Opinión y blogs

eldiario.es

La lliga dels lladres extraordinaris

El setmanari alemany Der Spiegel publica aquesta setmana l'últim escàndol que vincula les estrelles del futbol espanyol i europeu amb la corrupció, el frau fiscal i les trames criminals dedicades a l'evasió fiscal. Aquesta vesprada rodarà la pilota en el Camp Nou perquè després de cada gol un nodrit grup de presumptes delinqüents fiscals reben l'aplaudiment i admiració de milions d'homes i dones als quals presumptament han robat els milions d'euros que haurien d'haver-se destinat a la seua educació, sanitat, pensions o infraestructures. La setmana vinent protagonitzaran diversos espots publicitaris per a així exercir una vegada més de models de comportament per als nostres fills i altres parents. Desitjarem conduir els seus cotxes, empastifar-nos amb els seus cosmètics, nadar en els seus perfums i vestir-nos amb la mateixa marca de roba que tan bé els queda a ells. Després passaran pel despatx dels seus agents per actualitzar el saldo dels seus comptes. Dedicaran una eston a veure les que estan en A i una estona més llarga -són més bancs, més païso i altres usos horaris- per repassar l'estat de les que estan en B. Després tornaran al plató i rodaran un parell de consells sobre la inconveniència d'abusar de les drogues o la seua devoció pel joc net. Toca fotre's.

Mentre escric aquesta columna sent de fons la secció d'esports d'una cadena nacional, en la qual un devot seguidor afirma que sap que Cristiano Ronaldo farà un gran partit perquè “és un crack i s'oblidarà de tot aqueix rotllo dels diners i tot açò”. Sí han llegit bé ,“rotllo dels diners”. És el mateix tipus que hauria demanat que li serviren, al mateix bar en el qual dóna l'entrevista mentre espera que comence el partit, el cap de qualsevol polític sospitós de colar-se en una atracció de fira. Així que no cerquen vostès matí grans enquestes en cap mitjà sobre l'opinió dels espanyols sobre aquest pantà de corrupció, lladres i pocavergonyes en què sembla haver-se convertit l'esport patri. No hi haurà especial remor, ni grans debats sobre les urgents mesures legislatives que han d'adoptar-se per a multiplicar les penes de presó per a aquest tipus de delictes. No hi haurà compareixença urgent de Soraya ni de Mariano, el dels sobres, anunciant més i millors mitjans per a l'Agència Tributària, la fiscalia, la UCO o la UDEF per a perseguir aquesta tropa de lladres. Solament comunicats de suport. Ni una paraula des de les penyes. No sentiran res des de la federació, el sindicat de futbolistes o l'associació de portalliteres de la creu roja. No esperen vostès cap mesura ni cautelar ni de condemna per part dels clubs dels protagonistes d'aquest ni dels anterioris escàndols. En aquestes peculiars empreses et pot caure una mà d'hòsties per arribar tard a un entrenament però ningú no et toca un pèl per robar-li la cartera a tot el fons nord de l'estadi.

No perda vostè més el temps amb aquesta columna. Córrega abans que s'acaben les últimes entrades del Clàssic. Gaudisca del partit. Tranquil. No hi ha clàusula en cap contracte de les estrelles per les quals vostè donaria la seua vida i la dels seus propis fills, aqueixos que toregen en les rotondes que circumden les ciutats esportives, que diga que se'ls rescindirà el seu contracte si resulten condemnats per l'intranscendent delicte de saquejar els recursos públics que sostenen els seus irrellevants drets. Anem allà. Gaudim del partit i abracem l'escut de la nostra samarreta mentre amb una mà sostenim la presumpta foto d'un d'aquests presumptes delinqüents i amb l'altra el presumpte vot amb el qual triem president al presumpte cap de Luis Bárcenas. Vinga, que continue la Lliga d'aquests tipus tan extraordinaris.

Seguir leyendo »

La liga de los ladrones extraordinarios

El semanario alemán Der Spiegel publica esta semana el último escándalo que vincula a las estrellas del fútbol español y europeo con la corrupción, el fraude fiscal y las tramas criminales dedicadas a la evasión fiscal. Esta tarde rodará el balón en el Camp Nou para que después de cada gol un nutrido grupo de presuntos delincuentes fiscales reciban el aplauso y admiración de millones de los mismos hombres y mujeres a los que presuntamente han robado los millones de euros que deberían haberse destinado a su educación, sanidad, pensiones o infraestructuras. La próxima semana protagonizarán varios spots publicitarios para así ejercer una vez más de modelos de comportamiento para nuestros hijos y demas parientes. Desearemos conducir sus coches, embadurnarnos con sus cosméticos, nadar en sus perfumes y vestirnos con la misma marca de ropa que tan bienles sienta a ellos. Después pasarán por el depacho de sus agentes para actualizar el saldo de sus cuentas. Dedicarán un ratito para ver las que están en A y un rato más largo -son más bancos, más paises y otros usos horarios- para repasar el estado de las que están en B. Después volverán al plató y rodarán un par de consejos sobre la inconveniencia de abusar de las drogas o su devoción por el juego limpio. Hay que joderse.
Mientras escribo esta columna oigo de fondo la sección de deportes de una cadena nacional, en la que un devoto seguidor afirma que sabe que Cristiano Ronaldo hará un gran partido porque “es un crack y se olvidará de todo ese rollo del dinero y todo eso”. Sí han leido bien ,“rollo del dinero”. Es el mismo tipo que habrÍa pedido que le sirvieran, en el mismo bar en el que da la entrevista mientras espera a que empiece el partido, la cabeza de cualquier político sospechoso de colarse en una atracción de feria. Así que no busquen ustedes mañana grandes encuestas en ningún medio sobre la opinión de los españoles sobre este pantano de corrupción, ladrones y sinvergüenzas en que parece haberse convertido el deporte patrio. No habrá especial al Rojo Vivo, ni grandes debates sobre las urgentes medidas legislativas que han de adoptarse para multiplicar las penas de cárcel para este tipo de delitos. No habrá comparecencia urgente de Soraya ni de Mariano, el de los sobres, anunciando más y mejores medios para la Agencia Tributaria, la fiscalía, la UCO o la UDEF para perseguir a esta tropa de ladrones. Solo comunicados de apoyo. Ni pío desde las peñas. Nada oirán desde la federacion, el sindicato de futbolistas o la asociaciación de camilleros de la cruz roja. No esperen ustedes ninguna medida ni cautelar ni de condena por parte de los clubs de los protagonistas de este ni de los anteriories escándalos. En estas peculiares empresas te puede caer una somanta de hostias por llegar tarde a un entranamiento pero nadie te toca un pelo por robarle la cartera a todo el fondo norte del estadio.

Seguir leyendo »

Patrimonio de la Humanidad

Valencia, como París, fue una fiesta. Y no era para menos. La noticia llegaba de Addis Abeba y corría por el Cap i Casal con más fuerza que la riuà del 57: la Unesco declaraba a las Fallas todo un Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Así que, por fin, nuestra atávica fiesta del fuego alcanzaba la misma categoría que la cerveza belga, el merengue dominicano, la cultura charra mexicana o la rumba cubana, de luto esta última por la muerte de Fidel e imposibilitada por ello de dar rienda suelta a la alegría como en las calles valencianas. O si se prefiere, a la altura del Misterio de Elx, el Tribunal de las Aguas o la Mare de Deu de la Salut de Algemesí, patrimonios patrios anteriormente admitido que, en cualquier caso, difícilmente están tan arraigados en el ADN de esta tierra de las flores, de la luz y del amor como la algarabía que envuelve a nuestras fiestas de Sant Josep.

El reconocimiento de la Unesco se suma al otro hito reciente de nuestra historia universal. Me refiero, claro, a la confirmación del emoticono de la paella que desde el pasado verano se pasea con luz propia por los intangibles espacios del WhatsApp. Y no considero anecdótica la vinculación de estas menciones pues, en definitiva, ambas distinciones nos confirman como referentes incuestionables de lo inmaterial, lo intangible, del reino vaporoso de lo intangible. Se trata de una particularidad muy valenciana y explica en gran medida nuestra pasión por la mascletà, ese espectáculo atronador que inevitablemente acaba evaporándose con el humo de la pólvora, sin dejar más huella física que el rastro quemado de la explosión en las calzadas.

Por eso no me extrañaría que, animados por la buena racha, algunos se animen a promover nuevas candidaturas para la Unesco. Por ejemplo, la de declarar también a Rita Barberá Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. La inmaterialidad evitaría así la polémica abierta por la proposición de dedicarle una plaza o una calle a la exalcaldesa de España, contentando de este modo tanto a tirios deseosos de beatificarla como a los troyanos incómodos con la perspectiva de un homenaje físico aquí en la tierra. Al fin y al cabo, algo tan poco tangible como la humareda de la mascletà es buena parte de ese etéreo legado de la exlideresa expulsada del PP y hoy resucitada por los mismos que ayer la negaban: esa holografía triunfalista hecha de Formula 1 y maquetas de Calatrava, construida en el cielo mientras Rita, desde el privatizado balcón del ayuntamiento, se apresuraba a negar a pie de suelo la física corporeidad del Cabanyal o a las víctimas del metro.

Seguir leyendo »

Reconozcamos que no sabemos gestionar l’Albufera

Un canal de L´Albufera.

Hace pocos días tuvo lugar en el Jardín Botánico de Valencia el simposio “El Parc Natural de L’Albufera, ara”. Si bien se echaban en falta ponencias de agricultores, habitantes, pescadores o cazadores, supuso una interesante radiografía del momento actual de este espacio, protegido hace justo 30 años. Desde un enfoque académico, técnico y administrativo se insistió en que el problema principal sigue siendo el agua.

Generalitat y Ayuntamiento de Valencia reclamaron mayores aportes de agua desde los ríos. Confederación Hidrográfica del Júcar se esforzó en justificar que ya se asigna al lago el caudal ecológico acordado, acusando a Generalitat de no gestionar bien el reparto de la inundación dentro del Parque Natural. Por otro lado, la anacrónica Junta de Desagües, controlando la conexión entre el lago y el mar con dudosas consignas. Y mientras estas discusiones volvían a escenificarse entorno a mesas redondas y ponencias, la Albufera seguía con niveles mínimos y un estado de eutrofización vergonzoso. Ha tenido que diluviar estos días para “solucionar” el problema (por ahora).

Pero no solo se habló de agua. También del PRUG; la ley del Parque Natural. En estos momentos la referencia legal que regula los usos y la gestión dentro de sus límites es una normativa de 2004 que, no solo debería haber caducado, sino que además fue invalidada en gran parte por el Tribunal Supremo en el 2012 gracias a Acció Ecologista-AGRÓ. Desde entonces L’Albufera está congelada en la indefinición normativa. Se informó en el simposio que al nuevo PRUG le puede faltar un recorrido de dos años hasta su aprobación.

Seguir leyendo »

Empresa y universidad: La búsqueda de unas relaciones necesarias

Junto a la docencia, las principales funciones que la Universidad tiene, son la investigación y la difusión de esta investigación. Parece entonces necesario que deba existir una vinculación entre la Universidad y el mundo social y productivo que le envuelve, en tanto que es en ese mundo social y productivo donde puede conocerse y aplicarse aquello que se investiga o se trata de averiguar. Sin embargo, en la práctica, las relaciones que en el marco de la investigación tiene el mundo social y productivo con la Universidad, resultan no solo dificultosas sino que gran parte de las veces son prácticamente inexistentes o inaccesibles.

La pregunta que nos hacemos es aquella que trata de centrar la posible relación entre la Universidad y la empresa, esto es, ¿cómo es que las empresas no acuden a la universidad, si en ella -en la universidad- pueden estar los conocimientos y la ciencia que podría hacer evolucionar de manera positiva a las empresas y a la sociedad? Quizás en esta pregunta pueda estar en parte la respuesta con la que nos encontramos, y es que se está presuponiendo que la Universidad es el lugar donde se están redefiniendo, diseñando y mejorando los conocimientos que se requieren para hacer evolucionar de forma positiva a las empresas y a la sociedad en general, lo cual no deja de ser una mera presunción, una verdad cierta pero escondida, una verdad solo a medias. Lo cierto y verdad es que el distanciamiento entre la Universidad y la empresa tiene razones de índole práctica mucho más poderosas que la simple presunción a la que hemos hecho mención.

Seguir leyendo »

Los bebés robados

Lo que no se cuenta no existe. Tampoco existe lo que no se ve. Es la ley del mercado político donde la decencia se convierte en un estercolero. También los medios de comunicación contribuyen demasiadas veces a convertir en invisibles historias que, cuando las descubres, te ponen los pelos de punta. Y entonces ese descubrimiento te llena de rabia, de una impotencia que te lleva a desconfiar profundamente de la democracia que vivimos, de la desconfianza en lo que de bueno habríamos de encontrar no en los alrededores sino en nosotros mismos. El tiempo que nos toca vivir es el del descuartizamiento de lo humano. Cada uno a la suya. Cada cual con sus intereses individuales. Estamos en el destrozo de la solidaridad, de los gestos mínimos de meternos en otra piel que no sea la nuestra. A la mierda lo que le pase a la gente con la que nos cruzamos en la escalera porque la única escalera transitable es la que nos lleva directamente a nuestro único bienestar, aunque ese bienestar sea el cuento chino más embustero que nos han contado en nuestra vida. Ya se apañarán los demás porque yo ya tengo problemas suficientes para llenar un contenedor de penas no reciclables. Es la ley no escrita que condena a mucha gente a la invisibilidad, a la mudez cuando quiere contar lo que le pasa, a la desesperación porque lo único que encuentra al final del túnel es el desprecio de los otros.

A muchas mujeres de este país les robaron sus bebés en el momento mismo de ser madres. Es una historia que ya conocemos desde hace tiempo. El franquismo saqueó las cunas de los hospitales y entregó los bebés a familias que comulgaban con las despreciables teorías genéticas de Vallejo-Nágera. Encontrar el gen rojo y destruirlo. Ése era su objetivo. Ese tipo aún tiene calles a su nombre en este país nuestro que sigue siendo de los de siempre porque aquí las leyes que tenemos no son de Memoria sino de Olvido y de Silencio. La victoria fascista encumbró prácticas nazis en los hospitales. Médicos, curas y monjas se aliaron en esa mafia cruelísima que se dedicó a robar bebés nada más salir del vientre de sus madres y mandarlos como arrugados animalitos en un taxi a las casas pudientes del Régimen. No es broma lo del taxi. Muy cerca de la ciudad de Valencia había uno que cargaba un montón de recién nacidos en su auto y los repartía por esas casas. ¿Y saben ustedes cuáles eran las órdenes?: si alguno se te muere en el camino, lo echas por la ventanilla. El relato de aquellas atrocidades es insoportable. Una de aquellas monjas que vaciaba las cunas de los centros de maternidad tiene títulos de honorabilidad que la ocultan a los ojos de la justicia. Los bebés robados son una realidad que se alargó más acá de la dictadura. Hasta los años noventa del pasado siglo. Los componentes de la banda mafiosa seguían siendo los mismos: ginecólogos, curas y monjas. Hay nombres y apellidos de los miembros de la banda. Pero no pasa nada. En este país no pasa nada cuando se trata de tocarles la cara a los poderosos. Como siempre.

Hay un documental excelente que cuenta esa historia que permanece en la invisibilidad social y en los rincones más despreciados por la justicia. Se titula Ladrones de vidas. Niños robados en la Comunidad Valenciana. Lo han realizado Miguel Hernández y Luis Pla. Y lo van moviendo como buenamente pueden por alguna institución pública (pocas, la verdad sea dicha) y algunas asociaciones ciudadanas. Los testimonios son escalofriantes. Algunos de esos testimonios son los propios bebés robados que buscan a sus padres biológicos. Otros son esas madres que exigen conocer a los bebés que les fueron arrancados en el instante mismo de que soltaran el primer llanto. Les decían que habían muerto al nacer y que los habían enterrado para que los padres no vieran la muerte tan de cerca. Lo que la banda mafiosa de ginecólogos, curas y monjas metían en las pequeñas cajas de madera era restos de carne descuartizada, algo que pesara un poco para disimular el vacío. La tarde en que vi el documental, una madre que busca a su bebé robado dijo que cuando abrieron la caja de madera lo que había dentro era un brazo de adulto. Ya lo dije más arriba: escuchar esos relatos resulta de verdad insoportable. Y sin embargo la justicia nunca ha hecho caso a las denuncias de las familias de bebés robados. Nunca.

Seguir leyendo »

Un carrer, a València, per a Joan Fuster

València li deu un carrer a Joan Fuster i Ortells (1922-1992). Ja és hora de saldar el deute. Molt prompte farà un quart de segle de la mort de Fuster. Hi ha hagut temps per a ponderar i assimilar l’aportació, d’una dimensió extraordinària, de qui pot ser considerat l’intel·lectual valencià més important del segle XX. La celebració del centenari, el 2022, serà un moment clau en què cal esperar que la cultura valenciana en el seu conjunt, i les institucions, sabran estar a l’alçada. Sens dubte serà així per part dels autors, els estudiosos, els intel·lectuals, els acadèmics, els editors, els lectors, els estudiants, del País i de tota l’àrea de la llengua catalana. Per descomptat, de les universitats, començant per la Universitat de València, de la qual fou catedràtic, que compta amb una activa Càtedra Joan Fuster i que ha impulsat moltes i importants publicacions sobre Fuster, així com la nova i definitiva edició de l’Obra Completa, dirigida per Antoni Furió i Josep Palàcios.

Però la significació de Joan Fuster va molt més enllà. La passió pel seu poble, pel destí de la gent valenciana, pel passat i el futur d’una societat, una llengua i un país, fou el motor, l’esperó, d’una activitat intel·lectual, i també cívica, impressionant. Amb Fuster la cultura valenciana fidel a la llengua i al llegat del passat, i a l’obra de la Renaixença, assoleix la maduresa definitiva i una vessant de modernitat i exigència literalment revolucionàries. Fuster marca un abans i un després.

L’obra de cultura que va dur a terme personalment, en el camp de l’assaig, del periodisme d’idees, de l’erudició, de la història social de la cultura, és ben coneguda i no cal insistir-hi massa. La seua influència i el gran nombred’iniciatives culturals i cíviques que va impulsar són un altre capítol d’una riquesa extraordinària. La seua actitud vital, la disposició permanent a fer país, a ajudar als qui havien de bastir l’edifici d’una cultura moderna i solvent, completen la imatge d’un intel·lectual amb una presència pública enormement destacada al llarg de dècades. I que va projectar arreu la nostra cultura, en multitud de registres.

Seguir leyendo »

Los bosques de la ficción

Estando a punto de enviar este artículo, escuché en la radio la noticia sobre la muerte de Fiel Castro. Se trata, por supuesto, de un hecho de un alcance simbólico y político muy importante, pero en absoluto sorprendente, dada la venerable edad del comandante. En cambio, el fallecimiento de Rita Barberà sí que nos sorprendió, así como el de Leonard Cohen, unos días antes. Es curioso cómo se escribe el guión de la historia. Sobretodo porque a principios de noviembre fuimos conscientes de que nos esperaba un giro argumental tan imprevisto como la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos de América.

He utilizado el adjetivo imprevisto, consciente de confundirlo con imprevisible. El triunfo del multimillonario se podía intuir desde hacía tiempo y la «reacción» que supone –y en la que se inscribe– tiene un alcance global que no es nuevo, ni mucho menos. En realidad, la ficción nos lo había advertido sobradamente: existen ciertos valores particularmente débiles, en particular cuando el miedo y el orgullo pasan a dominar el discurso. Pensemos en los cómics escritos por Alan Moore (como Watchmen o V for Vendetta) o en la subtrama del Muro de Juego de tronos. No es de extrañar que muchos analistas –y algunos políticos– usen esta serie televisiva para explicar qué nos está pasando. Al igual que en el mundo de ficción creado por George R. R. Martin la auténtica amenaza se encuentra más allá del Muro (los famosos caminantes blancos), por mucho que los intereses particulares de unos y otros la ignoren, en nuestro mundo los problemas más graves (como el cambio climático) quedan enterrados por los egoísmos particulares y colectivos que no permiten ver a largo plazo.

Seguir leyendo »

Els boscos de la ficció

Quan estava a punt d’enviar aquest article, vaig escoltar en la ràdio la notícia de la mort de Fidel Castro. Es tracta, per descomptat, d’un fet d’un abast simbòlic i polític molt important, però en absolut sorprenent, atesa l’edat venerable del comandant. En canvi, el traspàs de Rita Barberà sí que ens va deixar astorats, com també el de Leonard Cohen, uns dies abans. És curiós com s’escriu el guió de la història. Sobretot perquè a primeries de novembre vam ser conscients que ens esperava un gir argumental tan imprevist com la victòria de Donald Trump en les eleccions presidencials dels Estats Units d’Amèrica.

He fet servir l’adjectiu imprevist , conscient de confondre’l amb imprevisible . El triomf del multimilionari es podia intuir des de feia temps, i la «reacció» que implica –i en la qual s’inscriu– té un abast global que no resulta nou, ni de bon tros. De fet, la ficció ens ho havia advertit sobradament: hi ha certs valors particularment febles, en particular quan la por i l’orgull passen a dominar el discurs. Pensem en els còmics escrits per Alan Moore (com ara Watchmen o V for Vendetta ) o en la subtrama del Mur de Joc de Trons . No és gens estrany que molts analistes –i alguns polítics– facen servir aquesta sèrie televisiva per a explicar què ens està passant. De la mateixa manera que en el món de ficció creat per George R. R. Martin l’autèntica amenaça es troba enllà del Mur (els famosos caminants blancs), per molt que els interessos particulars d’uns i altres la negligisquen, en el nostre món els problemes més greus (com ara el canvi climàtic) queden soterrats pels egoismes particulars i col·lectius que no permeten veure a llarg termini.

Seguir leyendo »

Quién gobierna en la Comunidad Valenciana

Hace unos días recibí una invitación de la Conselleria de Medio Ambiente y Cambio Climático de la Comunidad Valenciana para participar en una jornada que tendrá lugar el próximo 29 de noviembre en Valencia y que tratará sobre el Sistema de Depósito para envases de bebidas.

Tan pronto la vi, decidí que iba a venir y ajusté mi agenda para poder estar aquí el próximo martes. Y voy a hacerlo porque quiero explicar lo que pasó en Alemania cuando se puso en marcha el mismo sistema hace más de una década, las prácticas de parte de la industria para evitarlo a toda costa y, pese a todo, el modelo de éxito en el que el Sistema de Depósito se ha convertido en Alemania.

Seguir leyendo »