eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El PSC "se lo juega todo" en las primarias abiertas de Barcelona

- PUBLICIDAD -
El PSC "se lo juega todo" en las primarias abiertas de Barcelona

El PSC "se lo juega todo" en las primarias abiertas de Barcelona

El PSC "se lo juega todo" en las primarias abiertas a la ciudadanía que celebrará el 29 de marzo, un proceso pionero en España y que llega en el peor momento del partido en Cataluña, sin apenas resortes de poder y agobiado por un entorno político y social que pone en jaque el liderazgo de Pere Navarro.

Los socialistas de toda España tiene ante sí un calendario de primarias abiertas que arrancarán el 9 de marzo los valencianos del PSPV para elegir a su candidato a la Generalitat y seguirá el PSC, antes de las primarias de noviembre del PSOE, para elegir el 29 de marzo su cartel como alcaldable de Barcelona, una ciudad que es el símbolo del socialismo catalán -el 'Cap i Casal'- y punto de partida para intentar recuperar el peso de tiempos pretéritos.

Dirigentes socialistas consultados por Efe creen que de la buena marcha del proceso de primarias de Barcelona, y de la participación que suscite, el partido se juega volver a conectar con la sociedad, "renacer" a partir de una ciudad que gobernó durante 30 años.

Las fuentes consultadas creen que recuperar el músculo en Barcelona y área metropolitana y la recuperación del PSOE deben ser la plataforma para que el socialismo catalán renazca de las cenizas.

El proceso de primarias abiertas en el PSC de Barcelona ya cuenta con seis precandidatos: Jaume Collboni, Jordi Martí, Laia Bonet, Rocío Martínez-Sampere, Carmen de Andrés y Manuel Fernández.

Los precandidatos deben recoger antes del 1 de marzo un mínimo de 1.000 avales y un máximo de 1.500 de barceloneses, así como el apoyo de entre 150 y 200 militantes o entre 18 y 25 consejeros de la federación barcelonesa.

La votación está prevista para el 29 de marzo y ganará quien obtenga mayoría absoluta o el 40% de los votos y supere por al menos 10 puntos al segundo. De lo contrario, una de las singularidades de este proceso comparado con otras primarias socialistas es que está prevista una segunda vuelta entre los dos candidatos más votados, que pasarían de nuevo por las urnas el 5 de abril.

Los barceloneses mayores de 16 años y los inmigrantes con más de dos años de residencia que deseen participar en las primarias del PSC deberán pagar un euro.

Cada candidato tiene un tope de gasto para su campaña de 50.000 euros, 10.000 de los cuales los pone de su bolsillo y el resto deberá recaudarlos de donativos -máximo de 500 euros por persona-, lo que les obligará a celebrar almuerzos o cenas de apoyo para recaudar fondos, al estilo americano.

Las fuentes consultadas auguran fusiones de candidatos antes de la campaña y que como máximo quedarán tres candidatos en liza. Los perfiles de los seis precandidatos son los siguientes:

JAUME COLLBONI (Barcelona, 1969): Deslumbró en los 80 en un programa de Mercedes Milà por su oratoria como líder estudiantil. Muchos le cuelgan el cartel de favorito por su buena relación con las bases y la dirección del partido, aunque marca distancias en las formas. Criado en el Baix Guinardó, Collboni se forjó en la UGT y tras ser asesor del grupo del PSC en el Parlament llegó a la dirección como portavoz. No esconde su condición de homosexual y prepara un acto de apoyo del sector gay de la ciudad. Quiere seguir los pasos de los alcaldes de París y Berlín. Está casado con un prestigioso productor de televisión.

JORDI MARTÍ (Barcelona, 1965): Forjado en el Instituto Municipal de Cultura, este licenciado en Ciencias de la Educación sustituyó a Jordi Hereu como portavoz del PSC en el Ayuntamiento. Dejó la dirección del PSC por desavenencias y está encuadrado en el sector más catalanista del partido, hasta tal punto que renunciará a las primarias si se expulsa a los díscolos. Lidera un grupo municipal que no levanta cabeza en los sondeos. Ha creado Movimient Barcelona, plataforma que reivindica el legado de Pasqual Maragall.

LAIA BONET (Valls, 1972): Único candidato joven que no ha nacido en Barcelona, aunque ahora milita en el barrio de Gràcia. Licenciada en Derecho, Bonet empezó a despuntar como asesora jurídica del PSC en la época del Estatut. Luego dio el salto con el president José Montilla, ocupando el cargo de secretaria del Govern. Distanciada de Pere Navarro, que no la incluyó en la lista autonómica, apoyó el 'Moviment Barcelona', para luego emprender el vuelo en solitario.

ROCIO MARTÍNEZ-SAMPERE (Barcelona, 1974): Licenciada en Económicas, trabajó como asesora en la fundación Rafael Campalans y despuntó colaborando en los discursos de Pasqual Maragall de la mano de Jaume Badia. En su currículum destaca un máster en la London School o Economics, que la llevó al Parlament como portavoz económica, que tuvo que dejar tras el fichaje de Maurici Lucena. Tiene buena relación con Collboni y muchos los ven en un tándem político-económico en el Ayuntamiento.

CARMEN ANDRÉS (Calanda, Teruel, 1964): Es concejal en el Ayuntamiento desde 2007 y lleva dos mandatos como regidora de Nou Barris, en donde asienta su influencia. Activista de izquierdas, pide que el partido sea más próximo. Podría fusionarse con algún otro candidato para asegurarse su continuidad en la lista.

MANEL FERNÁNDEZ (Arenas del Rey, Granada, 1954): Es el político amateur. Llegó a Barcelona de pequeño y es del distrito de Sant Martí. Médico de profesión, hace sólo cuatro años que se afilió al PSC y se presenta como renovador. Es el más próximo a los postulados del PSOE.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha