eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Otra mentira más en la vieja política

El jueves se votó en Comisión la inclusión o exclusión de la cláusula maldita dentro del TTIP. Y una enorme amnesia recorrió la bancada socialista, de forma que votaron un compromiso que la incluye, aunque maquillada

38 Comentarios

- PUBLICIDAD -

A veces se dan situaciones por las que comprendo a la perfección el nivel de desprestigio que conlleva la actividad política y la palabra político. Algunos han conseguido convertirla en sinónimo de mentiroso, a veces hasta compulsivo, enfermizo.

Por supuesto la corrupción estructural es la principal causa de ello, pero no la única. Estamos hartos de sufrir los continuos incumplimientos de los programas electorales, de las promesas y compromisos varios, que los politicuchos (pues no merecen ser llamados políticos, aunque algunos lleguen a ministros y presidentes), lanzan en campaña a diestro y siniestro, para sufrir al poco tiempo una amnesia terrible que entierra en su honor aquellas promesas. Gente con un enorme cementerio en su boca.

Otras veces se da el caso contrario, esto es, cuando el político ejecuta y después pretende convencer a los demás de que no ha hecho lo que hizo. Y ésta semana estamos viviendo una de estas últimas situaciones.

El jueves tuvimos votación en la Comisión de Comercio Internacional del parlamento europeo. Votábamos una posición sobre el TTIP, el acuerdo comercial que está siendo negociado con total oscurantismo y nulo conocimiento por parte de la ciudadanía.

Uno de los puntos más peligrosos para nuestra democracia (sí, para toda ella en todas sus dimensiones, así de bruto es el tratado), es el ISDS o el mecanismo para resolver conflictos entre compañías extranjeras y los Estados en los que invierten. Según este mecanismo, una empresa puede demandar a un Estado si considera que cierta legislación perjudica a los beneficios que estaba esperando. Estas disputas las resolverá una corte privada de árbitros, que suelen pertenecer a los grandes lobbies legales, y que por supuesto cobran cantidades indecentes por cada caso. Si estos árbitros acaban fallando a favor de la empresa, el Estado tendrá que indemnizarla con el dinero que es de todos (eso significa dinero público aunque a muchos les cueste entender este concepto, o respetarlo).

La polémica cláusula ISDS, con toda lógica, es objeto de discusión y enfrentamiento entre los diferentes grupos parlamentarios. En el arco las posiciones han estado claras desde un principio. ¿En todos los grupos? No, en todos menos en los socialdemócratas, S&D, que han estado jugando con la ambigüedad hasta hace poco, cuando (¡por fin!) tomaron la decisión de rechazar el ISDS. Pensábamos que habíamos ganado una primera batalla contra el TTIP, eliminando uno de sus contenidos más letales para la soberanía, la igualdad y la justicia.

Como decía al principio, el jueves se votó en Comisión, entre otras, la inclusión o exclusión de la cláusula maldita dentro del TTIP. Y una enorme amnesia recorrió la bancada socialista, de forma que votaron un compromiso que la incluye, aunque maquillada.

Como decía al principio, después de la votación, el Partido Socialista nos quiere convencer de que ocurrió lo contrario. Llegan a decir en sus redes sociales y en los medios, que gracias a ellos el ISDS quedará fuera del TTIP.

Y yo digo basta. Basta porque con el TTIP no se juega. Basta porque este tratado no se está tomando, ni siquiera por parte de los partidos que lo defienden, con la seriedad con la que deberíamos. El TTIP puede acabar cambiando nuestras vidas, en todos los ámbitos y en todos los lugares, hasta unos límites que nadie conoce ni puede conocer, por muchos estudios de impacto o proyecciones que se realicen.

El PSOE miente. Miente con la boca llena. Miente y vuelve a mentir, porque decir que ellos han sacado el ISDS del tratado es simplemente decir una gran mentira.

El compromiso que respaldaron, junto con el PP, liberales y conservadores, dice claramente que el mecanismo de arbitraje será construido a partir del nuevo marco presentado por la Comisaria Malmström. Esta presentó el 7 de mayo una 'nueva' propuesta de ISDS, obligada por la enorme presión social y por los resultados de una consulta pública que dejó clara la enorme oposición (97%) a dicho mecanismo. Pero lo que hizo fue maquillarlo. Colorete por aquí, carmín por allá, y listo. Pintamos de transparencia el proceso, incluimos un código ético para los árbitros (¿y un diccionario para que conozcan ese concepto?), y lo mejor de todo, el brindis al sol más grande de los que he visto en un año en el Parlamento Europeo: la futura creación de un tribunal internacional independiente para la solución de los conflictos empresa-Estado.
EEUU tardó un día en decir que por ahí no pasaban, que de eso nada, ni hablar del peluquín. Era de esperar. Pero eso merece un análisis más profundo y no es a donde quiero llegar hoy.

TTIP- Euroblog



El grupo socialista europeo votó a favor del compromiso que incluye ambas propuestas: Malmström (ISDS 'tuneado') y tribunal internacional (que nace muerto). Pero se les llena la boca, y llenan las redes diciendo que son los salvadores de la democracia.

TTIP (II) - Euroblog



Había otro compromiso, respaldado por los verdes, la izquierda europea y 5 Stelle que, de forma explícita y sin ningún tipo de ambigüedad, exigía la exclusión del ISDS. Sin paliativos, sin duda ninguna y con toda la firmeza. Los socialistas no dieron la oportunidad de llegar a votar este compromiso, pues al apoyar la primera y alcanzar la mayoría gracias a sus votos, consiguieron que las demás decayeran.

TTIP (III) - Euroblog

TTIP (III) - Euroblog



Si los socialistas no querían ISDS debieron haber votado este compromiso, el de los Verdes, el de la izquierda, el de la gente por encima de los beneficios de unos pocos. Si los socialistas fueran socialistas, habrían votado este compromiso.

Saben que han metido la pata, mucho, demasiado para un partido socialista que ha ido enterrando en mentiras toda su ideología socialista, y en políticas económicas toda la defensa del obrero. Seguirán intentando convencernos con su cansino mantra sobre el TTIP: hemos conseguido nuestra exigencia de eliminar el ISDS. No, no lo han hecho, sino todo lo contrario.

Además de faltar a la verdad, mentir compulsivamente, las acciones de muchos representantes socialistas en esta votación, supone una alta traición a los ciudadanos, a la gente y a los intereses de la mayoría.

Inventemos otra palabra para definir al que hace política, porque yo no quiero que me llamen como a ellos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha