eldiario.es

Menú

REGIÓN DE MURCIA

Museos en la noche

- PUBLICIDAD -

El Ayuntamiento de Murcia se une un año más a la celebración de la Noche Europea de los Museos. De esta forma, los museos municipales abren sus puertas con horarios y actividades extraordinarias para ofrecer a un público heterogéneo la riqueza cultural que generan.

Ciertamente, nuestro municipio dispone de una red de museos públicos de trayectoria más que respetable, cuyo currículum de actividades y publicaciones demuestra una indudable calidad.

Además del acto celebrativo, el evento sugiere una reflexión sobre este servicio municipal, con la intención de afianzar y sus capacidades.

Nos parece indispensable, en este sentido, reforzar la estructura organizativa de los museos municipales. Es preciso consolidar la capacidad de planificación de exposiciones y actividades del conjunto de museos mediante un plan de trabajo común que dibuje una línea cultural determinada.

Fruto de la trayectoria de trabajo y creaciones propias, algunos de nuestros museos necesitan crecer. No ampliar instalaciones: crecer. Nuestros museos generan actividades de distinto tipo. No solo exponen obras. También realizan investigaciones, preparan ediciones, difunden cultura a escolares, incluso “piensan” la ciudad. Toda esa actividad requiere, además de un presupuesto suficiente, una estructura organizativa concebida para dar relevancia a la gestión cultural y científica, no solo a la administrativa.

Sinceramente, y sin caer en la impostura, creo que estamos en un momento clave para establecer este cambio en la concepción de la política museística de nuestro municipio.

La relación de iniciativas culturales, educativas y científicas frustradas por esa precariedad daría para sentarse a pensar

De la estructura organizativa del servicio municipal de museos hay que incidir en la importancia de su personal. Y aquí viene la noche. La gestión del personal que abre cada día las puertas de nuestros museos sufre las consecuencias de esa política basada en eludir a los trabajadores y trabajadoras, en vez de asumirlos, procurar su profesionalización y compensarles por su dedicación de manera digna. Ningún trabajador debe vivir de la precariedad y en la precariedad laboral. Ningún servicio municipal debe mantener trabajadores en precario, pero el caso de quienes tienen a su cargo aspectos tan importantes como la historia, el arte o la memoria de nuestro municipio, aún menos.

Por el contrario, el personal de nuestros museos y salas de exposiciones sufre esta situación desde hace lustros. Contratos temporales prorrogados año tras año, salarios mínimos, categoría profesional ignorada en la nómina, asunción de responsabilidades más allá de su reconocimiento, plantillas ajustadas…

Las consecuencias no se plasman solo en las vidas (laborales y privadas) de los profesionales, sino que se proyectan en ese crecimiento antes aludido de los propios museos. La relación de iniciativas culturales, educativas y científicas frustradas por esa precariedad daría para sentarse a pensar.

En esta difícil situación, las trabajadoras del Museo Ramón Gaya están pasando por la noche más cerrada. El respeto al museo y la mayor consideración por la labor que desempeñan no pueden ocultar el drama personal de cada una de ellas ante una grave deficiencia en su contratación que, si bien heredada, esta Corporación debe resolver de forma inmediata y digna en el menor plazo posible.

Nacho Tornel es concejal de Cambiemos Murcia

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha