eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

Ayuntamiento pide a local en reforma en edificio siniestrado que aclare el "alcance real" de obras hechas

El Ayuntamiento de Santander ha abierto este jueves un expediente para "esclarecer" las causas del desplome de parte de la fachada del edificio de la calle del Sol siniestrado ayer y ha reclamado a los responsables de las obras de bar que estaba siendo reformado --a las que los vecinos achacan lo ocurrido, aún por confirmar-- que le trasladen por escrito "el alcance real de las obras que se han ejecutado, bien sea bajo la licencia o no".

- PUBLICIDAD -

"Para poder determinar las causas necesitamos saber qué obras han realizado dentro del local de hostelería", ha aseverado la alcaldesa de Santander, Gema Igual, quien ha explicado en una rueda de prensa que este jueves ella y el concejal de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda, César Díaz, se han reunido con representantes de la empresa Dos Imanes Producciones, que fue la que solicitó las licencias de obra y de Tainsa, responsable de la dirección de obra, según explicó anoche el edil.

CUANDO SE NOTIFICÓ AL LOCAL DE PARALIZACIÓN DE LA OBRA YA TENÍA LICENCIA

Díaz ha concretado en la rueda de prensa algunos de los datos que facilitó ayer sobre las obras y las licencias que se habían solicitado y otorgado para ejecutarlas.

En este sentido, ha señalado que el 30 de marzo se solicitó al Ayuntamiento por parte de los propietarios del local una licencia de obra menor para "llevar a cabo obra de extracción mediante medios manuales de revestimientos de madera en paramentos verticales y horizontales" y también para sacar "alicatados cerámicos".

Además, solicitaron en el permiso el poder revisar las instalaciones para valorar su idoneidad --el local iba a tener el mismo destino que había tenido: bar de copas--. Esta primera licencia de obra menor se concede el 7 de abril, una semana después de pedirse.

Posteriormente, el 26 de mayo se solicitó una segunda licencia de obra menor para efectuar unas catas en la fachada para comprobar si existían o no unos huecos originales que indicaba el proyecto del edificio.

En este sentido, se especificaba que estas pruebas eran unas labores previas a las de obra mayor que, según se adelantaba ya, se iba a solicitar. La segunda licencia de obra menor se concedió tres días después de la petición, el 29 de mayo.

Los propietarios de local solicitaron la obra de licencia mayor el 12 de junio pero diez días antes los vecinos registraron un escrito en el Ayuntamiento en el que mantenían que las obras que se estaban ejecutando en el local "no se correspondían" con las cubiertas por las licencias que se habían concedido (las dos de obra menor).

Díaz ha explicado que en dicho escrito los vecinos también "insinúan" que los trabajos que se estaban ejecutando afectaban a un muro de carga del edificio, con lo que se solicitaba una inspección para valorar si las obras debían paralizarse.

Diez días después del escrito de los vecinos al Ayuntamiento, los propietarios del local solicitaron la licencia de obra mayor, acompañada de un proyecto técnico, y en la que se exponía que las obras que se pretenden realizar son "del acondicionamiento interior del local" y, según el Servicio de Arquitectura, consistían en una partición interior, en labores de decoración, colocación de revestimientos y ejecución de todas las instalaciones.

Al igual que ayer, Díaz ha insistido en que la licencia de obra mayor no incluía la actuación en elementos estructurales.

A raíz del escrito de los vecinos del 2 de junio, técnicos municipales realizaron una inspección en el local, sobre la que se emitió un informe el día 15 --con la licencia de obra mayor en tramitación pero aún sin conceder-- en el que se señala que se están realizando obras de acondicionamiento en el interior y en el exterior de la fachada este consistentes en la recuperación de unos huecos originales que habían sido cubiertos.

En el momento en que se realizó la inspección, se "constató" que las obras que se estaban ejecutando excedían las de las dos licencias menores que habían sido concedidas, por lo que el 21 de junio se dicta una resolución de paralización de los trabajos.

La Policía acudió el 27 de junio a notificar esta orden de paralización de obras al local, pero éste presentó la licencia de obra mayor que se le había concedido cuatro días antes, el 23 de junio. Esto hizo que la orden de paralización se levantara el día 28, con lo que las obras procedieron.

De hecho, el 6 de julio, los vecinos entregan un nuevo escrito en el Ayuntamiento en el que, acompañado de un informe técnico que concluye que las obras están afectando a la estructura del edificio y que no se cuenta con una Dirección de obra adecuada para ello, con lo que insiste en que se paren los trabajos.

Este escrito se trasladó el 11 de julio al Servicio de Arquitectura del Ayuntamiento para que hiciera un informe "que no se llegó a emitir" antes de que se desplomara ayer la fachada pocas horas después del desalojo del edificio por la aparición de grietas.

Ayer, tras el desalojo, los vecinos registraron en el Ayuntamiento un tercer escrito.

Tras exponer la sucesión de solicitudes y concesiones de licencias y presentación de escritos, Díaz ha explicado que ahora se debe determinar si el local, además de realizar las obras de licencia mayor que había solicitado antes de que se les concediera el permiso, también ejecutó trabajos que rebasaban la propia licencia mayor al intervenir en elementos estructurales del edificio.

Díaz ha explicado que "no se sabe qué tipo de actuación han hecho" en los huecos originales o si se ha actuado en otros elementos estructurales.

De hecho, el informe que realizó ayer el jefe de Bomberos, que es arquitecto, entre el desalojo y el desplome del edificio, se señalaba que las patologías estructurales parecían confluir en un muro de carga de la fachada oeste, que es la trasera, que es la finalmente se cayó.

En este sentido, el concejal ha explicado que, a la vista de lo que se indicaba en dicho informe, "parece" que se podría haber producido un vaciado del solado original", algo que podría haber afectado y ser una posible causa del derrumbe, aunque esto no se ha confirmado.

Por todo ello, el Ayuntamiento ha pedido a los responsables de la obra que emitan un informe en el que expongan las actuaciones realizadas con o sin licencia.

El edil ha explicado que dado que la mayor parte del local no ha quedado afectado por el derrumbe se van a poder comprobar las obras realizadas una vez se haya desescombrado y entrado en el edificio.

Cuestionada por las explicaciones dadas hoy por los responsables de las obras, Igual no ha querido "entrar a valorar" en lo que "han dicho" sino "lo que escriban".

"Sobre todo lo que no queremos es confundir a los vecinos. Yo ahora no voy a decir lo que dice una parte, otra ni otra, sino voy a decir lo que escriba una parte, otra y otra. Porque me parece tan grave que alguien esté jugando con la casa de alguien que me parece mucho más responsable empezar un expediente, como hemos empezado, pedirles a todos que emitan sus informes y después resolver", ha dicho Igual.

"PARA LO QUE HA PASADO HAY UNA CAUSA Y TIENE QUE HABER CONSECUENCIA"

La alcaldesa ha añadido que "para lo que ha pasado hay una causa y tiene que haber una consecuencia". "Las causas tendremos que verlas bien y por escrito y las consecuencias jamás puede ser que un vecino se quede sin una vivienda. Eso lo tenemos clarísimo", ha aseverado.

Igual, que ayer ya garantizó que se iban a depurar responsabilidades, ha vuelto a asegurar que "las causas van a tener las consecuencias de las responsabilidades". "Es a lo que todos nos arriesgamos cuando hacemos una obra, cuando damos una vivienda y cuando tenemos una comunidad de propietarios", ha añadido la alcaldesa, quien sin embargo ha abogado por "ser prudentes" a la hora de determinar todo ello.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha