eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

20 detenidos, entre ellos un policía local de Plasencia, al desmantelar un clan familiar que vendía droga

25.000 dosis de cocaína incautada en la operación que empezó a mediados de octubre

- PUBLICIDAD -

La Guardia Civil ha desarticulado un clan familiar, el de ‘los Hilarios’, asentado en Plasencia y que distribuía droga a Salamanca y Talavera de la Reina (Toledo) en una operación en la que han sido detenidas 20 personas, se ha investigado a dos más y efectuado una veintena de registros domiciliarios.

Entre los detenidos figura un policía local de Plasencia según la oficina de comunicación de la Guardia Civil en Cáceres.

Ese cuerpo ha informado que en la denominada operación "Aqueronte" ha conseguido asestar un duro golpe a un clan familiar asentado en la ciudad cacereña, cuya actividad principal era el tráfico de drogas, y a los que se les imputa además pertenencia a organización criminal, tenencia ilícita de armas, blanqueo de capitales y falsificación de documentos.

Tras las primeras pesquisas, se detectó la existencia de una organización "criminal" asentada en el barrio Gabriel y Galán de Plasencia, que traficaba con drogas, principalmente cocaína, en las provincias de Cáceres, Badajoz y las ciudades de Plasencia, Mérida, Talavera de la Reina y Salamanca.

En la investigación se pudo comprobar que la organización estaba formada por al menos 40 miembros de un numeroso grupo familiar conocido según la Guardia Civil como el "clan de los Hilarios", a la que estaban vinculadas otras 122 personas, que desempeñaban cometidos de información, distribución y otras labores de apoyo.

Entre ellos, destaca la figura de testaferros para blanquear el beneficio que les reporta esta actividad delictiva.

Al por mayor

En cuanto al tráfico de drogas la organización contactaba con su proveedor para comprar cocaína procedente de países sudamericanos, con un elevado porcentaje de pureza, y que era trasladada oculta en vehículos de doble fondo. Después los miembros de la organización, procedían al "corte" para obtener mayor cantidad, abaratar su precio y acaparar el mercado, obteniendo así un mayor beneficio.

Posteriormente, escalones inferiores de la organización se encargaban de vender la cocaína cortada a clientes importantes, que adquirían cantidades entre los 500 y 1.000 gramos, y que, a su vez, traficaban con ésta en sus lugares de residencia en las provincias de Cáceres, Badajoz, Toledo y Salamanca.

Blanqueo del dinero

Respecto al blanqueo de capitales por los beneficios de esta actividad delictiva, una parte se repartía entre los miembros de la organización, otra quedaba como fondo de reserva para afrontar imprevistos como falta de abastecimiento de drogas, o para el pago de abogados en el caso de un actuación policial.

Estos beneficios solían emplearse en la compra de inmuebles a través de testaferros, algunos de los cuales tienen un precio que rondan los 500.000 euros. Ciertas propiedades eran vendidas dos y tres veces a otros miembros de la organización, con lo que conseguían blanquear grandes cantidades de dinero.

Según el cuerpo armado, otra parte del beneficio podría haber sido introducido en un círculo de cuentas corrientes, en diferentes entidades, y hacer importantes transferencias de unas a otras, hasta que el dinero aparentaba ser de procedencia legal.

Durante los registros llamó la atención a los policías que, pese a que muchos de los detenidos vivían en viviendas sociales pagando alquileres de 36 euros mensuales, algunas de ellas estaban decoradas lujosamente con muebles y enseres de gran valor; y que nunca compraban vehículos de alta gama, para evitar llamar la atención. Los que adquirían eran de gama media pero en sus versiones más altas.

droga plasencia



Finalmente, el pasado 16 de octubre se desarrolló el operativo para desarticular la organización, formado por 260 personas, entre agentes de la Guardia Civil, 75 de ellos de unidades de élite procedentes de Madrid, y secretarios judiciales. También intervino un helicóptero y un furgón de traslado de los detenidos.

En total se llevaron a cabo 24 registros domiciliarios: 12 en la barrida de Gabriel y Galán y dos en el barrio de San Lázaro de Plasencia; siete en Malpartida de Plasencia; dos en Cáceres y uno en Talavera de la Reina.

La Guardia Civil detuvo a 20 personas e imputó a otras dos, de las cuales seis ingresaron en prisión. La mayoría de los detenidos ya lo han sido en otras ocasiones por delitos relacionados con el tráfico de drogas, incluso alguno ha cumplido penas de prisión.

El policía municipal

Además en días posteriores se registró el domicilio de un policía local, vinculado a la organización desarticulada y al que se detuvo como presunto autor de los delitos de pertenencia a organización criminal, revelación de secretos y cohecho.

En la operación los agentes se han aprehendido de algo más de 25.000 dosis de cocaína con una pureza cercana al 90 % y cerca de dos kilogramos de marihuana; y más de 20 armas (un fusil de asalto, pistolas detonadoras, escopetas...), algunas de ellas con un valor en el mercado superior a los 8.000 euros, y 5.000 cartuchos.

Igualmente, se han intervenido ocho vehículos y todos los útiles necesarios para la instalación de una plantación extensiva interior, "indoor", de marihuana, entre otros efectos.

La Guardia Civil da por cerrada y concluida la operación, y cree haber asestando un importante golpe al narcotráfico y a un clan que se puede considerar "uno de los más importantes de Extremadura" pues proveía a otros grupos dedicados al tráfico de drogas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha