eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Plataformas y fabricantes apuestan por el coche eléctrico y compartido a la espera del vehículo autónomo

Varios fabricantes han desarrollado filiales de coche compartido donde los particulares pueden alquilar vehículos eléctricos

Uber ha lanzado en Madrid su servicio de coche eléctrico mientras California paraliza su proyecto de vehículo autónomo

- PUBLICIDAD -
Los empleados de Endesa poseen el 14 % de los coches eléctricos vendidos en 2015

EFE

La industria del motor y las plataformas perfilan su futuro en un momento en el que las grandes ciudades viven inmersas en cómo gestionar el problema de la contaminación, mientras que su principal reto, el coche autónomo, no termina de arrancar. Los planes del sector pasan ahora por la combinación entre el coche eléctrico y el carsharing (coche compartido).

California frenó el miércoles las pruebas del coche autónomo de Uber, una vía de negocio por ahora muy alejada y que ha hecho que la compañía trace alternativas centradas en ofrecer otro tipo de productos a los usuarios. Madrid será el piloto de prueba de su nuevo servicio de coche eléctrico (Uber One) con vehículos de lujo del fabricante Tesla. La compañía estadounidense se suma así a la apuesta que han hecho otras empresas, tanto plataformas como fabricantes, al lanzar servicios con vehículos eléctricos.

Cabify ya había lanzado en Madrid en noviembre una iniciativa también de la mano de Tesla, que acaba de desembarcar en España y ha visto en estas alianzas una buena forma de promoción. Cabify incorporó de forma temporal a la flota local de la capital el modelo Tesla S70D. Ahora mismo, la compañía ha dejado de tener los modelos Tesla entre los coches que ofrece en la capital, pero sí que dispone de la posibilidad de Electric 3P con coches eléctricos. En el caso de Málaga y Barcelona, la compañía sí que ha adoptado de forma permanente un vehículo Tesla.

Los coches de UberOne son propiedad de Tesla y no de flotas de transporte como en el servicio que ya se presta UberX. Su alto coste (77.000 euros) complica que las empresas del sector puedan invertir en prestar estos servicios pero a la compañía de Elon Musk le sirve de plataforma de promoción en un nuevo mercado. Y así ganan todos.

Los fabricantes y el 'carsharing'

En noviembre del año pasado se presentaba en Madrid el servicio de Car2Go, una filial de carsharing de la multinacional Daimler, que ya estaba en ese momento activo en una treintena de ciudades. El servicio arrancó con una flota de 350 Smart eléctricos, con un alquiler por pequeñas fracciones horarias con una tarifa de 0,19 céntimos por minuto o una cantidad fija de 59 euros al día.

Tras esta iniciativa, el grupo PSA (con marcas como Peugeot y Citröen) pondrá en funcionamiento este mes un servicio similar bajo el nombre de Emov. En su caso, la compañía lanzará el servicio con 500 coches del modelo de vehículos eléctricos Citröen C-Zero. Un servicio que amplía la oferta de carsharing en la ciudad con coches eléctricos anticipándose así a las ventajas que supone probar este tipo de vehículos que terminarán siendo incentivados en ciudades de alta contaminación. (Podrán escapar, por ejemplo, a las medidas como la circulación de matrículas pares o impares).

Otro fabricante que también ha mostrado su interés por el carsharing ha sido BMW, con su proyecto Drive Now. Esta aplicación, que por ahora no está disponible en España (sí en Alemania, Viena, Bruselas, Estocolmo y Milán), permite alquilar vehículos de la marca BMW, BMWi y Mini bajo demanda. Dentro de la gama de BMWi se encuentran los coches eléctricos que está desarrollando la marca.

El coche autónomo

Google, Tesla o Uber son algunas de las compañías que se han propuesto desarrollar el coche autónomo, un vehículo sin conductor que hasta Barack Obama ha alabado. El coche sin conductor "puede salvar decenas de vidas al año", dijo Obama este verano. Sin embargo, por ahora el despegue va despacio y no exento de polémica, sobre todo, en relación con la seguridad de estos vehículos.

El  dueño de un Tesla fue el primer fallecido en un accidente de tráfico con coche autónomo al chocar con un camión en Florida mientras veía una película. Los accidentes con este tipo de vehículos reabrieron el debate sobre su seguridad.

Dentro de la carrera por ver quién consigue llegar antes al modelo de coche autónomo, Uber anunció (en alianza con Volvo) este miércoles que iba a comenzar a realizar pruebas de sus modelos en San Francisco. Un proyecto que  el Estado de California ha paralizado al considerar que a Uber le faltan permisos para poder llevarlo a cabo. El departamento de tráfico del Estado envió una carta, según contaba la agencia Associated Press, en la que ordenaba a la compañía poner fin a la actividad de los coches sin conductor y amenazaba con acciones legales.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha