eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La sombra de Montesinos vuelve a planear sobre la política peruana

- PUBLICIDAD -
La sombra de Montesinos vuelve a planear sobre la política peruana

La sombra de Montesinos vuelve a planear sobre la política peruana

La sombra de la red de corrupción montada en los años noventa por el exasesor Vladimiro Montesinos ha vuelto a aparecer en Perú, tras descubrirse que uno de sus "hombres clave" recibía protección policial, lo que ha llevado a la renuncia del ministro del Interior y del principal asesor en temas de seguridad del presidente Ollanta Humala.

La revelación, hecha el miércoles por un canal de televisión, ha producido un terremoto en la Policía Nacional, donde fueron destituidos seis importantes oficiales, y ha salpicado al Gobierno de Humala, ya que políticos opositores han insinuado que mantiene vínculos con la red montesinista.

El canal Willax demostró que el empresario Óscar López Meneses, condenado a cuatro años de prisión suspendida (sin ingresar a la cárcel) por sus vínculos con Montesinos, tenía una fuerte protección policial en la puerta de su casa

López Meneses ha sido considerado un hombre clave en las operaciones de espionaje y la red de corrupción que impulsó Montesinos durante el régimen de Alberto Fujimori (1990-2000), que llevaron al exasesor a ser condenado a 25 años de prisión.

Ambos medios también mostraron que el empresario había sido invitado la semana pasada a una ceremonia oficial a la que también acudió el entonces ministro del Interior Wilfredo Pedraza, y dejaron entrever que podría tener un nexo con Adrian Villafuerte, hasta entonces asesor de Humala en asuntos de Seguridad y Defensa.

Tras conocerse la denuncia, Pedraza cesó de inmediato a tres generales, dos coroneles y un comandante de la Policía, entre ellos al jefe de la Región Policial Lima, general Luis Praeli; y al jefe de las Fuerzas Especiales de la Policía, general Sergio Monar.

Pedraza también anunció que había puesto su cargo a disposición de Humala, quien el viernes anuncio que había aceptado su renuncia.

En el caso se ha implicado, además, al presidente del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, Cesar Cueto, quien fue señalado por el exjefe de la Policía Nacional Raúl Salazar como el que pidió el año pasado la custodia para López Meneses.

Cueto salió al paso y negó haber hecho esa solicitud y tildó a Salazar de "mentiroso" y rechazó algunas peticiones que se hacían para que también sea removido del cargo.

En medio de estos enfrentamientos, Humala también rechazó cualquier vinculación de su Gobierno con López Meneses y dijo que, si por el fuera, enviaría a prisión al empresario.

"Deslindamos con esa basura, con ese delincuente, no podemos aceptar que se quiera vincular a un gobierno que esta haciendo un esfuerzo por ser transparente", declaró el jefe de Estado.

El gobernante afirmó estar "sumamente preocupado por esta situación porque mella las prácticas de la Policía Nacional".

Tras las declaraciones de Humala, Adrián Villafuerte renunció el viernes al cargo, aunque el congresista oficialista Sergio Tejada declaró hoy que lo hizo para no perjudicar al Gobierno "con las afirmaciones falsas surgidas en torno a él".

Tejada consideró que la red de corrupción que montó Montesinos aún se mantiene vigente y rechazó las insinuaciones de que López Meneses tendría vínculos con Humala.

"Me parece que hay una red montesinista que ha querido dar una muestra de poder, que ha querido montar un psicosocial", señaló antes de asegurar que el caso ha producido un "fenómeno curioso", por el cual el fujimorismo trata de desmarcarse del montesinismo.

Enfatizó que "si hay alguien cercano a López Meneses es el fujimorismo" y dijo que incluso el empresario fue asesor de la bancada fujimorista.

Precisamente el expresidente Fujimori volvió hoy a ofrecer una entrevista telefónica a un medio de comunicación para quejarse de que es víctima de hostigamiento por parte de las autoridades y asegurar que el caso López Meneses es "una crisis gravísima".

Fujimori, sobre quien pesa una sanción por haber hecho declaraciones hace una semana por teléfono sin autorización, habló desde la prisión en la que cumple una condena a 25 años de cárcel por delitos de lesa humanidad y corrupción.

Tras las renuncias de Pedraza y Villafuerte el ambiente político y la opinión pública se mantienen a la expectativa de la designación del nuevo ministro del Interior, así como de las explicaciones que dará el nuevo presidente del Consejo de Ministros, César Villanueva.

El primer ministro, que asumió el cargo hace dos semanas, deberá presentar el lunes ante el Congreso las medidas y políticas que abordará durante su gestión, pero se da por descontado que el caso López Meneses también será parte central de su intervención.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha