eldiario.es

Menú

El Ayuntamiento de Madrid, tras aprobar Canalejas: "No hemos venido a parar las grandes operaciones urbanísticas"

"Nos hemos encontrado un proyecto con un agujero en una de las principales zonas de Madrid, y hemos llegado a una solución", ha explicado el delegado de Urbanismo, José Manuel Calvo

La "solución", tras el acuerdo entre el Ayuntamiento, el Grupo Villar Mir, la Comunidad y los arquitectos, pasa por "reducir el volumen" del proyecto

Ninguna de las partes tiene constancia oficial del auto judicial de paralización de las obras, publicado por El Español, y dictado este lunes

- PUBLICIDAD -
La plaza Canalejas según el proyecto de Villar Mir

La manzana de Canalejas, según el proyecto de Villar Mir

Habrá operación Canalejas: un hotel de lujo Four Seasons, viviendas excusivas y un centro comercial a un suspiro de la puerta del Sol. "En contra de lo que se ha venido repitiendo con respecto de Ahora Madrid, este paso que damos hoy es una prueba de que no venimos a parar las grandes operaciones", ha zanjado el delegado de Urbanismo este martes, José Manuel Calvo.

El arquitecto Carlos Lamela, del estudio Lamela, ha asegurado que se trata "de un conjunto de 47.000 metros cuadrados, 205 habitaciones de hotel, una galería comercial de 15.000 metros cuadrados, estacionamiento de 400 automóviles y 20 viviendas vinculadas al hotel, que se han reducido por los ajustes en las últimas semanas para suavizar el paquete de cubiertas y sus visuales tengan una amabilidad con el resto del entorno. El proyecto está en fase de readaptación y es dificil saber la superficie que se pierde. Como la reordenación afecta fundamentalmente a las plantas superiores, afectan a las viviendas del hotel: algunas habitaciones y pasan de 30 a 22".

"Nos reservábamos la posibilidad de evaluar, supervisar las intervenciones de la ciudad, y aquí hemos conseguido una reducción del volumen [retranqueo de la parte superior de la fachada– y la superficie. Si hubiéramos estado en el Gobierno al inicio de la operación, habríamos planteado otras alternativas, pero nos hemos encontrado un proyecto con un agujero en una de las principales zonas de Madrid. Y teníamos  dos alternativas: no hacer nada o resolver la situación para que el entorno, la ciudad y la inversión salga ganando. Dada la situación que nos hemos encontrado, hemos llegado a una solución".

¿Y cuál es esa solución? "Se reduce el volumen de la operación –si bien no se ha concretado cuánto– y se elimina la antigua estación subterránea de autobuses por innecesario. Hemos optado, eso sí, por el soterramiento de carga y descarga, lo cual abarata el proyecto un 60%. Hemos sido capaces de desbloquear una operación en un trabajo colectivo con la Comunidad, empresa y arquitectos, y en pocos meses hemos llegado a una solución que satisface a todos".

"El edificio estaba en un estado de abandono total", ha explicado Lamela, "y la labor que se ha hecho de restauración y acomodo de investigación sobre el patrimonio ha sido extraordinaria. Asumimos el proyecto anterior, pero también entendemos que todo es opinable. Todos cometemos errores todos los días. Esta es una obra complejísima porque estamos intentando desmontar, demoler y preservar, que a veces es difícil de separar".

Ninguna de las partes ha afirmado tener constancia oficial del auto judicial de paralización de las obras, publicado por El Español, y dictado este lunes. "El Ayuntamiento cumple y hará cumplir la ley", ha explicado Calvo: "Ahora hemos cerrado una definición volumétrica y organizativa. Este proceso es independiente de la paralización de las obras por un auto judicial que no nos ha llegado. Son procesos independientes: acuerdo sobre el proyecto y las diligencias".

¿Y qué pasará con los autobuses? Allí hay 10 paradas de nueve líneas. "Se van a mantener los autobuses en superficie, pero la idea es que regulen [se estacionen] fuera de ese ámbito y puedan circular por él. Se plantea que circulen por el edificio de Apple, reivindicación de la EMT, con parada en Sol", ha explicado Calvo.

La directora general de Patrimonio de la Comunidad de Madrid, Paloma Sobrini, ha sido tajante: "El proyecto genera riqueza, vida y buen ambiente. Hemos trabajado en reducir el impacto visual de Canalejas, resultaba agresivo para un entorno protegido. Se ha reducido el volumen y el resultante es amable y queda integrado con el entorno. Se protegen los huecos, las cornisas, los materiales, donde empieza un edificio, donde acaba y donde empieza el siguiente Hay que ser consciente cuando se pasa de un edificio de otro por dentro. Gracias al esfuerzo de los arquitectos se ha conseguido un perfil más amable. La ciudad ha ganado".

En cuanto a las crujías, "se inició un expediente de la Comunidad de Madrid para ver si hay o no hay algún tipo de irregularidad si pudiera haber algún tipo de sanción. Cuando la fiscalía entró a pedir información, el expediente de la Comunidad queda a la espera. La crujía tiene muchas partes, tiene muchos elementos. Hay elementos que la empresa entiende que no formaba parte de la crujía y nosotros podemos entender lo contrario".

Francisco Meliá, del Grupo Villar Mir-OHL, ha explicado sus números "Se van a crear 5.000 empleos directos en el proyecto –obra y explotación–, además de los indirectos, la inversión del Grupo Villar Mir es de 500 millones de euros.... El proyecto va a dotar a Madrid de infraestructuras que estaban faltando, como nuevos hoteles de categoría 5 estrellas y de cierto tamaño, y va a contribuir a poner a Madrid en el mapa del mundo. El proyecto va a aportar en tasas e impuestos 40 millones de euros (plusvalías, IBI, tasas de ejecución)".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha