eldiario.es

Menú

Euskal Telebista subsiste en la cuerda floja

Ni el Gobierno anterior socialista ni el actual, del PNV, se han atrevido a acometer un plan de reducción de la sobredimensionada plantilla de casi 1.000 personas en la radiotelevisión pública vasca.

"En la plantilla fija no se toca nada. La fuerza del comité de empresa es bárbara", aseguran en el seno de la televisión.

ETB ha perdido 1,6 puntos de audiencia en lo que va de año.

- PUBLICIDAD -
La directora de EITB expresa su "rechazo activo" de la violencia de ETA

La directora de EITB, Maite Iturbe, en un acto.

Euskal Telebista también está en el momento peor de sus 30 años de historia. Los problemas radican en su sobredimensionada plantilla (656 en la televisión y 979 en todo el ente público EITB, que incluye la radio), algo admitido por los propios profesionales, la reducción de su presupuesto (de los 195 millones que tenía en 2007 ha pasado a 121) y la bajada de audiencia (1,6 puntos en lo que va de año hasta quedarse en el 9), lo que le sitúa por detrás de Telecinco y Antena 3. Su informativo nocturno, el Teleberri, ha perdido el liderazgo en tres de los últimos seis meses a favor de Telecinco.

Nadie se atreve a poner el cascabel: un plan de reducción de la plantilla, acorde con la crisis económica y del sector de la comunicación, que se ha  generalizado en todos los medios privados y en gran parte  de las televisiones públicas de España. El anterior gobierno del PSE manejó varios informes para optimizar los recursos. Uno de ellos, que fue filtrado desde la propia televisión, señalaba la necesidad inexorable de reducir la plantilla en al menos 150 personas, especialmente del desmesurado grupo de mandos intermedios, el cierre del centro de producción de Miramón en Donostia y la integración de Radio Vitoria en Radio Euskadi. Con estas medidas se hubiera paliado en parte la sangría de gasto corriente que lastra el futuro de EiTB. Un peso que se incrementó con creces en la ápoca del PNV en el Gobierno y que se agravó cuando la Inspección de Trabajo detectó decenas de contratos irregulares firmados en la época de la dirección del ahora presidente del PNV Andoni Ortuzar y el 'mandato' de Bingen Zupiria, actual director de Deia, diario afin al PNV . La inspección de Trabajo hizo que EITB tuviera que desembolsar una cantidad millonaria para legalizar contratos.

Pero la dura oposición del PNV -el portavoz en la Comisión de Control, Luke Uribe-Etxebarria, llegó a decir que el ente es "uno de los pilares de nuestro autogobierno" y que el PSE ponía en riesgo su futuro- y las eternas rencillas provinciales -Gipuzkoa y Álava se sentían discriminadas por esta medida- hicieron que la necesaria reestructuración se quedase en una cajón.

Con la vuelta a finales de 2012 de los peneuvistas al poder en Euskadi,  el problema no solo se ha mantenido sino que se ha recrudecido con el recrudecimiento de la crisis. La nueva directora Maite Iturbe empezó a recortar en Radio Vitoria con la salida de 10 periodistas y quiso prescindir de 27 empleados externos que realizan la página web, aunque al final se llegó un acuerdo bajando salarios y jornada que no supuso ningún despido. También ha metido la tijera en los cargos de confianza, los llamados gestores, que suponen casi el 10% de toda la plantilla de EITB con un coste anual total de 4,6 millones. El consejo de administración aprobó a finales de junio reducir los 98 altos cargos a 75, lo que supondría un ahorro en costes laborales de 800.000 euros.

"Hay periodistas que no hacen nada si su jefe no les manda y pueden estar todo el día de brazos cruzados", admiten en la propia televisión.


 “Pero en la plantilla fija no toca nada”, aseguran fuentes de la propia televisión. Como le sucedió al PSE, al PNV le atemoriza meter la tijera en el millar de la plantilla fija de la radiotelevisión pública vasca. En EITB se recuerda el gran conflicto que se suscitó hace dos años con la apertura de expedientes disciplinarios contra varios periodistas por no cumplir órdenes de sus superiores en la edición de noticias. Al final se tuvieron que retirar. “La fuerza del comité de empresa es bárbara y se temen encontrarse con una protesta bestial”, afirma un ex empleado. Fuentes de ETB reconocen abiertamente los casos de empleados que apenas trabajan –“hay periodistas que no hacen nada si su jefe no les manda y pueden estar todo el día de brazos cruzados”-, mientras que los magazines (los programas estrella junto a los informativos) son elaborados por subcontratas.

“Es un problema de fondo, de modelo. Han hecho una tele de 1.000 tíos, cuando Telecinco tiene 500, que solo hacen informativos y un par de debates. No llenan el resto de programación y claro ahora no hay dinero para encargar programas a productoras”, señala otro ex trabajador.

La nueva dirección ha eliminado horas de programación de Radio Vitoria y la  comparte con Radio Euskadi y la pasada semana Maite Iturbe señaló que "continuar como hasta ahora no es posible". Pero quienes conocen la casa señalan que “no tienen valor. Ni lo tuvo el Gobierno anterior ni el actual. Y dentro de unos años puede ser demasiado tarde”. La razón de ser del proyecto, ETB 1 (el canal en euskera para extender el uso de la lengua), no llega al  2% de audiencia con bastantes franjas de 0,0% “como la cerveza sin alcohol”, dicen en el sector, mientras que ETB 2 (que se unió a la 1 para captar más publicidad y audiencia) no puede competir con las privadas.

 El presupuesto para este año de la radiotelevisión pública vasca es de 121,7 millones, un 17% inferior a 2012 y un 38% si se compara con 2007 (el año anterior a la crisis), cuando disponía de 195,6 millones. Euskal Telebista se llevará casi todo el gasto, con casi 96,5 millones de euros. En todo el ente público hay 979 trabajadores que suponen 57 millones de euros anuales en gastos de personal, de los que 656 trabajan en ETB, con un coste de 36 millones de euros.


- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha