eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Carlos Fabra no comparte "en absoluto" la línea de Alberto Fabra de quitar a los imputados de los cargos públicos

Lamenta la decisión de Bataller de dejar sus funciones en el PP y señala que es "la teoría del enfrentamiento entre Fabra versus Fabra"

- PUBLICIDAD -
Carlos Fabra no comparte "en absoluto" la línea de Alberto Fabra de quitar a los imputados de los cargos públicos

El expresidente de la Diputación y del PP de Castellón, Carlos Fabra, ha asegurado este jueves que dejó la presidencia de la promotora del aeropuerto de Castellón (Aerocas) porque quiso y ha señalado no compartir "en absoluto" la línea marcada por el presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra, respecto a quitar a los imputados de los cargos públicos.

Fabra ha realizado estas declaraciones durante una rueda de prensa que ha ofrecido en la Cámara de Comercio de Castellón, institución de la que es secretario general, al ser preguntado por cómo le hubiera gustado dejar la presidencia de Aerocas, cargo del que dimitió tras conocerse su auto de procesamiento en el 'caso Naranjax', en el que está acusado de presuntos delitos de prevaricación, cohecho y cuatro fraudes fiscales.

Así, ha explicado que dejó la presidencia de Aerocas porque quiso y "de acuerdo con la línea marcada por el presidente de la Generalitat valenciana, que no compartimos en absoluto, y así se lo manifesté aquí y antes del congreso de Sevilla, con la que discrepábamos y discrepamos profundamente". En esta línea, ha apuntado que "en vista de que tenía marcada una línea, lo lógico era que esa línea se respetara y puse mi cargo a su disposición".

Por otra parte, preguntado por su opinión sobre la imputación del alcalde de Castellón, Alfonso Bataller, en el 'caso Gürtel', Carlos Fabra ha declinado valorarla "porque desconozco absolutamente todo", aunque ha subrayado que conoce al primer edil desde que era un niño "muy bien" y a su familia.

"Sé de su forma de ser y de pensar y les garantizo que es incapaz de cometer una acción deshonesta", ha indicado el expresidente del PP, quien ha insistido en no hablar de lo que se refiere a la vida judicial y a la imputación del alcalde porque no las conoce. En cuanto a la decisión de Bataller de delegar temporalmente su responsabilidad como presidente local del PP, Fabra ha dicho que le parece bien "porque ha sido su decisión" y mal porque "no es lo que yo comparto". "Esa es la teoría del enfrentamiento entre Fabra versus Fabra", ha recalcado.

HABLARÁ DEL AEROPUERTO CUANDO LLEGUE EL MOMENTO

No obstante, Fabra ha señalado que le hubiera gustado dejar la presidencia de Aerocas con el aeropuerto funcionando, pero ha añadido tener "la conciencia muy tranquila de no ser el responsable de que ese aeropuerto no esté funcionando". Al respecto, ha advertido: "cuando llegue el momento, si llega, diré lo que tenga que decir acerca del aeropuerto, pero no me considero responsable de que no esté en funcionamiento".

Preguntado por si está decepcionado porque la oferta del grupo hispano-libio para comprar el aeropuerto no fructificase, el exdirigente del PP ha aclarado que ese nombre "es una calificación que han dado ustedes y algún miembro de la Generalitat valenciana".

Por contra, ha apuntado que él se refirió a personas que representaban a un grupo empresarial "con un proyecto de inversión que sigue hablando con el gobierno de la Generalitat Valenciana, diga lo que diga el gobierno de la Generalitat Valenciana, que sigue estado interesado en un proyecto importante para Castellón y en el que yo tengo plena confianza", y ha pedido que no le hagan hablar más "porque no quiero extralimitarme".

MOTIVO DE DEBATE

Interpelado sobre quién es el culpable de que el aeropuerto no funcione, Carlos Fabra ha manifestado que se trata de un debate en el que no va a entrar. "Yo tengo mis propias ideas que evidentemente no quiere decir que sean las únicas y, como esto sería motivo de un debate, estaría dispuesto a sentarme con la otras parte implicadas a debatir públicamente por qué el aeropuerto todavía no está en marcha", ha apuntado el expresidente de la Diputación, quien ha insistido en que "desde luego no ha sido por Aerocas ni por la gestión de su presidente".

Preguntado por si entonces la culpable es la Generalitat valenciana, ha dicho: "interpreten lo que quieran, pero anteayer estuve reunido con esos señores -del grupo hispano-libio- por otros motivos distintos en la Camára de Comercio, es decir, con una empresa que, a través de los servicios de inteligencia de la Cámara, quieren vender en África sus productos, y fueron unos interlocutores extraordinarios", con los que ha destacado que sigue teniendo una "magnífica relación" y está "al cabo de la calle de todas la negociaciones que vienen manteniendo --sobre el aeropuerto-- pero lo hacen por afecto y por respeto a mi persona".

En este sentido, ha pedido que no le pregunten por el tema y ha instado a preguntarlo al presidente de Aerocas, José Císcar, "pues yo no tengo nada que ver con Aerocas. Soy secretario general de la Cámara y jefe de mi casa".

APOYO MAYORITARIO

Por otro lado, preguntado de qué está más orgulloso en su trayectoria política, ha respondido que "de haber conseguido el apoyo mayoritario de los ciudadanos, y cada vez más, a pesar del fustigamiento permanente del que he sido objeto por parte de la izquierda más o menos radical y desde muchos medios de comunicación" que, según ha añadido, han querido ponerle como el "ejemplo de la maldad y la corrupción".

A pesar de esto, ha subrayado que los ciudadanos de Castellón, "ajenos a este debate, me han seguido dando la mayoría absoluta cada vez con más votos", y ha recordado que en últimas elecciones que dirigió como presidente del partido "faltó punto y medio para doblar al siguiente competidor, el PSOE, aunque esto no tiene mucho mérito, especialmente en Castellón y en la Comunidad Valenciana". "Vivo esto desde fuera, no estoy para nada en política, y me preocupa España, mi provincia y lo sigo con atención y con preocupación", ha añadido.

PAPEL DE LAS DIPUTACIONES

Finalmente, interpelado por el debate sobre la existencia de las diputaciones, considera que estas entidades son un "elemento esencial en las provincias, el más esencial, mucho más que los gobiernos autonómicos", y cree que es el "escalón perfecto" de conexión entre el Gobierno y los ayuntamientos.

Carlos Fabra ha precisado que esto no quiere decir "que sea contrario a la autonomía, simplemente digo que es la conexión perfecta entre el Gobierno y los ayuntamientos, que además puede ser la conexión perfecta entre el Gobierno valenciano y los ayuntamientos".

En esta línea, ha apuntado que "si realmente tanto el Gobierno valenciano como el de España tomaran en consideración la importancia que tienen y deben tener las diputaciones, habría muchas cargas y cargos intermedios que se solaparían".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha