eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Familia de una víctima del Madrid Arena: "Katia ha estado desvalida por la Fiscalía"

- PUBLICIDAD -

La acusación que ejerce la familia de Katia Esteban, una de las víctimas del Madrid Arena, ha acusado hoy a la Fiscalía de haber dejado "desvalida" a la joven durante el juicio, pues en ningún momento ha acusado a Simón Viñals -jefe médico del evento- por su fallecimiento.

En la tercera sesión de los informes finales del juicio por la tragedia del Madrid Arena que se celebra en la Audiencia de Madrid, la abogada Nayra Cordero ha subrayado que, a su parecer, los fiscales no han ejercido correctamente su función de representantes públicos, al menos en lo que respecta a Katia.

La letrada ha manifestado su disconformidad con las conclusiones definitivas de la Fiscalía, que establecen -a partir del informe de asistencia sanitaria del Samur- que Katia estaba "en asistolia en todo momento", es decir, sin actividad cardiaca alguna.

Sin embargo, Cordero ha afirmado con rotundidad que Katia no estaba muerta cuando llegó a la enfermería del recinto y que no se puede saber si estuvo sin actividad cardíaca antes de que llegase el Samur, una conclusión que atribuye al Ministerio Público.

Por ello, la abogada ha manifestado "su absoluta sorpresa ante la actitud mantenida por el Ministerio Fiscal" y ha recalcado: "Katia no solo estuvo desvalida en la enfermería sino que también lo ha estado en este juicio por parte de la Fiscalía".

En su informe final, la fiscal redujo la petición de pena a los doctores encargados del equipo médico de la fiesta, Simón y Carlos Viñals, de dos años y medio a uno y medio al imputarles solo un homicidio por imprudencia grave a cada uno y no tres, como hacía anteriormente en su informe de acusación provisional.

La abogada ha resaltado que Katia, que tenía 18 años cuando falleció, no estaba muerta al llegar a la enfermería pero sí estuvo desatendida por los médicos hasta que llegó el Samur, pues "ninguno de los dos doctores la hicieron una maniobra de reanimación".

De hecho, según recoge el Ministerio Público en su informe final, fueron un vigilante de Seguriber, Cristian Fraile, y un técnico sanitario contratado por Simón Viñals, Rodrigo Morales, quienes atendieron a Katia antes de que llegase el Samur.

También ha establecido que "en la mal denominada enfermería no existían ni medios materiales ni humanos suficientes y los médicos mantuvieron una actitud pasiva impropia de lo que se esperaba de ellos".

Por otra parte, la letrada también ha achacado al promotor del evento, Miguel Ángel Flores, un "desprecio total por la seguridad del evento" y le ha acusado de poner a la venta un número de entradas muy superior al aforo permitido "por un ánimo de lucro desmedido".

Cordero también ha querido resaltar que durante los cuatro meses que lleva celebrándose el juicio todos los culpables han querido desentenderse de su responsabilidad en la muerte de cinco jóvenes de entre 17 y 20 años tras la avalancha mortal que se produjo en la fiesta de Halloween de 2012.

Y ha apostillado: "¿Cómo voy a ser culpable de un homicidio imprudente por abrir un portón, vender más entradas o poner una valla? Eso es lo que han querido expresar los acusados".

Sin embargo, para la letrada, "ha quedado claro que todos y cada uno de los procesados deben ser condenados" por comisión u omisión y les ha acusado de que, independientemente de saber o no el aforo permitido, ninguno actuó frente a las diversas avalanchas que se sucedieron en la fiesta.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha