eldiario.es

Menú

Las cinco razones de Ximo Puig para defenestrar a Pedro Sánchez

El presidente valenciano niega que la maniobra para tumbar al líder socialista sea "antidemocrática" ni obra de una "banda" de barones

Justifica su dimisión por la falta de diálogo, la marginación de la dirección o la negativa de Sánchez a permitir una alianza del PSPV-PSOE con Compromís y Podemos para concurrir juntos en las elecciones

- PUBLICIDAD -
El líder del PSOE Pédro Sánchez junto al president Ximo Puig antes de atender a los medios

El líder del PSOE, Pédro Sánchez, junto al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en Valencia.

Ximo Puig niega que se haya intentado  asesinar políticamente a Pedro Sánchez. Se indigna cuando se acusa a un grupo de barones -palabra que considera peyorativa y "centralista" de actuar como una elite indiferente a los deseos de la militancia. Y niega que los miembros de la ejecutiva dimitidos formen parte de una "banda" o grupo organizado. 

El presidente valenciano, que ahora quiere "tender puentes" para evitar la implosión del PSOE, da al menos cinco razones para justificar su maniobra -lícita, democrática y legal, asegura- contra Sánchez.

1.-La negativa del secretario general a permitir que la delegación valenciana del PSOE concurriera a las elecciones de junio al senado en una lista conjunta con Compromís y Podemos. " En ese momento, entendí que el federalismo que está en la base de nuestro ideario político, dejó de verse representado en esa decisión unidireccional" de Sánchez. En aquel momento, la brecha entre ambos dirigentes se convirtió en abismo.

2.-El "engaño" de Sánchez, que defendería la posibilidad de un gobierno de cambio que es imposible por los vetos cruzados entre Podemos y Ciudadanos y la imposibilidad -también por voluntad suya- de sumar a los independentistas catalanes (ERC) y vascos al acuerdo. El secretario general, además, habría mentido a varios dirigentes, caso de Felipe González.

3.- La falta de diálogo. Es imposible construir y avanzar cuando el líder del partido no tiene una relación fluida con la mayoria de sus pares en las comunidades autónomas.

4.-Las falacias de Sánchez al equiparar a sus críticos con quinta columnistas de la derecha económica y mediática que solo quieren facilitar la continuidad de Mariano Rajoy. Puig se ha confesado harto de "ese maniqueismo" o el uso de "etiquetas fáciles" para desprestigiar a otros. Y ha recordado que el nunca ha pactado con la derecha y no quiere al PP en La Moncloa.

5.-La rebeldía e incumplimiento ante los acuerdos del partido. Puig recrimina a Sánchez el que haya hecho caso omiso de los pactos internos y que haya antepuesto -con su intento de convocar un congreso extraordinario- su interés personal y el debate interno a la gobernabilidad de España.

No todo el PSOE valenciano - un polvorín- está contra Pedro Sánchez. Parte del partido lo apoya incondicionalmente.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha