eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Pedro Sánchez fulmina a Tomás Gómez pese a la tregua que se habían impuesto tras sus viejas rencillas

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha decidido apartar de la dirección del PSM a Tomás Gómez, a quien le une una vieja enemistad política que vivía una tregua desde las primarias del año pasado que llevaron a Sánchez a liderar el partido.

- PUBLICIDAD -
Pedro Sánchez fulmina a Tomás Gómez pese a la tregua que se habían impuesto tras sus viejas rencillas

Las conocidas rencillas entre los dos madrileños llevaron a la sorpresa de muchos cuando Gómez garantizó su apoyo a Sánchez en la carrera por la Secretaría General del PSOE. Lo hizo, eso sí, una vez la presidenta de la Junta, Susana Díaz, se descartó, pero su respaldo fue público y sonoro.

De este modo se imponía la paz en una batalla que data de las primarias del PSM en octubre de 2010, en las que Gómez ganó a Trinidad Jiménez, que contaba con el apoyo de Ferraz, entonces bajo los mandos de José Luis Rodríguez Zapatero.

BRONCA POR LAS LISTAS

Sánchez formó parte del equipo de la candidatura de Trinidad Jiménez y esta implicación estuvo a punto de costarle su entrada en el Congreso de los Diputados un año después.

La presencia del ahora líder del PSOE en las listas del PSM a la Cámara Baja en las elecciones generales de 2011 fue motivo de trifulca entre Callao y Ferraz, que negociaron sobre el puesto concreto de Sánchez. Finalmente, no consiguió escaño y sólo entró en el Congreso después de la marcha de Cristina Narbona, en enero de 2013.

Con estos antecedentes, nadie daba por hecho el verano pasado el apoyo de Tomás Gómez a Pedro Sánchez, que sin embargo, se produjo. El líder de los socialistas también cerró filas desde un principio con el secretario general del PSM cuando, al presentar su candidatura en Alcobendas, aseguró convencido que trabajaría para que Gómez fuera el próximo presidente de la Comunidad de Madrid.

Y después, tras ser elegido por los militantes en las primarias y ratificado en un congreso extraordinario, Sánchez le dio un puesto a Gómez en su Ejecutiva Federal, como vocal, tal y como quería su antiguo enemigo.

Desde entonces, ha habido mutuas muestras de apoyo. Gómez lo ha hecho incluso en las últimas crisis internas del PSOE, en las que el madrileño no ha contribuido al ruido mediático. De hecho, en la pasada convención autonómica de Valencia, defendió que el PSOE estaba "unido para ganar las elecciones".

Y después de que el castellano-manchego Emiliano García Page hablara de "unidad crítica", afirmó: "Yo nada más que veo unidad y un secretario general y candidatos que se están dejando la piel todos para ganar en sus territorios".

Sin embargo, el propio Gómez --que ha dicho conocer "bien" a Sánchez-- ha puesto en solfa hoy este apoyo y ha asegurado que el "único problemilla orgánico" que ha habido en su federación fue a cuenta de su apoyo a Sánchez.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha