eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La banca vuelve a la carga con productos complejos y con más riesgo

El un contexto de tipos mínimos, la banca ofrece productos estructurados para captar clientes con mayores rentabilidades

Los productos más ofrecidos son los depósitos estructurados que están ligados a la evolución de otro activo como una acción o un índice

"Lo que debe hacer sospechar a un cliente es cuando ve algo que parece un regalo. En el mundo financiero no hay regalos. En cualquier estructurado hay riesgo", resume el profesor Jesús Palau

- PUBLICIDAD -
Cantabria y Banco Popular impulsarán la financiación de micropymes y autónomos

Draghi sigue con el bazuca cargado y mantiene los tipos de interés en la Zona del Euro al 0%. En este contexto de tipos mínimos, la banca busca alternativas con mayores rentabilidades para captar clientes. La solución pasa por productos más complejos, como son los estructurados puesto que la renta fija y los depósitos ofrecen beneficios mínimas. Los expertos advierten de que nadie ofrece nada gratis, por lo que aconsejan fijarse bien en la letra pequeña, en el mayor riesgo que implican y en su menor liquidez. La CNMV, por su parte, está preparando un listado de productos de riesgo con el que busca advertir a los pequeños inversores sobre aquellos que no ve convenientes para su perfil.

Con el Banco Central Europeo aguantando el tirón, la banca tiene que encontrar alternativas a la guerra de los depósitos que llevó a cabo en el pasado. Si bien es cierto que no se han cumplido las predicciones más agoreras que apuntaban que las entidades podrían llegar a cobrar por depositar el dinero en ellas, el tipo de interés medio de los depósitos –en enero el Banco de España registró que la media estaba en el 0,39%— está lejos de las épocas de los superdepósitos al 4% cuya proliferación llevó al Banco de España a limitar en 2013 el interés que podían ofrecer las entidades.

"Es muy complicado conseguir rentabilidad en estos momentos si no se asume un cierto riesgo", señala Manuel Romera, director del Sector Financiero de IE Business School.

En este contexto, destaca la oferta de depósitos estructurados. Estos productos comparten parte del nombre con los tradicionales pero varían en que la rentabilidad solo se conoce en el momento del vencimiento puesto que está ligada a la evolución de un subyacente, es decir, que su rentabilidad dependerá de cómo evolucione, por ejemplo, una acción o un índice como puede ser el Ibex 35.

"Cuanto más tiempo sigan los tipos bajos de interés, más estructurados se verán", apunta Jesús Palau, profesor del Departamento de Economía y Finanzas de Esade, que añade que "si el depósito tradicional ofrece un 0% y el estructurado un 3% es que algo hay".

Lo que hay es que este 3% no es una remuneración segura para el cliente, únicamente se retribuirá en el caso de que se cumpla la apuesta. Esta condicionalidad puede ser, por ejemplo, que la acción de una determinada compañía repunte más de un 5% o que el precio de un paquete de valores sea a fecha de vencimiento mayor que en el momento de contratación. "Lo que debe hacer sospechar a un cliente es cuando ve algo que parece un regalo. En el mundo financiero no hay regalos. En cualquier estructurado hay riesgo", resume Palau.

Algunos ejemplos

El nombre de los productos no tiene por qué incluir la palabra estructurado dentro del nombre. Este es el caso, por ejemplo, del Depósito Garantizado Digital 36 de Bankinter, que condiciona su rentabilidad a la evolución de las acciones de Ferrovial y BBVA. Si el precio final de los dos subyacentes es mayor o igual que sus precios iniciales, la entidad abonará un cupón del 0,85% mientras que si el precio final no lo es, el cupón será del 0,10%. Todo esto en un periodo de 18 meses desde que se fija el precio inicial hasta que vence este producto.

Otra de las características que hay que tener en cuenta a la hora de contratar uno de estos productos es el periodo de vencimiento del producto. Miguel Ángel Bernal, responsable del Departamento de Investigación de IEB, explica que los productos de este tipo que se están ofertando tienen en muchos casos periodos muy largos de vencimiento, lo que les resta potencial. "No son nada interesantes para los perfiles de personas más inversoras, ni tampoco para las conservadoras, dado que es un producto que se queda cojo de rentabilidad", señala.

El inversor tiene que tener en cuenta que retirar el producto antes de tiempo puede conllevar no ganar nada porque el comportamiento del subyacente no se ajuste a las condiciones estipuladas. Además, si el horizonte temporal es muy largo estos depósitos pueden ser un arma de doble filo si cambiaran las condiciones de la política monetaria europea y hubiera una subida de tipos.

Otro de estos productos lanzado recientemente ha sido el Depósito Ahorro Nestlé y Gas Natural que Popular comercializa desde abril. Este producto tiene un plazo de vencimiento de 18 meses y requiere una imposición mínima de 10.000 euros que puede realizarse hasta el 31 de mayo. Si se cumple la condicionalidad de que el precio de las acciones en las fechas establecidas sea igual o superior a su precio inicial, la rentabilidad será del 0,86% TAE. En caso contrario, este se reduce hasta el 0,15%.

La rentabilidad de este depósito es bastante más reducida que otros productos de este tipo que había lanzado la entidad anteriormente dado que  lanzó un producto similar en febrero (aunque ligado a acciones de Telefónica y Vodafone) en el que ofrecía un 1,30% si se cumplían las condiciones del subyacente.

El banco online de Sabadell, ActivoBank, también cuenta con un producto de este tipo referenciado a las acciones de Daimler e Inditex. El  Depósito ActivoBank Acciones Selección ofrece una rentabilidad del 1,33% si el valor de los índices es superior al inicial. En caso contrario, si alguno de los valores es inferior se obtendrá una remuneración del 0,35% TAE.

Bankoa –participada casi en su totalidad por el francés Crédit Agricole– ha lanzado  un depósito con un interés del 1,2% pero vinculado a un fondo de inversión. La rentabilidad ofrecida por este depósito depende del porcentaje de la inversión que el cliente destine al fondo. El menor porcentaje que permite este producto destinar al fondo es un 30% y un 70% al depósito; en esta opción el TAE que podría ganar sería de un 0,7%. El 1,2% solo puede lograrse si destina un 70% al fondo y un 30% al depósito. La inversión mínima es de 24.000 euros.

Avisos a los usuarios

La CNMV estaría preparando un listado de productos que no considera adecuados para los pequeños inversores, según publica Cinco Días. De esta forma, quienes comercialicen estos productos deberán comunicar a los clientes que estos pueden no ser adecuados para ellos.

En el listado de los productos, habría seis categorías: los bonos convertibles (más conocidos como CoCos); cualquier tipo de deuda con una cláusula que implique que el emisor pueda amortizarla; deuda que no asegure al menos el 90% del capital inicial; los productos estructurados cuando la entidad no asuma el compromiso de devolver al menos el 90% del importe recibido; los fondos de inversión garantizados cuando este no garantice por lo menos un 90% de la inversión y todos los derivados no cotizados en el mercado.

Si finalmente esta guía se publicara, sería un adelanto a la entrada en vigor de la nueva normativa bancaria, la Mifid II, que busca una mayor protección de los clientes. Bruselas ha retrasado un año la aplicación de esta nueva regulación del sector financiero, que no entrará en vigor hasta 2018 frente a la fecha inicial de 2017.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha