eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El derecho a desconectar del trabajo llega a España

La aseguradora Axa ha sido la primera empresa española en incluir el derecho de su plantilla a no responder llamadas o correos fuera del horario laboral

"El horario es el que es y nos pagan por esas horas. No se puede tolerar que haya gente que te mande un correo o te llame a horas intempestivas o en fin de semana", dice Nieves del Moral, que negoció el convenio por parte de CCOO

UGT pide incluir este derecho en el Estatuto de los Trabajadores y la Ley de Prevención de Riesgos para evitar riesgos psicosociales

- PUBLICIDAD -
Adigital reclama la adaptación del marco normativo laboral a las plataformas digitales

El derecho a la desconexión digital llega a España. EUROPA PRESS

Entrar a la oficina a las diez de la mañana, pero responder un mail a las nueve. Salir a las siete, pero atender una llamada a las siete y media y un mensaje a las ocho. Las nuevas formas de estar conectado han hecho que el comienzo y el final de la jornada laboral sean más difusos que nunca. Por primera vez, una empresa en España ha regulado el derecho a la desconexión de sus empleados: la aseguradora Axa ha incluido en su convenio colectivo el derecho de la plantilla a no responder a mensajes o llamadas fuera de su horario laboral.

Como país, Francia ha sido pionero en regular este derecho en su última reforma laboral. Desde el pasado 1 de enero, las empresas de más de cincuenta trabajadores tienen que negociar con sus trabajadores una especie de código de desconexión. En España, el Ministerio de Empleo ha mencionado en varias ocasiones la posibilidad de regular este derecho, pero sin ninguna concreción.

El nuevo convenio firmado entre Axa y Comisiones Obreras explicita que "salvo causa de fuerza mayor o circunstancias excepcionales", la aseguradora reconoce el derecho de los trabajadores "a no responder a los mails o mensajes profesionales fuera de su horario de trabajo". El grupo señala que siempre han tratado de ser un referente y crear "el mejor ambiente posible" y que este convenio da un paso más en ese sentido.

Nieves del Moral es secretaria de CCOO en Axa y una de las negociadoras del convenio. El derecho a la desconexión era una de sus prioridades cuando comenzaron el diálogo con la empresa: "Los sitios de trabajo cambian, tenemos el teletrabajo regulado, somos cada más más digitales, hay otras formas de comunicación y eso puede afectar a la vida privada y la conciliación. La empresa mostró sensibilidad a todo esto".

Si hay voluntad, dice Del Moral, el derecho a la desconexión puede extenderse a otras empresas. "A todos nos pagan por trabajar, el horario es el que es y nos pagan por esas horas. No se puede tolerar que haya gente que te mande un correo o te llame a horas intempestivas o en fin de semana. ¿Dónde está el descanso", afirma. 

Regular el derecho

¿Es necesaria una regulación que garantice este derecho? Para UGT, sí. La aparición de las nuevas tecnologías y la economía digital están haciendo que se difuminen las fronteras entre vida profesional y personal, dice el sindicato. Por eso propone que, a través de la negociación entre sindicatos y patronal, se introduzca este derecho en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y en el Estatuto de los Trabajadores. Es el Estatuto el que regula la ordenación del tiempo de trabajo.

Desde la secretaría de Salud Laboral de UGT alertan de que los riesgos psicosociales se han convertido en una "importante fuente de siniestralidad laboral" y señalan que el derecho a la desconexión serviría para garantizar el descanso y el respeto a una jornada laboral que actualmente se alarga de muchas maneras diferentes.

El abogado laboralista Fabián Valero, de Zeres Abogados, cree que la regulación actual ya fija una jornada laboral que debe cumplirse. "Cuando tú suscribes un contrato estás suscribiendo una jornada concreta de trabajo. Ese es el tiempo que estás a disposición de la empresa, no más", dice. Las profesiones en las que hay guardias u otro tipo de disposición deben contar con acuerdos y con un plus de disponibilidad. 

No obstante, señala Valero, la norma actual está pensada para otro tipo de empresa: "Quizá estaría bien ampliarla, al menos, darle una vuelta". La clave, apunta, estaría sobre todo en la negociación colectiva para que cada sector o empresa pueda adaptar ese derecho a sus condiciones concretas. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha