eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Desmontada la teoría de la conspiración de las testigos del 11M que promocionó El Mundo

El principal condenado por los atentados presentó una querella por supuesto falso testimonio contra las dos testigos clave en la investigación, a raíz de una información publicada por ese periódico

La declaración judicial del cónsul rumano desmiente la teoría de El Mundo de que las testigos urdieron una trama para beneficiarse de las ayudas para las víctimas del terrorismo

25 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Jamal Zougam, el condenado por los atentados del 11-M durante el juicio en la Audiencia Nacional / GTres

Jamal Zougam, el condenado por los atentados del 11M, durante el juicio en la Audiencia Nacional. / GTres

El proceso judicial abierto por el principal condenado por los atentados del 11M, Jamal Zougam, contra las dos testigos protegidas, cuyo testimonio fue crucial para condenarle, está desmontando la teoría de la conspiración elaborada por el periódico El Mundo.

Zougam presentó una querella por supuesto falso testimonio contra las testigos C-65 y J-70 basándose en una información firmada por Casimiro García-Abadillo en la que insinuaba que estas dos personas de origen rumano habían identificado al autor de los crímenes después de que se les denegara el estatus de víctimas de terrorismo y que les hubieran denegado la nacionalidad española con el objetivo de conseguir estos beneficios.

Uno de los argumentos en los que el sustituto de Pedro J. Ramírez al frente de la dirección del diario basaba su argumentación contra las dos testigos clave en la investigación del 11M era el hecho de que una de ellas, C-65, se reunió con el cónsul de Rumanía, junto a una compatriota con la que viajaba el día del sangriento atentado. Según El Mundo, se trataba "de una mujer que no es la testigo J-70". Sin embargo, la declaración judicial del cónsul rumano, Nicu Stan, desmiente categóricamente esa afirmación.

"He constatado que J-70 era la persona con la que C-65 se presentó al Consulado en la primavera de 2004", asegura Stan después de explicar que puede confirmar ese hecho a partir de "haber conocido los datos de identificación de la testigo, puestos a disposición por el Juzgado". "En base a ellos, de haber conocido la fotografía"–explica el cónsul–, estoy en condición de confirmar que C-65 acudió al Consulado acompañada de la persona identificada con el indicativo J-70".

Tanto la querella de Zougam como las informaciones del periódico que dirigía entonces Pedro J. Ramírez insistieron en que esas dos testigos no reconocieron hasta mucho tiempo después de los atentados haber viajado juntas ni tener sospechas de quién podía ser el terrorista. Este es otro extremo que desmonta el testimonio del cónsul, que asegura que en la reunión, que tuvo lugar dos o tres semanas después del 11M, la testigo C-65 ya relató que había presenciado "un incidente entre un español y un joven, con rasgos árabes, que llevaba una mochila, de quien ella sospechaba que era terrorista".

La teoría de la conspiración insistió en que los testimonios de las testigos, que fueron la "principal prueba de cargo" contra Zougam, perseguían urdir una trama para lograr beneficiarse de las ayudas estatales por ser víctimas de terrorismo. "Sólo después de que a esa segunda persona se le negase el dinero, porque no aportaba ninguna prueba de ser víctima del 11M, ambas dijeron que viajaban juntas, que habían visto a un terrorista en el tren y señalaron, en un reconocimiento fotográfico que hicieron por separado, a Zougam. De esa segunda mujer nunca más se supo, pues su testimonio no trascendió al sumario", aseguraba El Mundo.

La investigación judicial abierta como consecuencia de la querella presentada por el terrorista demuestra ahora que la acompañante sí figuraba en el sumario porque era J-70 y que habían señalado tan sólo unos días después del atentado que iban juntas y que tenían una idea de quién podía ser la persona que colocó la bomba en su tren.

El periódico El Mundo también puso en cuestión que el marido de C-65 y su cuñado fueran en uno de los trenes atacados: "El marido de C-65 fue aceptado como víctima de otro tren, con dos particularidades: no sufrió heridas graves, pese a viajar en el vagón más afectado –hasta el punto de que fue el que mayor número de muertos registró en Atocha–, pero sobre todo declaró que viajaba con su cuñado (el hermano de la testigo), quien fue descartado como víctima por los forenses y a quien el juez propuso imputar por delito de simulación", afirmaba una crónica de diciembre de 2011, que acto seguido informaba de que fueron contratados por un empresario que tenía una "relación estrechísima con altos mandos de la policía".

Este vídeo, procedente de las cámaras de la estación de Atocha el fatídico 11 de marzo de 2004, demuestra que el esposo de esta testigo protegida y su hermano consiguieron escapar tras el estallido de la bomba. A partir del segundo 28, en la parte izquierda de la pantalla aparece el marido de C-65 y, milésimas después, quien aparece a la derecha es su cuñado.

Fuentes jurídicas consultadas por eldiario.es señalan que las diligencias practicadas en la investigación del supuesto falso testimonio de estas dos testigos fundamentales en el esclarecimiento de los atentados del 11M son un "golpe en la boca" y muestran que las acusaciones estaban fundamentadas en "documentos parciales". "Todos los datos que presentan en la querella no hacen el delito de falso testimonio. Todo está desmontado", concluyen esas fuentes.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha