eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Rajoy se reúne con un condenado por corrupción en plena campaña electoral

El presidente aprovechó su paso en campaña por Burgos para visitar las oficinas de Antonio Miguel Méndez Pozo, el constructor condenado en los 90

Méndez Pozo está detrás de los grandes proyectos urbanísticos de la ciudad, como el bulevar de Gamonal o la plaza de toros, y es también uno de los inversores del nuevo hospital

Rajoy concedió una entrevista al periódico provincial del que Méndez Pozo es propietario; es la única que ha dado el presidente del Gobierno en toda la campaña

46 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Es una de las fotos de la campaña, aunque ha pasado desapercibida: Mariano Rajoy se ha reunido con un constructor que fue condenado por corrupción en los 90. Se trata de Antonio Miguel Méndez Pozo, conocido en Burgos como 'El jefe' por estar detrás de casi todos los proyectos urbanísticos de la capital burgalesa, como el bulevar de Gamonal, y también de adjudicaciones públicas millonarias, como el Hospital Universitario de Burgos. El presidente del Gobierno aprovechó su paso por la ciudad para visitar la sede del grupo de comunicación Promecal, del que es dueño Méndez Pozo.

Rajoy dio un mitin junto a Juan Vicente Herrera y el alcalde burgalés, Javier Lacalle. Al finalizar el acto, el presidente se dirigió a las oficinas del Grupo Promecal, donde saludó a los directivos. También se hizo una foto con Méndez Pozo que hoy publica el Diario de Burgos, la cabecera de la que es propietario el constructor. A continuación, concedió una entrevista al periódico provincial, que saldrá publicada mañana; es la única entrevista que ha concedido Mariano Rajoy desde que arrancó la campaña electoral.

Méndez Pozo fue condenado en los 90 por corrupción a tres años y siete meses de prisión. Solo estuvo en la cárcel nueve meses antes de salir en tercer grado.

Mariano Rajoy junto al empresario condenado por corrupción Antonio Miguel Méndez Pozo en una fotografía publicada en la página 4 de El Diario de Burgos

Mariano Rajoy, junto al empresario condenado por corrupción Antonio Miguel Méndez Pozo, en una fotografía publicada en la página 4 del 'Diario de Burgos'.

Méndez Pozo está detrás de los proyectos urbanísticos millonarios que han desatado las críticas de la oposición al completo y también de los vecinos. La más relevante fue la construcción de un bulevar en el barrio de Gamonal. El Ayuntamiento de Lacalle, cuya casa fue construida por el conglomerado empresarial en el que participaba Méndez Pozo, adjudicó el proyecto en dos tandas: por un lado, salió a concurso el proyecto de plan maestro para todo el barrio y, después, la construcción de la primera obra, consistente en la creación de un bulevar con aparcamiento en la calle Vitoria. 

La primera fase se adjudicó a una de las sociedades de Méndez Pozo. El Diario de Burgos publicó una imagen del proyecto, que finalmente ganó un mes antes de que saliera a concurso la licitación. En cuanto a las obras, se adjudicaron a una UTE formada por Copsa y Aroasa. Ambas compañías son socias de las de Méndez Pozo en numerosos proyectos.

Los vecinos del barrio de Gamonal protestaron cuando se iniciaron las obras del bulevar y lograron que el Consistorio parase la construcción.

Poco después de paralizar las obras del bulevar, el Ayuntamiento adjudicó a una de las sociedades de Méndez Pozo –en una UTE con Sacyr– la millonaria rehabilitación de la plaza de toros, que Lacalle quiere convertir en un espacio multifuncional. Solo la primera fase de ese proyecto costará a los burgaleses unos seis millones de euros. La oferta ganadora era la cuarta más barata y la tercera más cara de las que se presentaron.

Méndez Pozo es también uno de los adjudicatarios del nuevo Hospital Universitario de Burgos (HUBU). El contrato de ese centro incluía la construcción y un canon para la explotación de los servicios no asistenciales durante los próximos 30 años. Las obras del hospital, que se inauguró con tres años de retraso, duplicaron el presupuesto. Además, la Junta ha garantizado a la sociedad adjudicataria una rentabilidad anual de cerca del 7%. A este ritmo, el hospital acabará costando en tres décadas 2.000 millones de dinero público.

Uno de los hijos del magnate, Miguel Méndez Ordóñez, asesora al centro hospitalario a través de una sociedad que creó en 2011, poco antes de la inauguración. Miguel Méndez presumió en público de haber invitado al alcalde, Javier Lacalle, a un viaje a Niza. "Volveremos a invitar a aquellos políticos y técnicos municipales que nos han demostrado colaboración leal y honestidad hasta el infinito", aseguró públicamente. Poco después del viaje, el Ayuntamiento adjudicó una nueva obra a estos constructores.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha