eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La izquierda, Pablo Iglesias y el banner de Bankia

Política. Calle. Partidos. Participación. Crisis. #GluGluGlu.

El autor no está seguro de nada, pero percibe que cada vez se puede quedar menos al margen

23 Comentarios

- PUBLICIDAD -

El rito de cada domingo por la noche. Sofá y smartphone. Todos viendo y comentando en redes sociales los programas de reality/política de laSexta ( “esto ya se ha convertido como en ir a una de las manis de la semana”, me decía un amigo político de la izquierda)

Hace ya una semana pero la pregunta fue algo parecido a:

Ana Pastor: “Dígame algo que hayan hecho mal en el proceso de la Asamblea ciudadana y la formación de Podemos. Algo que ahora cambiaría”

Pablo Iglesias: “Yo ante esta pregunta siempre contesto lo mismo. Soy demasiado arrogante y tengo que aprender a ser más humilde." (<- PUNTO FINAL)

Y yo pienso, joder, Pablo, te he escuchado decir eso ya siete veces y no cuela, no. No lleváis bien las críticas y no me parece esta forma de bla bla bla… Pero después se me viene a la cabeza el famoso ‘banner de Bankia’ que de vez en cuando aparece en el medio que aloja este blog. Tal vez esté ahora mismo justo a la derecha de este texto que lees… Me explico:

Y es que por lo visto a Podemos (y a eldiario.es) le(s) pedimos algo ‘especial’.

Acabando con la historia del banner. Eldiario.es es un medio financiado por publicidad y por sus socios. Hace públicas sus cuentas y explica detalladamente su funcionamiento en ese sentido. Eso no evita que cada vez que aparezca en la web un banner de publicidad de una empresa que la comunidad entienda como ‘conflictiva’, lluevan las críticas en las redes de una forma especial, por cierto, sin tener en cuenta las informaciones y opinión que hay en este medio hacia esas mismas empresas como es el caso de Bankia, por ejemplo. Sin ir más lejos en este blog, donde llegamos a narrar una noche de fin de año pasado en una acampada ante una sede de Bankia en el centro de Madrid.

Este que os cuento es un fenómeno que, que yo sepa, no pasa en otros medios –y (salvo con-ta-das excepciones) todos tienen publicidad de Bankia– (por seguir con este ejemplo, uno de muchos) y es un fenómeno que realmente me llama la atención y se sigue repitiendo una y otra vez.

Acabando la analogía y volviendo a Podemos, me da la impresión de que me/nos pasa lo mismo que con eldiario.es. A los demás partidos les permitimos que se comporten como verdaderas estructuras opacas y cuasidictatoriales, escasas posibilidades de participación, con representantes que no contestan a una pregunta directa de un periodista desde 1982, pero en el caso de Podemos o sus dirigentes saltamos a la mínima. Y con una especial virulencia.

Y tal vez esté bien así, no lo sé. Ahora estamos en medio del ‘affaire Errejón’, magnificado por los medios de comunicación que parece que se han conjurado en una suerte de gran campaña multisectorial para el desprestigio y la práctica criminalización de la marca y sus integrantes. Días después seguimos con el “gran escándalo” de que Pablo Iglesias se echa atrás y decide no acudir a una entrevista

En un país en el que el Presidente del Gobierno corre -literalmente- por los pasillos del Congreso huyendo de periodistas y “comparece” regularmente a través de un plasma para no ya no responder preguntas, sino para no estar en el mismo espacio que los periodistas, resulta que el escándalo es este…

Impresionante. Hemos visto sobre la espantá de Pablo Iglesias un comunicado oficial de Mediaset, declaraciones de los principales políticos de otras fuerzas e incluso piezas sobre ello en informativos de televisión. Por no hablar de que en el programa en cuestión se pasaron una hora no-haciendo la no-entrevista. Brillante. Y ejemplos hay mil. No está bien, claro. Si has quedado en algo y se te complica la semana, pues te aguantas y vas, supongo.

Pero no, resulta que Pablo Iglesias ha decidido en este caso hacer exactamente lo mismo que los demás, y eso es muy grave y no se puede permitir.

Parece que en Podemos lo ven y lo tienen claro. Ven que pueden alcanzar importantes objetivos de Gobierno y van a por ello, aun cuando eso signifique funcionar con una estructura más vertical propia de un partido tradicional o incluso 'cortar de vez en cuando alguna esquina', como ya vimos en la asamblea fundacional del partido y sobre todo –y esto es lo que más me irrita– en contra de su permanente discurso público de transparencia, participación, 'la gente' y ejemplaridad. Y los partidos del #GluGluGlu (*) y todo su ‘entramado mediático/empresarial de la Constitución del 78’ también lo ven, y claro, van a por ellos. Con todo.

Yo creo en la honestidad de los promotores de Podemos. Creo que quieren un mejor país para todos nosotros. Es más, coincido con ellos en una parte importante de su visión de ese país y nuestra sociedad, pero es que yo soy 'muy de esquinas'. o lo intento, vaya. 

Y a pocos meses del ciclo electoral de 2015 donde nos atropellan ya las elecciones autonómicas y municipales, así estamos mucha gente progresista o de la izquierda o socialmente concienciada o como quiera que se llame eso: observando a Podemos. Frustrados con IU (especialmente la gente Madrid, ains…). Esperanzados con los Guanyem/Ganemos. Orbitando. Queriendo ganar. (Yo llevo casi 25 años votando feliz en la derrota pero ahora me está entrando una urgencia. Unos fuertes deseos de ganar... Sea 'ganar' lo que sea.) También estamos deseando que hablen entre ellos, que bajen las cabezas, egos y siglas y se forme una especie de Frente de Unidad Popular a la ibérica para empezar a cagarla justo el día después de comenzar a gobernar. Así por lo menos podríamos resetear la corrupción. Tal vez, y lamentablemente, “empezar a corromperse”, pero desde cero. Y ya irán aprendiendo o si no los echamos en 4 u 8 años… También estamos algunas de las personas que no hacemos política de partidos no pudiendo evitar participar en algunos procesos abiertos de los que proponen, pero siempre exigiéndoles más que a otros: tienen que ser mejores, ¿o no…?


A día de hoy, yo, que (creo que) sigo sin querer hacer política de partidos. Y me encuentro tan motivado para ello como desorientado.

No estoy seguro de nada, no.

Esa tensión entre ‘el ganar’ y ‘el –cómo– ganar’.

 

 

 

* #GluGluGlu Tomado del ‘Diccionario Fanetín del Español Constituyente’: dícese del partido político, medio de comunicación o estructura empresarial que lleva tranquilamente funcionando 30 años y a la que estas nuevas formas de participación, transparencia, horizontalidad y tal les parecen terribles. Sencillamente incomprensibles. “¿Si todo va bien, para qué tocar nada? ¿26% de paro, 52% de paro juvenil…? No hombre, no. La macroeconomía muestra que bla bla bla…”. Están dispuestos a seguir adelante como esos burros que llevan orejeras; sin mirar su realidad a los lados y prefiriendo aguantar lo que puedan y hundirse antes que hacer algún cambio, que claro, conllevaría una inevitable pérdida de privilegios.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha