eldiario.es

Menú

Urkullu y Alonso cierran un acuerdo para los presupuestos vascos que el PP vende como dique contra el "populismo"

PNV y PSE-EE conceden al PP "exclusividad" frente a EH Bildu y Elkarrekin Podemos y el exministro reclama que ese pacto de los "partidos moderados" se extienda a España

- PUBLICIDAD -
Urkullu propone un pacto estatutario frente a la independencia de EH Bildu

Urkullu junto a Alfonso Alonso. EFE

El lehendakari, Iñigo Urkullu, telefoneó anoche al exministro y líder del PP vasco, Alfonso Alonso, para confirmarle que el PP es el socio presupuestario "exclusivo" del Gobierno de PNV y PSE-EE. A cambio de decidir sobre el destino de 25 millones (el 0,22% de un presupuesto total de 11.059 millones) y el "compromiso" de no subir la "presión fiscal a las clases medias", los 'populares' facilitarán la aprobación de las cuentas presentadas por el Ejecutivo de nacionalistas y socialistas. Alonso ha vendido el acuerdo como un dique frente al "populismo" y la "extrema izquierda", en la que ha encuadrado a Elkarrekin Podemos (Podemos, IU y Equo) y a EH Bildu (Sortu, EA, Aralar y Alternatiba) y ha añadido que también en España "hace falta una confluencia de los partidos moderados y de vocación institucional" para dar cauce a los presupuestos del Estado que se presentarán en las próximas semanas.

El secreto a voces del acuerdo entre el Gobierno vasco y el PP se ha fraguado tras dos rondas de reuniones lideradas por el consejero de Hacienda y exdiputado, Pedro Azpiazu, que mantiene una muy estrecha relación con Alonso tras la etapa de ambos en las Cortes Generales. Tras estos contactos, el consejero ha descartado un acuerdo con la izquierda. Sobre Elkarrekin Podemos, el Ejecutivo entiende "imposible" su idea de recargar con carácter urgente los impuestos por encima de las tres Diputaciones, que son las competentes de manera ordinaria, y "aumentar las ayudas sociales un 15%". Y sobre EH Bildu ha lamentado que los detalles de su oferta los hayan leído "en los medios de comunicación".

Azpiazu ha afirmado que el PP "desde un primer encuentro ha mostrado su disposición a colaborar" desde el "realismo". Formalmente, este "acuerdo marco" que todos los actores políticos daban por supuesto en Euskadi se ha adoptado en las últimas horas tras una reunión entre el consejero, el lehendakari y su equipo, unos contactos en los que ha estado informado en todo momento el PSE-EE, socio de Gobierno. Alonso ha confirmado que fue en la tarde-noche del martes cuando Azpiazu y el propio Urkullu le comunicaron que aceptaban sus condiciones.

El líder del PP, muy satisfecho al haber logrado que la última fuerza política de Euskadi goce ahora de influencia política en el Parlamento Vasco, ha indicado que el objetivo fundamental de su partido era procurarse una posición de "exclusividad" frente al "radicalismo" y recibir "garantías" de que no se abordaría una reforma fiscal en los términos que exige la izquierda. A partir de ahí, Alonso entiende que todavía hay que "trabajar" el detalle económico de las cuentas. "Es prematuro hablar de cifras concretas", ha despachado el 'popular' ante las preguntas de los periodistas.

El consejero Azpiazu, en cambio, sí ha avanzado que las partidas que podría mover el PP rondarán los 25 millones de euros. El PNV ya pactó con este partido las cuentas vascas de 2014 y en aquella ocasión se movilizaron 2,67 millones de euros. En un principio, las prioridades del PP son más ayudas a las familias o planes apoyo a los emprendedores. La formación, además, ha renunciado a exigir menos gasto en partidas 'identitarias' como las delegaciones de Euskadi en el extranjero, algo en lo que en años anteriores incidía.

La "mesa paralela"

Estas negociaciones han enfadado a EH Bildu y Elkarrekin Podemos. Las dos coaliciones de izquierdas han denunciado que la partida política se ha jugado en dos tableros y que existe una "mesa paralela" entre el PP y el PNV en Madrid para que los nacionalistas se sumen a la gobernabilidad de España.

Hoy tanto Azpiazu como Alonso han rechazado estas acusaciones y han asegurado que las negociaciones vascas son "independientes" de las abiertas en las Cortes Generales. El líder del PP, eso sí, ha manifestado que sería deseable que también en España los partidos con "vocación institucional", en referencia al PNV y a los socialistas, apoyen al Gobierno en busca de la "estabilidad" frente al "populismo".

En todo caso, el 'deshielo' entre el PP y el PNV es un hecho desde que se inició el segundo mandato de Mariano Rajoy, ya sin mayoría absoluta. El Gobierno relevó a su delegado en Euskadi, Carlos Urquijo, por un perfil más moderado como es el de Javier de Andrés, y también ha abierto cauces de entendimiento con diputados nacionalistas para modificar la Ley Mordaza o resolver el conflicto con los estibadores.

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha