eldiario.es

Menú

Carmena reabrirá parcialmente a los coches el experimento peatonal de Galileo

El espacio ganado para el peatón se conservará, aunque se reabre al tráfico el carril que estaba limitado a emergencias o bicicletas

La asociación vecinal 'El Organillo' lleva recogidas unas 2.000 firmas pidiendo revertir la medida

- PUBLICIDAD -
El tramo peatonalizado de la calle Galileo

El tramo peatonalizado de la calle Galileo Fátima Caballero

El tramo peatonal de setenta metros de la calle Galileo dejará de estar cerrado a los coches. El Ayuntamiento de Madrid que dirige Manuela Carmena va a introducir durante este mes de agosto algunos cambios que revierten la restricción total al tráfico, planteado como una medida de prueba y provisional desde el pasado 12 de junio. El objetivo era devolver espacios al peatón en un distrito -el de Chamberí- necesitado de zonas verdes.

La presión vecinal ha sido clave en esta decisión, según confirman fuentes de la Junta de Distrito. La asociación 'El Organillo' lleva recogidas unas 2.000 firmas pidiendo que se acabe con la medida. La última en sumarse fue la presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, el pasado domingo durante su gira promocional en su verano sin vacaciones. Para la asociación vecinal, el corte de setenta metros solo crea caos en el tráfico.

El concejal distrito Centro-Chamberí de Ahora Madrid, José García Castaño, explicaba a eldiario.es hace ahora un mes que el periodo de un año de prueba planteado inicialmente no era fijo sino que estaba pensado para revertirse o "reorientarse" en cualquier momento. "Este mes introduciremos cambios que recogerán los planteamientos de los distintos vecinos", confirman fuentes del ayuntamiento.

Espacio peatonal y tráfico "a velocidad moderada"

El cambio principal pasa por que los coches podrán volver a circular por el carril que se había habilitado para bicicletas y vehículos de emergencia. A partir de este mes, sin fecha aún determinada, los coches podrán volver a pasar por el tramo de Galileo a "velocidad moderada", una modificación que estará indicada mediante señalética vertical. 

"Se mantendrá el espacio público ganado y se podrá pasar a baja velocidad", explican desde el consistorio. El espacio ganado corresponde principalmente a plazas de aparcamiento, que pese al cambio se quedarán los peatones. Actualmente hay bancos y mesas que los vecinos utilizan con frecuencia. Según explican los vecinos, el tramo para bicicletas era utilizado por algunos coches que se saltaban la prohibición. Aún así reconocían que se había ganado un espacio "sin ruido" y "tranquilo". 

La medida se enmarca dentro del denominado urbanismo táctico, actuaciones para limitar el impacto del tráfico en las ciudades, a las que se están sumando ciudades de todo el mundo. En Madrid, mientras los vehículos privados realizan el 29% de los desplazamientos, tienen reservado el 80% del espacio público. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha