eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Groenlandia afronta elecciones con crisis económica y pronóstico incierto

- PUBLICIDAD -
Groenlandia afronta elecciones con crisis económica y pronóstico incierto

Groenlandia afronta elecciones con crisis económica y pronóstico incierto

Groenlandia, territorio autónomo de Dinamarca, celebra hoy elecciones anticipadas marcadas por los escándalos de corrupción previos, la crisis económica y un pronóstico incierto sobre los resultados y los pactos posteriores.

Los comicios llegan mes y medio después de que se hiciera público que la presidenta autonómica, la socialdemócrata Aleqa Hammond, usó algo más de 14.200 euros de las arcas públicas para viajes de avión privados y gastos de hotel de su familia.

Días después la coalición de gobierno entre su partido, el Siumut, y el liberal Atassut estalló entre dimisiones de ministros, lo que no dejó otra salida que convocar elecciones anticipadas.

Los escándalos y la crisis han dominado la campaña electoral, mientras que el debate independentista ha quedado relegado a segundo plano tras comprobarse las dificultades de una autonomía económica, aunque la mayoría de los partidos y de la población continúan siendo partidarios de la separación de Dinamarca.

El Siumut, que sólo ha dejado de gobernar una legislatura desde la entrada en vigor de la autonomía en 1979, aparece segundo en los sondeos.

En primer lugar se sitúa el izquierdista Inuit Ataqatigiit (IA), que tuvo el poder entre 2009 y 2013 y llega con siete puntos de ventaja, aunque muy lejos de la mayoría absoluta.

El partido Naleraq, nueva formación creada por el ex presidente socialdemócrata Hans Enoksen, parece llamado a ser la sensación y tener un rol determinante en la formación de gobierno, pero, aunque lo más lógico sería que apoyara a IA, no ha desvelado sus planes.

IA es además el único partido que respalda claramente un referendo sobre la ley que derogó hace un año la prohibición de extraer uranio y otros materiales radiactivos, que se suponía que iba a relanzar los proyectos mineros de tierras raras.

Esa posición, a priori, podría complicar aún más el panorama postelectoral.

La aprobación en 2008, con un apoyo popular del 75 %, de un nuevo Estatuto de Autonomía que incluye el derecho a la autodeterminación hizo que el independentismo fuera un tema central en las anteriores campañas, pero no ha sido el caso en esta.

Los proyectos petrolíferos y mineros que debían sustentar el futuro Estado no han fructificado y las expectativas se han rebajado después de que una comisión de expertos daneses y groenlandeses concluyera que la independencia no es viable a medio plazo.

El informe de los expertos admitía el gran potencial de recursos del subsuelo, pero apuntaba a factores negativos como la inseguridad en los precios de las materias primas y las dificultades de extracción y de transporte en un territorio con déficit de infraestructuras y de mano de obra y duras condiciones climáticas.

La economía groenlandesa, que depende de la pesca y de la subvención anual de Copenhague (unos 482 millones de euros, casi un tercio de los ingresos totales), se ha contraído en los dos últimos años, con retrocesos del 0,3 y del 1,9 % en el producto interior bruto (PIB), y el balance provisional de 2014 apunta a un déficit millonario.

De ahí que la discusión haya girado sobre cómo consolidar el desarrollo económico de esta isla de más de 2 millones de kilómetros cuadrados, el 80 % cubiertos por el hielo, y 56.000 habitantes, aunque sin abandonar el sueño independentista.

"Hay un reconocimiento implícito en todos los partidos de que Groenlandia debería ser algún día un Estado independiente", dijo en un encuentro reciente con prensa extranjera Ulrik Pram Gad, experto en relaciones groenlandesas-danesas de la Universidad de Copenhague.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha