eldiario.es

Menú

Carta oberta al conseller d'Educació, Cultura i Esport

Benvolgut senyor Marzà, benvolgut company,

Li escric com a President de la Societat de Filosofia del Pa ís Valencià, però sobretot i fonamentalment li escric a títol personal. M’agradaria, de fet, dirigir-me a vosté com a company, i com a company parlar-li de tu, però al cap i a la fi és vosté una autoritat, en la seua qualitat de tal li escric i no serien correctes certes llicències formals. Amb tot, li dic company pel que ara li explicaré, que vull que siga a l’hora una justificació d’aquesta carta i que servira també per investir-me d’alguna autoritat moral. Veurà, si ara sóc President de la Societat de Filosofia del País Valencià no és per casualitat, sinó per coherència en la línia que ha seguit aquesta societat. Un dels seus presidents fou Josep Lluís Blasco Estellés, qui, com vosté sap, també va ser un dels fundadors de la Unitat del Poble Valencià, grup que després va constituir una part ben important del Bloc Nacionalista Valencià. Jo sóc fill intel·lectual seu. La nostra relació va ser ben estreta, fou el meu mentor i la relació vertical de mestre alumne va acabar siguent d’amistat. De fet, li escric aquesta carta des de la taula que fou seua, no al despatx de la facultat, sinó a casa seua, i que jo vaig heretar. Diguem-ne, que és aquesta taula, en la qual ell va escriure tants documents per al partit, el que aquesta taula representa, qui m’impulsa a parlar-li.

Seguir leyendo »

Ara calle

I no diré res perquè sincerament crec que la paternitat ha modificat els meus humors i avui prevaldrà la salut del meu fill i la meua filla a la del meu fetge i les meues altres adorades vísceres. Perquè crec que la terra sobre la qual se sostenen els seus col·legis i gronxadors mereix i necessita d'un parèntesi que dure més de quatre anys. Per això vull que el president Puig succeïsca el president Puig, o en defecte d'això que contribuïsca amb més diputats dels que avui conformen el seu grup a un govern de progrés i dignitat. Així que no diré res. Res sobre si “el PSPV està en el seu millor moment” o si és que algú ha confós la part amb el tot. Una altra vegada.

Avui no faré memòria sobre fraternitats, lleialtats, integracions o les vergonyes que fa cinc anys vaig veure, vaig sentir i vaig llegir en l'últim congrés del PSPV. No vull teoritzar sobre la diferència entre l'esforçat art de guanyar-se la lleialtat i el vici fàcil dels qui confonen la convicció amb el sou. Deixe per a un altre dia el debat entre aquells que atenen només als “principis” i els que únicament es preocupen del “principal”.

Calle i no diré res avui. I puc fer-ho perquè el dia en què em van ordenar que callara va ser precisament el dia en què vaig cridar més fort. Així que ara puc i vull no dir res sobre la sort que espera als que encara creuen que Madrid és el punt on es pot recolzar una palanca que moga alguna cosa en aquest PSPV. Els citaré al profeta Quico Arabí que fa anys va retratar genialment aquest partit: l'únic capaç de desafiar les lleis de la física demostrant que la seua capacitat pirotècnica és de tal magnitud que fins i tot són capaços de fabricar explosius amb les cendres de l'última traca.

Avui calle. I que siga el meu silenci la meua humil contribució a un temps nou que, en el fons, sé que no vindrà. Un temps en el qual no se'ns prenga per imbècils. Un temps en el qual 23 siguen menys que 33 i quan s'admet un error es té el detall d'assenyalar com ha sigut. Calle, perquè així potser podré escoltar allò que encara no he sentit; la resta del programa dels qui no m'han dit res més que “Ximo no pot tornar a fer la llista”. Calle i espere que alguns aprenguen d'una punyetera vegada que hi ha una enorme diferència entre el lideratge i la componenda. El primer té a veure amb el compromís que no sempre acaba amb la derrota. La componenda, per contra, respira el mateix aire que l'estafa i rares vegades acaba en cosa diferent a la traïció. Però per avui... millor calle.

Seguir leyendo »

Me callo

Y no diré nada porque sinceramente creo que la paternidad ha modificado mis humores y hoy prevalecerá la salud de mi hijo y mi hija a la de mi hígado y mis otras adoradas vísceras. Porque creo que la tierra sobre la que se sostienen sus colegios y columpios merece y necesita de un paréntesis que dure más de cuatro años. Por eso quiero que el President Puig suceda al President Puig, o en su defecto  que contribuya con más diputados de los que hoy conforman su grupo a un gobierno de progreso y dignidad. Así que no diré nada. Nada sobre si “el PSPV está en su mejor momento” o si es que alguien ha confundido su parte con el todo. Otra vez.

Hoy no haré memoria sobre fraternidades, lealtades, integraciones o las vergüenzas que hace cinco años vi, oí y leí en el último congreso del PSPV. No pienso teorizar sobre la diferencia entre el esforzado arte de ganarse la lealtad y el vicio facilón de quienes confunden la convicción con el sueldo. Dejo para otro día el debate entre los que atienden solo a los “principios” y los que únicamente se cuidan del “principal”.

Me callo y nada diré hoy. Y puedo hacerlo porque el día en que me ordenaron que callara fue precisamente el dia en que grité más fuerte. Así que ahora puedo y quiero no decir nada sobre la suerte que aguarda a quienes todavía creen que Madrid es el punto en el que se puede apoyar una palanca que mueva algo en este PSPV.  Les citaré al profeta Quico Arabí quien hace años retrató genialmente a este partido: el único capaz de desafiar las leyes de la física demostrando que su capacidad pirotécnica es de tal magnitud que hasta son capaces de fabricar explosivos con las cenizas de la última traca.

Seguir leyendo »

Argumentos y opciones frente al Decreto de Sequía del Gobierno

Tradicionalmente hemos eludido afrontar las sequías como algo propio del clima mediterráneo que podemos y debemos prevenir, y no para evitar lo inevitable, sino para reducir nuestra vulnerabilidad. Sin embargo, en la perspectiva de Cambio Climático vigente, resulta inaplazable mirar de frente al problema.   Respecto a la sequía en curso, la precipitación media está 12 puntos por debajo de la media interanual, aunque, paradójicamente, donde no ha llovido es en el noroeste, mientras el sureste ha registrado entre doble y triple de lluvia que la media en los últimos 30 años. ¿Por qué se declara entonces el Segura en sequía hidrológica? pues bien, fundamentalmente, por la política imprudente e irresponsable de trasvases en años pasados, que ha dejado exhausta y arruinada la cabecera del Tajo.

En todo caso, como siempre, agricultores y ganaderos son los primeros afectados: 50% de la cosecha de secano; hortalizas y frutas, afectadas también por altas temperaturas; 45% menos de pastos y encarecimiento del alimento para el ganado. Y todo ello sobre una Renta Agraria 45% por debajo de la media, y en un sector cada vez más polarizado: por un lado agro-negocios e integradoras ganaderas con crecientes beneficios, y por otro pequeños y medianos agricultores empujados progresivamente  al abandono de sus explotaciones. En este contexto, nuestro compromiso es rotundo y se centra en esa mayoría de agricultores y ganaderos, que son clave para vertebrar ese medio rural vivo que la sociedad necesita. Respecto al Decreto, entendemos razonable la moratoria en cuotas de la Seguridad Social, siempre que se incluya la eliminación o reducción de las jornadas necesarias para que los jornaleros puedan cobrar el subsidio agrario; razonables las ayudas fiscales y crediticias; e incluso el incremento del canon hidroeléctrico, para mejorar el dominio publico hidráulico. Pero debería explicar el PP por qué en los presupuestos que impusieron se incumple de forma clamorosa la ley que, tal y como recuerda el propio Decreto, exige asignar al menos el 98% de ese canon, 278 M€, en proyectos de mejora del dominio público hidráulico, que brillan por su ausencia. En todo caso, más allá de estos aspectos positivos, el Decreto es erróneo e injusto.

En segundo lugar, es preciso suplementar la disponibilidad de caudales en sequía, y para ello, más allá de acuíferos y embalses de regulación plurianual,  la clave está en las nuevas tecnologías de desalación, flexibles, modulares y sobre todo eficaces, aún en sequías extremas, usando energía solar y eólica. De hecho tenemos un potente parque de desalación, financiado por la UE, que está muy lejos de una gestión óptima. Y ahí si, podría ser razonable subvencionar agua desalada para explotaciones vulnerables en sequía. Pero sobre todo, hay que fortalecer el sistema de seguros, y no debilitarlo como ha hecho, de forma insensata, el PP en los presupuestos. Y no sólo dotando más fondos para cubrir riesgos crecientes, sino integrando al regadío de pequeños y medianos productores en el sistema público de seguros agrarios, que hoy cubre razonablemente el secano, pero no el regadío. En lugar de exenciones al uso del agua, lo que debemos es extender seguros eficaces a la explotación familiar en el regadío.

Seguir leyendo »

Malditos ignorantes

Señorías, por favor. ¡Sean ecuánimes! Cuando condenen a los cabecillas del caso Gürtel imponga penas accesorias por desmemoria a algunos de los acusados y a la mayoría de los testigos que han recurrido a los manidos: “no me consta”, “han pasado muchos años” o a los consabidos: “no tengo constancia”, “no recuerdo”, o a las cínicas cantinelas: “nadie jamás me ofreció nada”, “todas las contrataciones fueron limpias y transparentes”.  Los ataques de amnesia han sido generalizados. Y mira que alguno, como el beato mayor de la cuadrilla, Jaime Mayor Oreja, además de eludir la necesaria colaboración con la justicia con sus lapsus, estaba pecando de lo lindo contra uno de los Diez Mandamientos. ¡Malditos mentirosos!

Jornadas de bocas cerradas. Señor Juez: mándelos una temporada a un hospital psiquiátrico penitenciario, recételes las pastillas dememory de farmaotc, ingréselos en una residencia de esas personas que viven en la luna de Valencia, perdidos por culpa de esa cruel enfermedad llamada Alzheimer. Esos severos casos de olvido son un agravio para el resto de humanos que sí nos acordamos del daño que ese grupo de ministros mercenarios hicieron en las finanzas públicas. Los agujeros, mejor aún boquetes, en el presupuesto que perpetró la camarilla del señor Aznar son cósmicos. Un gigantesco butrón. Los Arenas, Mayor Oreja, Acebes, Rato o Álvarez Cascos forman una tropa de aupa, una pandilla basura, que piensa irse de rositas diciendo que no se acuerdan de nada o inculpando de pasada a un extesorero, el señor Lapuerta, que está más allá que aquí. ¡Muy valientes! Se trata de que no haya ningún deslenguado que ponga en entredicho aquella época dorada en la cual a ellos les iban muy bien, aunque en voz alta decían que España iba bien. España, sin duda alguna, eran ellos.

Solo puede haber un eximente a este lapsus generalizado de memoria. Es posible que estuvieran en el ajo de tantos asuntos turbios que el suceso concreto que les pregunta el juez se les hubiera traspapelado en la sesera. Los hay que estuvieron al loro de tantos presuntos delitos que cuando les pregunta un juez o un fiscal sobre ellos se hagan los locos, porque, mire usted señoría, es imposible acordarse de todas las trapisondas. De paso también habría que tratarles la adicción a la cleptomanía. 

Seguir leyendo »

Filantropia sanitària

La Fundació Bill i Melinda Gates o la Fundació Amancio Ortega no només estan en el seu dret de finançar programes de salut, promoure la investigació sobre vacunes contra el paludisme o comprar equipament tècnic per a la detecció del càncer. També els empara el dret a obtenir beneficis fiscals de les seues donacions i, mitjançant la seva tasca filantròpica, millorar la seva imatge pública i corporativa.

Estratègies d'aquest tipus ofereixen la cara amable del capital i formen part de l'anomenada ètica de l'empresa i dels negocis. És clar que sí: benvinguts siguen els Gates, Ortegas, Roigs i tants altres filantrops que vulguen finançar projectes honorables, programes d'investigació, tecnologies sanitàries o plans culturals, iniciatives esportives o de restauració del patrimoni. Més iniciatives d'aquesta índole hauria d'haver-hi, per demostrar a l'opinió pública que els dimonis corruptes i evasors tenen un alter ego entre els poderosos, aquests àngels de la caritat que es compadeixen dels pobres, sovint representen a UNICEF, visiten regions devastades i practiquen la filantropia.

Seguir leyendo »

Filantropía sanitaria

La  Fundación Bill y Melinda Gates o la Fundación Amancio Ortega no solo están en su derecho de financiar programas de salud, promover la investigación sobre vacunas contra el paludismo o comprar equipamiento técnico para la detección del cáncer. También les ampara el derecho a obtener beneficios fiscales de sus donaciones y, mediante su labor filantrópica, mejorar su imagen pública y corporativa. Estrategias de ese tipo ofrecen la cara amable del capital y forman parte de la llamada ética de la empresa y de los negocios.

Claro que sí: bienvenidos sean los Gates, Ortegas, Roigs y tantos cuantos filántropos deseen financiar proyectos honorables, programas de investigación, tecnologías sanitarias o planes culturales, iniciativas deportivas o de restauración del patrimonio. Más iniciativas de esta índole tendría que haber, para demostrar a la opinión pública que los demonios corruptos y evasores tienen un alter ego entre los poderosos, esos ángeles de la caridad que se compadecen de los pobres, que a menudo representan a UNICEF, visitan regiones devastadas y practican la filantropía.

Seguir leyendo »

Macron transversal en la Francia de los franceses ausentes

La Francia de Macron es un país pequeño, pero ha conseguido hacerse con el control de la Asamblea Nacional. Las razones del porqué el 56 por ciento de los franceses han abdicado de su posibilidad de influir en la configuración del poder político del país son síntomas de la debilidad de los sistemas democráticos actuales: Macron será el candidato con más poder de las últimas décadas pero ha tenido muchos menos votos que otros aspirantes precedentes: frente a sus 8,5 millones , François Hollande tuvo 10,3  hace cinco años.

He estado en Francia durante algunos días coincidiendo con la campaña de la segunda vuelta de las elecciones legislativas; en Belfort, una ciudad  preciosa, no muy lejos de Suiza y de Alemania pero profundamente orgullosa de ser francesa. He compartido conversaciones con políticos jóvenes criados en la prosperidad que dió a la zona la factoría Peugeot, con madres que pegaban carteles de sus hijos candidatos locales aún a sabiendas de que era esfuerzo en balde: la épica de la resistencia en política existe, pero deja exhaustos a los que aceptan el reto, doy fe. Muchos de los candidatos de Macron en las diferentes prefecturas eran políticos reciclados de otros partidos, otros, profesionales que aceptaron el reto de entrar cuando en abril del pasado año llamó a su puerta En Marche. Para muchos votantes, la segunda vuelta era solo un ritual con nulo margen para la maniobra.

Macron no se ha hecho presidente con un partido, sino con un movimiento alimentado por las fuerzas y recursos de la oligarquía y los grandes medios de comunicación. No obstante, no se le pueden restar méritos personales; porque estas facilidades, por sí solas, no ganan elecciones y así, Macron es hoy el presidente francés con más poder desde De Gaulle. No solo ha superado todas las expectativas sino que además controlará casi todo el espectro político francés. Todo eso  por la combinación de dos factores: una abstención electoral sin precedentes desde el año 1958 y la desilusión de los franceses por la gestión de la izquierda en el poder. Así se decide un presidente en la Francia de hoy, con más de la mitad de la gente optando por quedarse en casa.

Seguir leyendo »

Rajoy, Sánchez y el ronquido de los colibrís

Pocos pájaros consiguen despertar una sensación de alegría tan delicada como el colibrí o picaflor. Su diminuto cuerpecito, su trepidante aletear entre las flores, la intensidad brillante de su plumaje, todo ello le convierte en la evocación perfecta del paraíso, de la paz infinita, de la felicidad sin tiempos. Pero hace mucho que sabemos que detrás de la belleza más frágil siempre acaba rondando algún defecto que viene a alterar nuestras idealizaciones. Pues bien, el pequeño colibrí no iba a ser una excepción. Porque hoy descubrimos para nuestra decepción que el gracioso pajarillo también tiene su lado oculto, no tanto como el simpático pingüino aficionado a la necrofilia, pero casi. Y es que, según han logrado desvelar unos abnegados ornitólogos, nuestro entrañable colibrí ronca.

La culpa de todo la tiene el torpor, ese extraño letargo en el que entran algunos animales hasta reducir casi a la nada su más mínima actividad metabólica. Al entrar en esa fase, el colibrí se sitúa al borde mismo de la muerte de la que solo puede escapar aspirando una buena dosis de aire, acción desesperada responsable de ese peculiar ronquido, tan impropio a su apariencia de fragilidad como el estruendoso eructo con que algunos infantes dan por concluida su satisfacción corporal tras una maternal lactancia.

Sin duda, los misterios del torporson tan aleatorios y caprichosos que hasta resulta tentador trasladar sus efectos a latitudes menos bucólicas que las que acostumbra a habitar el colibrí. Por ejemplo a nuestro Congreso de Diputados, donde Mariano Rajoy nos tiene acostumbrados a ese letargo absoluto que ha sabido convertir en su más firme estrategia de supervivencia política. Cuando se ve obligado a superar ese estado, cuando las circunstancias o los dardos de Irene Montero le empujan a dejar atrás la hibernación de la pantalla de plasma, al presidente le gustaría poder alcanzar la gracia ligera de colibrí y revolotear por las floridas estadísticas de su paraíso imaginado con la misma delicadeza con que la avecilla transita persiguiendo el delicioso néctar entre las exuberantes selvas. Pero es entonces cuando la naturaleza, de súbito, impone su implacable ley y al presidente le asalta el ronquido. O lo que es lo mismo, toma la palabra Rafael Hernando el paladín de los gruñidos.

Seguir leyendo »

Solars de Ciutat Vella

Són com una metàfora, els solars de Ciutat Vella. Dos anys després del canvi al govern municipal allà continuen en la seua majoria, com cràters després d’un bombardeig, com monuments a la desídia, com testimonis d’una ciutat devastada que no ha retrobat encara el fil. Fan lleig, són insalubres, i diuen molt poc d’una ciutat que ara respira d’una altra manera. Solars de Ciutat Vella: immunes al canvi de tendència i als nous corrents de renovació urbana. Per què continuen allà, com si res? Probablement, quasi segur, una teranyina burocràtica impenetrable, interessos creuats molt poderosos, i una inèrcia semblant a la d’un iceberg, en són els culpables. S’ha produït un canvi, però les continuïtats són fortes, com els interessos que hi ha darrere de tantes coses.

Però no per això és menys inacceptable que hi haja desenes o centenars de solars buits i abandonats, bruts, salvatges, així com edificis tancats i en ruïna, o amb bastides exteriors que es perpetuen anys i anys i que els veïns -irònics- acaben declarant BIC o “bastida indultada”, a veure si finalment el sarcasme mou les pedres, ja que la reivindicació raonada no aconsegueix res.

L’Ajuntament de València, l’alcalde Joan Ribó i el regidor d’Urbanisme Vicent Sarrià hi tindrien molt a dir. I molt a fer. Sens dubte, rere la façana espectacular de la València de Rita Barberà hi havia molta runa acumulada. Mai millor dit allò que no era or tot el que relluïa. L’urbanisme va donar via lliure a l’especulació i als negocis de requalificació i construcció en altura, amb beneficis garantits tan alts com les torres que ornen l’Avinguda de les Corts Valencianes o l’Avinguda de França, per exemple.

Seguir leyendo »