eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La dirección del PSOE ignora a los barones e insiste en aplazar el posible relevo de Pedro Sánchez

El número dos del partido desoye las presiones de destacados dirigentes territoriales para que el congreso que decidirá el futuro de Sánchez se celebre de inmediato

César Luena asegura que Ferraz tiene el apoyo "mayoritario" de los "órganos intermedios" para que se retrase la renovación del liderazgo del PSOE

- PUBLICIDAD -
El PSOE rechaza el pacto con Rajoy porque "forma parte del pasado"

El secretario de Organización del PSOE, César Luena EFE

La dirección del PSOE se reafirma: aplazará el congreso en el que se decidirá el futuro político de Pedro Sánchez. Esa decisión, que se anunció tan solo unas horas después de que los socialistas cosecharan el peor resultado de su historia el 20D, generó un gran malestar entre los principales dirigentes territoriales de la organización que se escenificó este lunes en la reunión del Comité Federal en la que quedó patente que el partido está dividido en dos bloques. 

Por un lado están Susana Díaz y Javier Fernández, junto a otros presidentes autonómicos, que quieren que el congreso ordinario en el que se renovará la dirección del PSOE -o se ratificará a Sánchez, que ha anunciado su intención de seguir adelante- sea "cuando toca", es decir, cuanto antes y a poder ser a finales de febrero. Por otro lado está Ferraz y algunos barones de menor peso que quieren que se atrase al entender que no se pueden embarcan en un proceso interno mientras está en juego la gobernabilidad del país.

El problema que subyace en el enfrentamiento es que los primeros no quieren que Sánchez siga al frente del partido y pretenden cambiar de caras y proyecto ante la posibilidad de que se repitan las elecciones. Ese escenario es muy factible si Mariano Rajoy no logra los apoyos necesarios y si Podemos no renuncia al referéndum en Cataluña. Sánchez tiene las manos atadas para negociar si Pablo Iglesias no modifica esa condición. 

A pesar del malestar y de la división que se ha mostrado públicamente en los últimos días, el número dos del PSOE, César Luena, ha insistido hoy en que no modificará la hoja de ruta. "El lunes dije que se celebraría, como fecha orientativa, en primavera. No ha cambiado nada", ha sentenciado. "El congreso del partido debe celebrarse en fechas próximas. Lo que la dirección va a proponer y lo que se hará es que se atienda primero al interés general de España y lo hagamos con un mínimo aplazamiento", ha insistido.

Ferraz cree que le dan los números

Las normas del partido establecen que es el Comité Federal el que debe convocar el congreso y que, en caso de que se posponga, también debe pasar por ese órgano interno. En la reunión de este lunes no se abordó el asunto porque "no estaba en el orden del día", según fuentes de la dirección. Varios barones pidieron que se convocara una nueva reunión de ese organismo para poner fecha al congreso. 

Luena ha intentado despejar algunas dudas sobre cuándo se llevará a cabo ese trámite y ha asegurado que el Comité Federal se reunirá de nuevo "en unas semanas". Eso sí, se ha mostrado convencido de que la dirección logrará sacar adelante su propuesta de aplazar la elección de la Secretaría General.

"Es el sentir mayoritario de los órganos intermedios del partido", ha expresado en una alusión velada a la división que hay en algunas de las federaciones dirigidas por quienes abogan por adelantar el congreso para desbancar a Sánchez cuanto antes. Ferraz cree que ayer hizo una demostración de fuerza y ganó a los barones: "Venían como venían y se han ido como se han ido", expresaron fuentes de la dirección.

Sobre la posibilidad de que los más críticos recopilen un tercio de las firmas de los miembros del Comité Federal para que se convoque una reunión extraordinaria -una posibilidad que todavía está en el aire-, el número dos del PSOE ha expresado: "No respondo ante especulaciones". En Ferraz están convencidos de que ese órdago no llegará finalmente a producirse. 

El número dos replica a Rajoy

Luena ha comparecido ante los periodistas en Ferraz después de que lo haya hecho el presidente en funciones, Mariano Rajoy, en Moncloa tras al reunión del Consejo de Ministros. Interrogado sobre por qué no ha sido el secretario general quien diera la réplica, el número dos del PSOE le ha restado importancia: "El PSOE tiene a varias personas que pueden hacer las intervenciones en nombre del partido", ha explicado antes de asegurar que "no es la primera vez" que sucede. También ha justificado que Sánchez dio un discurso de más de 30 minutos este lunes -aunque en ningún momento respondió a los medios- y que el miércoles dio una rueda de prensa en la que respondió a cuatro periodistas. 

El número dos del PSOE ha reiterado que los socialistas votarán de la investidura de Rajoy y que ese "no es extensible" a cualquier otro candidato del PP "por el bien de España". 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha