eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias impulsan una agenda paralela para "desmantelar" las políticas del PP

El secretario general del PSOE admite tras reunirse con Pablo Iglesias que más adelante podrá haber una moción de censura: "Tiene que servir para descabalgar al presidente y no para reforzarle"

Pablo Iglesias propone a Pedro Sánchez pactar un techo distinto al que presente el Gobierno de Rajoy

89 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Pablo Iglesias regala a Pedro Sánchez el último número de la revista 'The New Left Review' a su llagada a su reunión

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en su primer encuentro en la nueva etapa del PSOE.

Pedro Sánchez ha intentado ser cauteloso tras su reunión con Pablo Iglesias. Aunque no ha descartado impulsar una moción de censura en el futuro, ha asegurado que el intento ahora será promover una "agenda común" en el Congreso para acabar con las actuaciones del Gobierno de Mariano Rajoy. "Va a haber un intento de mayoría alternativa para empezar a desmantelar la acción de gobierno del PP", ha asegurado el líder socialista, que ha detectado "voluntad de entendimiento" por parte de ambas formaciones. 

El secretario general del PSOE no ha ofrecido una rueda de prensa, como sí ha hecho su homólogo de Podemos, sino que ha hablado en una entrevista en Al Rojo Vivo (La Sexta). El líder socialista no comparecerá en rueda de prensa hasta que termine la ronda con el resto de fuerzas: tiene en su agenda a Albert Rivera y a Alberto Garzón. Así lo ha justificado José Luis Ábalos, que será quien traslade la posición de los socialistas tras los encuentros puntuales. 

Sánchez dice que ha encontrado un Iglesias más "realista" que hace un año, cuando se reunieron sin éxito para intentar un pacto que le llevara a Moncloa. "Nunca he negado esa moción de censura, pero tiene que servir para descabalgar al presidente Rajoy y no para reforzarle", ha dicho Sánchez sobre la posibilidad de impulsar una iniciativa que le haga presidente y que se antoja imposible ante el mantenimiento de los vetos entre Ciudadanos y Unidos Podemos y de los socialistas a las fuerzas independentistas. 

Sánchez ha asegurado que la moción de censura no puede ser "improvisada" –en referencia a la que impulsó Iglesias en plena campaña de primarias de los socialistas– y ha de ser "trabajada". Eso es lo que, a su juicio, van a empezar a hacer ambas formaciones, que hasta ahora han desconfiado mutuamente. "Es muy difícil, pero en todo caso la voluntad sigue ahí", ha expresado Sánchez. 

"No es que lo vea más o menos sencillo que hace un año. Lo importante es empezar la casa por los cimientos, no por el tejado. A partir de ahí, veremos", ha insistido. La intención de Sánchez e Iglesias por ahora es crear grupos de trabajo que estarán coordinados por las portavoces de sendas organizaciones, Margarita Robles e Irene Montero. El PSOE ya designó al que será su equipo para negociar las propuestas del rescate a los jóvenes, que es la prioridad que ha fijado Sánchez. 

"Podemos entendernos"

"El enfrentamiento entre las izquierdas lleva a la ganancia de la derecha –ha expresado Sánchez–. Tenemos que intentar convenir una agenda común", ha dicho el líder socialista para quien Unidos Podemos y PSOE tienen que impulsar medidas, como un plan de rescate para los jóvenes, las pensiones o el desarrollo de la ley de igualdad. "Podemos entendernos", ha expresado con optimismo Sánchez. 

Sobre la oferta concreta de Iglesias de pactar un techo de gasto distinto al que presente el Gobierno, Sánchez no ha respondido explícitamente, pero ha deslizado que el PSOE lo rechazará en el Congreso. "Estos últimos cinco años, salvo el momento en que la dirección provisional se abstuvo, hemos sido beligerantes con la política fiscal del Gobierno y vamos a seguir siéndolo". No obstante, excepto en la aprobación del último techo de gasto, que era un reclamo también de los presidentes socialistas, el PP gozaba de mayoría absoluta para hacerlo en solitario. 

El número tres de Sánchez en Ferraz ha asegurado que escucharán a los presidentes autonómicos de su partido sobre el posicionamiento respecto al objetivo de déficit que influye en las partidas presupuestarias de las comunidades, pero ha recordado que la decisión final depende de la Ejecutiva federal. "Esto no es una confederación de partidos", ha contestado Ábalos sobre la posibilidad de que Rajoy negocie con los barones socialistas y se parta el voto. "La política presupuestaria de este gobierno no nos gusta", ha avisado el diputado valenciano en la misma línea de Sánchez. Fuentes socialistas apuntan al voto negativo del grupo parlamentario. 

En materia laboral, Sánchez se escuda en contar con el respaldo de los sindicatos para el impulso de un nuevo Estatuto de Trabajadores. Unidos Podemos pide la derogación de las reformas laborales de Rajoy y José Luis Rodríguez Zapatero. Para el líder socialista el impulso de nuevas relaciones laborales llevan implícito "el punto y final" de las otras reformas laborales. "Entiendo que los medios entren en un juego retórico, pero cuando se plantea uno derogar la reforma laboral estáas poniendo punto y final a las otras reformas laborales que se han hecho", ha respondido.

Otro de los reclamos de Iglesias ha sido que el PSOE vire al 'no' en la votación del Tratado de Libre Comercio con Canadá (CETA por sus siglas en inglés). Sánchez ha cambiado su posición inicial y apuesta ahora por abstenerse. No obstante, ha advertido de que si, a partir de ahora, los acuerdos internacionales tienen tintes similares a los del CETA, no contarán con el respaldo del PSOE. En el grupo socialista no ha sentado bien ese cambio de posición. 

El líder socialista también ha dicho 'no' a la defensa que ha hecho Iglesias de que en el hipotético acuerdo para desbancar a Rajoy de Moncloa con las fuerzas independentistas. "No me lo ha dicho así", ha comenzado en su respuesta. "Iglesias sabe cuál es la posición del PSOE. Es una cuestión de prioridades. Para ERC o PdeCat la prioridad no es quién gobierna España, es la celebración de un referéndum. En eso nunca va a estar el PSOE".

Sobre el 155 en Cataluña: "No se va a aplicar"

Sánchez descarta apoyarse en los independentistas para llegar al gobierno, aunque no ha contestado a la pregunta de si aceptaría ese apoyo en el caso de que no exijan el referéndum. "Me parece que es mucho pedir escuchando a Junqueras y Tardá", ha dicho sobre los dirigentes de ERC. "La principal prioridad es que el gobierno de Rajoy tenga un final y sea mucho más pronto que tarde. Tenemos que empezar a trabajar por los cimientos", ha reiterado Sánchez, quien quiere convencer a Iglesias y a Albert Rivera de la compatibilidad de las "fuerzas del cambio" a partir de acuerdos en el Congreso. 

Sánchez ha asegurado que los alcaldes socialistas que no han rechazado el referéndum en Cataluña es un "planteamiento muy minoritario", aunque ha asegurado que el PSC les sancionará en el caso de que participen en la organización del mismo. También ha evitado censurar las palabras de Nuria Parlón, alcaldesa de Santa Coloma y miembro de la Ejecutiva de Sánchez, que dijo que apelarían a la "comunidad internacional" si se aplica el artículo 155 de la Constitución para suspender la autonomía de Cataluña.

También ha evitado decir si apoyará, llegado el caso, que el Gobierno use ese mecanismo constitucional. "No se va a aplicar", ha zanjado Sánchez. "Los políticos no tenemos que opinar sobre hipótesis sino sobre certezas. No se va a aplicar, no tenemos que llegar a esa situación", ha repetido el secretario general del PSOE, que cree que la solución pasa por que los gobiernos de España y Cataluña se sienten y pacten. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha