en nuestro sistema político, una brecha que para el PSOE, unida a la crisis de la socialdemocracia europea, le llevaba a una tensión irresoluble: ser leal al régimen del 78 manteniendo su correlación de fuerzas y, a la vez, ser capaz de plantear una alternativa distinta al PP. Esta brecha, aparte de aflorar la cuestión generacional, puso de manifiesto una serie de cuestiones no resueltas históricamente por nuestro país que la arquitectura del 78 no era capaz de solucionar: La cuestión social, la cuestión territorial y, algo que condensaba las dos: la cuestión democrática. 

Seguir leyendo »

Quan s’alçaran les estores?

El 6 de novembre de 2013, en la intervenció parlamentària més encesa i, segurament, més recordada que he fet, vaig utilitzar per primera vegada una expressió, la de “Partit Podrit de corrupció”, que després va fer fortuna com a manera directa i contundent de verbalitzar el que tanta gent pensava i es va demostrant una evidència empírica: que el PP valencià funcionava com una mena d’organització criminal que es nodria de fons públics a través de nombroses trames mafioses en les institucions que governava. Sona fort, però és real com la vida mateixa. Si provàrem d’enumerar tots els casos de corrupció que han afectat el partit d’Isabel Bonig, en perdríem el compte abans d’arribar al final de la llista. El PP valencià és, en si mateix, El Caso

Davant d’això, les diferents forces polítiques que ens vam enfrontar a les majories absolutes de Zaplana, Camps o Fabra, vam plantejar una estratègia combinada de crítica política i denúncia judicial. Així, citant de memòria, recorde que hi hagué diputats socialistes que van presentar proves del frau en Terra Mítica i el seu partit es va personar com a acusació en el cas Gürtel; que Rafael Blasco passarà una bona temporada a la presó per la denúncia de dues parlamentàries del PSPV i de Compromís; que la primera denúncia sobre el saqueig monumental de RTVV va ser registrada pel representant de Compromís en el Consell d’Administració; i que des d’EUPV vam portar a la Fiscalia els casos Calatrava, Cotino i Valmor, vam aportar documentació als jutjats que investigaven Nóos, el Palau de les Arts i RTVV, vam denunciar i vam exercir l’acusació popular en sengles peces de Brugal... i, com no podia ser de cap altra manera, vam alçar el cas Taula, que probablement farà seure al banc dels acusats tota una generació de dirigents populars valencians. Em sembla que podem estar raonablement orgullosos del nostre full de serveis en l’oposició. Vam fer el mínim que havíem de fer i el màxim que vam poder.

Seguir leyendo »

¿Cuándo se levantarán las alfombras?

El 6 de noviembre de 2013, en mi intervención parlamentaria más encendida y seguramente más recordada, utilicé por primera vez una expresión, la de "Partido Podrido de corrupción", que después hizo fortuna como forma directa y contundente de verbalizar lo que tanta gente pensaba y se está demostrando una evidencia empírica: que el PP valenciano funcionaba como una organización criminal que se nutría de fondos públicos a través de multitud de tramas mafiosas en las instituciones que gobernaba. Suena fuerte pero es real como la vida misma. Si tratáramos de enumerar todos los casos de corrupción que han afectado al partido de Isabel Bonig, perderíamos la cuenta antes de llegar al final de la lista. El PP valenciano es, en sí mismo, El Caso. 

Ante esto, las distintas fuerzas políticas que nos enfrentamos a las mayorías absolutas de Zaplana, Camps o Fabra, planteamos una estrategia combinada de crítica política y denuncia judicial. Así, citando de memoria, recuerdo que diputados socialistas presentaron pruebas del fraude en Terra Mítica y su partido se personó como acusación en el caso Gurtel; que Rafael Blasco pasará una buena temporada en la cárcel por la denuncia de dos parlamentarias del PSPV y de Compromís; que la primera denuncia sobre el monumental saqueo de RTVV fue registrada por el representante de Compromís en el Consejo de Administración; y que desde EUPV llevamos a la Fiscalía los casos Calatrava, Cotino y Valmor, aportamos documentación a los juzgados que investigaban Nóos, Palau de les Arts y RTVV, denunciamos y ejercimos la acusación popular en sendas piezas de Brugal... y, cómo no, levantamos el caso Taula, que probablemente sentará en el banquillo a toda una generación de dirigentes populares valencianos. Creo que podemos estar razonablemente orgullosos de nuestra hoja de servicios en la oposición. Hicimos lo mínimo que debíamos y lo máximo que pudimos.

Desde el gobierno se puede y se debe hacer mucho más: perseguir y prevenir la corrupción; limpiar la casa y no permitir que se vuelva a ensuciar. Pues bien, un año y tres meses después de su toma de posesión, me atrevo a decir que el Consell está cumpliendo con “Sobresaliente” la tarea preventiva -se nota el trabajo en la Conselleria de Transparencia- pero “Necesita Mejorar” la persecución de unas fechorías que, si no se da prisa, quedarán impunes. Teniendo en cuenta que los delitos de corrupción más graves prescriben a los diez años, ya sabemos que no podrá juzgarse nada anterior a 2006 -así de tranquilo está Eduardo- pero, en cualquier caso, el pueblo valenciano tiene derecho a saber todo lo que sucedió durante veinte años de cleptocracia. Como tantas veces se ha dicho, para pasar una página de la historia antes hay que leerla.

Seguir leyendo »

PSOE vs. PSOE. O cómo provocar un suicidio colectivo

Presencio atónita este espectáculo cainita. Los más ancianos del lugar dirán que es lo habitual, no solo en el PSOE sino en la política en general. Y puede ser. Pero se reproducen escenas que serían más propias de los Underwood. Tengo la impresión de que nadie entiende qué está pasando.

La miopía en la lectura de la crisis social producida en los últimos años está en el origen de la desafección ciudadana y el auge de nuevos partidos. Y esta desconexión de la ciudadanía hizo emprender cambios de rumbo erráticos en el discurso político tradicional. Intentar copiar lo  que hacen los “nuevos” que atraían a los votantes, sin darse cuenta de la pérdida depersonalidad que conllevaba. Olvidando la esencia.

Muchas veces los políticos han olvidado que deben dirigir sus discursos al ciudadano. Se dedican a hilar intervenciones que solo entienden los políticos. ¿Dónde queda el discurso pedagógico? ¿Solo queda la arenga a los fieles para ganarse sus aplausos? El relevo generacional del PSOE se marchita. Vemos como los jóvenes se deciden por otros partidos y no se es capaz de enganchar con un relato creíble, acorde con el ideario socialdemócrata. Analizar y entender el entorno más cambiante de las últimas décadas.

Seguir leyendo »

Editar, ensenyar, contribuir

Fa unes setmanes, uns bons amics em van acollir a sa casa, amb motiu d’un viatge a Barcelona. El seu fill, de quatre anys acabats de fer, em va preguntar de què treballava. Com que sa mare és escriptora, li va costar una mica entendre la diferència entre escriure llibres i editar-los, però prompte ho va tindre clar i, llavors, va retrucar: «Per què fas llibres?», em va dir. Era, em sembla, una pregunta madura i inesperada, que em va deixar parat. Per això, el xiquet hi va insistir: «Per què fas llibres?».

Per fugir d’estudi i, alhora, no ser deshonest, li vaig dir que ho faig perquè m’agrada. En efecte, tinc la sort que la meua és una faena agraïda, en què puc llegir, escriure i tractar amb gent que té interessos i inquietuds semblants. No li vaig explicar que sovint és un treball estressant, en què et sents frustrat davant de les dificultats de tota mena amb què et trobes, per molt que, al final, sempre et sentes recompensat, d’una manera o d’una altra. Tampoc li vaig dir que tinc un altre treball, que també em fa sentir afortunat. Li podria haver explicat que sóc mestre, que faig classes a persones que estudien en la facultat, que els parle de literatura i de llengua, i que aquesta experiència també m’agrada molt.

Afirmar que editar i ensenyar m’agrada (quines paraules tan altisonants!) és veritat, però podríem anar més lluny. Són activitats relacionades, lligades per una passió i, alhora, per un convenciment: es tracta de formes de contribuir. Contribuir a l’engròs, si voleu, ni que siga un «aumento de haber», com va suggerir fa molts anys el gran poeta Pedro Salinas, i pel camí intentar aportar alguna cosa de valor. Un valor que té a veure amb el poder de la paraula, amb la confiança en la capacitat del llenguatge humà –la manifestació més profunda de la nostra condició– per véncer la temptació de la violència, de la dominació, del pensament únic. Contribuir, per tant, a un món que esperem més just, més respectuós, més lliure. Contribuir des del llibre que edite, des de la classe que impartisc. I contribuir des del diàleg que això genera, amb el lector o l’alumne, amb totes les persones que participen de l’edició o de la docència. Contribuir i compartir, des de la certesa que cal intentar-ho, des de l’esperança que probablement tindrà algun sentit i alguna utilitat, des del goig de fer-ho encara que siga inútil o no tinga trellat.

Seguir leyendo »

Pedro Sánchez y el holocausto caníbal

Los tupiambaes eran una curiosa comunidad indígena que habitaba en el actual estado brasileño de Rio de Janeiro. Constituidos por diferentes tribus, por lo común enfrentadas pero unidas frente a la amenaza exterior, los tupiambaes se caracterizaban por integrar en su seno a los enemigos capturados. Aunque nunca dejaban de considerarlos unos extraños, el grupo se esforzaba en que el enemigo conviviera con ellos, adquiriera sus costumbres e incluso no dudaba en casarlo con alguna de sus mujeres. Pasados los años, un elegido del grupo se encargaba de matarlo y, después de que las mujeres descuartizaran su cuerpo y pasearan los miembros por el poblado, se lo comía para asumir su fuerza y transformarse así en un ser cargado de misterio y poder.

El fenómeno de la antropofagia siempre ha causado una fuerte impresión en nuestro imaginario. En ocasiones ha adquirido el carácter épico de la lucha por la supervivencia, como ocurrió en el caso de la balsa de Medusa inmortalizado por Delacroix. O en el no menos famoso episodio de los supervivientes del accidente aéreo ocurrido en los Andes de 1972. Sin embargo, por lo común, el tema se presenta como una mirada directa al horror, al infierno, a los abismos más abyectos del ser humano, cuya atracción explica éxitos cinematográficos como el falso documental Holocausto caníbal (1979) de Ruggero Deodato o de personajes como Hannibal Lecter en El silencio de los corderos (1991) de Jonathan Demme. Más recientemente, la crudeza de las escenas de sexo y canibalismo en el filme Grave (2016), de la francesa Julia Ducournau, provocó el desmayo de varios espectadores durante su proyección en el festival de Toronto, una anécdota que seguro que sabrán explotar los responsables de su promoción internacional.

Seguir leyendo »

Assetjament i derrocament

Com diu la sarsuela, pel fum se sap on hi ha foc. L’Ajuntament d’Alacant tira un fum dens, irrespirable, quan a penes ha passat un any. Els treballs per a millorar la ciutat, les decisions transcendentals en urbanisme, la transparència en els procediments, la recerca d’una participació ciutadana sense precedents, la solució de problemes que el govern municipal anterior va deixar voluntàriament com a llegat enverinat… A Alacant, dia a dia, sembla que tot això no és important. El fum de la política local que ens acabarà asfixiant. O asfixiant els piròmans mentre una part de la ciutadania se’n va a la platja (en defensa pròpia).

La guerra interna s’ha agreujat en acabar l’estiu fins a adquirir una dimensió insuportable. Tan monòtona que, desgraciadament, fa avorrir les pedres. Tot va començar en el minut zero. La inesperiència i una certa “alegria” van posar en marxa la primera campanya de desgast contra la regidora de Joventut, de Guanyar, que va entrar en la política local com si pujara a l’escenari de Clan Cabaret per interpretar un monòleg. Va confondre una xarxa pública amb un whatsapp privat. La pallissa va ser monumental, amb entrada en comitiva i condemna en l’Audiència Nacional incloses. Qui va filtrar aquests comentaris penosos i hi va insuflar aire?

Seguir leyendo »

Acoso y derribo

Como dice la zarzuela, por el humo se sabe dónde está el fuego. El ayuntamiento de Alicante echa un humo denso, irrespirable, cuando apenas ha pasado un año. Los trabajos para mejorar la ciudad, las decisiones trascendentales en urbanismo, la transparencia en los procedimientos, la búsqueda de una participación ciudadana sin precedentes, la solución de problemas que el anterior gobierno municipal dejó voluntariamente como legado envenenado… En Alicante, día a día, nada de esto parece tener demasiada importancia. El humo de la política local que acabará asfixiándonos. O asfixiando a los pirómanos mientras una parte de la ciudadanía se va a la playa (en defensa propia).

La guerra interna se ha recrudecido después del verano hasta adquirir una dimensión insoportable. Tan monótona ya que, desgraciadamente, aburre a las ovejas. Todo comenzó en el minuto cero. La bisoñez y una cierta “alegría” pusieron en marcha la primera campaña de desgaste contra la concejala de Juventud, de Guanyar, que entró en la política local como si subiera al escenario de Clan Cabaret para interpretar un monólogo. Confundió una red pública con un wasap privado. La tunda fue monumental, con paseíllo y condena en la Audiencia Nacional incluidas. ¿Quién filtró esos comentarios penosos y les dio aire?

Seguir leyendo »

¿Quién se acuerda de Zaplana?

Nadie. De Eduardo Zaplana ya no se acuerda nadie. Y menos aún en estos días en que todas las noticias hacen referencia al descuartizamiento de Pedro Sánchez cortado a pedacitos, sin compasión alguna, por la cuchillería infame de su propio partido. Para aliviar una miaja la presión sobre ése y otros asuntos que copan las primeras páginas de los medios de comunicación, refresco algunos datos de su biografía -la de Zaplana, digo-, una biografía que él mismo se ha escrito en forma de memorias y que será publicada el próximo noviembre. Fue alcalde de Benidorm con la ayuda de una tránsfuga socialista en 1991. Poco a poco fue ascendiendo en el organigrama del PP. Llegó a Presidente de la Generalitat, cargo que desempeñó de 1995 a 2002. En esa fecha, Aznar lo nombró Ministro de Trabajo y también ejerció de portavoz de su gobierno. Cuando estallaron los trenes en Madrid el 11 de marzo de 2004, se convirtió en el principal portavoz de las mentiras inventadas por Aznar y su gobierno para adjudicar a ETA la masacre. Hace unos días, con motivo de la presentación adelantada de sus memorias, aún aseguraba en una cadena de radio que no estaba clara la autoría de los atentados de Atocha y sus alrededores.

Pero la imagen más difundida de Zaplana es de 1990, cuando estalló el caso Naseiro: el primer caso, al menos el primero conocido a bombo y platillo, de corrupción en el Partido Popular que tuvo de protagonista a uno de sus tesoreros. La policía graba una conversación entre el entonces concejal del PP en el Ayuntamiento de Valencia, Salvador Palop, y su colega de partido Eduardo Zaplana. En realidad, la policía investigaba por cuestión de drogas al hermano de Palop. Pero pilló infraganti a Zaplana mostrando sus precoces aspiraciones en el mundo de la política. Las frases exactas fueron las siguientes: “ me tengo que hacer rico porque estoy arruinado, Voro” . Y poco más tarde, en la misma conversación, la que remataba aquellas aspiraciones: “ tengo que ganar mucho dinero, me hace falta mucho dinero para vivir. Ahora me tengo que comprar un coche. ¿Te gusta el Vectra 16 válvulas?”. Y aún más adelante, le cuenta a Palop que piensa hacer negocios en la Expo de Sevilla: "Vamos a vender y comprar, y a hacer de intermediarios". Y aún con más detalle explica lo que quiere decir, por si no había quedado claro: "Tú haces de intermediario de la venta (de un solar de Benidorm), que yo no puedo, y tú pides la comisión a Javier Sánchez Lázaro, ¿eh? Y luego nos la repartimos bajo mano". El aludido Sánchez Lázaro había sido senador del PP por Extremadura, andaba metido en negocios inmobiliarios y ya pagó comisiones al PP en su momento por recalificaciones de terrenos. Su nombre ha vuelto a salir ahora con motivo de los papeles de Bárcenas . Las grabaciones ordenadas por el juez Manglano de la conversación entre Zaplana y Palop no fueron admitidas como prueba de un posible delito.

Seguir leyendo »

Inflexió lingüística

El 26 de setembre va ser el Dia Europeu de les Llengües. Es tracta d’una jornada de presa de consciència sobre com és d’important l’aprenentatge de llengües per tal d’afavorir la diversitat lingüística en la nostra societat. A banda, cal recordar que conèixer més d’una llengua no solament ens aporta riquesa cultural, sinó també facilitat a l’hora d’aprendre’n de noves. Si els valencians, com a societat europea i bilingüe que som, hauríem d’haver aprofitat especialment una jornada com aquesta per reflexionar sobre l’estat del nostre ecosistema lingüístic, potser enguany encara més. I es que ens trobem en un punt d’inflexió lingüística.

Venim de vint anys de govern del Partit Popular durant els quals s’han realitzat esforços institucionals, lamentablement exitosos, per invisibilitzar el valencià en administracions, escoles i fins i tot a la televisió pública. Totes aquestes accions pensades, és clar, com a part d’una estratègia de genocidi lingüístic que el Partit Popular va establir des del principi. No només fulminant progressivament la nostra llengua de les aules de les nostres escoles, sinó també denigrant-la a a l’espai públic a través de la televisió autonòmica – abans de fer-la desaparèixer – o d’usos vergonyosos per part de càrrecs públics, com el ja universalment conegut episodi del caloret protagonitzat per l’ex-alcaldessíssima, ara senadora desterrada al Grup Mixt, que tanta vergonya ens va provocar, un cop més, als valencians.

Actualment, un any després de l’entrada al Consell del nou Govern, contemplem amb una sensació que mescla esperança i exigència com s’esdevenen les noves reformes que tracten de pal·liar les mesures implementades durant dos dècades de toxicitat política. I, com s’imaginaran els lectors, en el plànol lingüístic calia fer un gran esforç. Així, amb la perspectiva de la implantació d’un nou model lingüístic a les nostres escoles i l’eventual reobertura de la Radio-Televisió Valenciana, els i les lingüistes (i vull pensar que els no lingüistes també) ens trobem expectants.

Seguir leyendo »