eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Más de cinco millones de hondureños podrán votar en elecciones de noviembre

- PUBLICIDAD -
Honduras celebrará por primera vez las ciones con nueve partidos en contienda

Honduras celebrará por primera vez las ciones con nueve partidos en contienda

Más de cinco millones de hondureños podrán ejercer el voto en las elecciones generales del 24 de noviembre próximo, a las que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) convocará hoy en cadena nacional de radio y televisión.

Un portavoz del TSE dijo hoy a periodistas que de los 8,3 millones de habitantes que tiene Honduras, unos 5,2 millones podrán votar, aunque alrededor de un millón viven en el exterior, en su mayoría en Estados Unidos.

La convocatoria a elecciones está prevista para las 21.00 hora local (03.00 GMT del viernes), según el calendario del organismo electoral, cuyo magistrado presidente, David Matamoros, indicó que modalidades como la del voto electrónico, que exigen líderes de algunos partidos, todavía no se sabe si se pondrán en práctica.

Al respecto, Matamoros dijo a periodistas que el TSE está a la espera de la opinión que brindarán la próxima semana organismos internacionales como Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos (OEA).

Agregó que en los comicios de noviembre, que serán los novenos consecutivos desde que el país retornó a la democracia en 1980, habrá "avances tecnológicos" que implicarán el mejoramiento de la transmisión de datos tras finalizar las votaciones, por ejemplo.

Por primera vez en la historia política de Honduras, uno de los países más pobres del continente, nueve partidos tendrán participación en unas elecciones generales, cuatro de ellos surgidos tras el golpe de Estado del 28 de junio de 2009 al entonces presidente, Manuel Zelaya.

Uno de los principales protagonistas en la actual contienda electoral es precisamente Zelaya, quien es coordinador general del partido Libertad y Refundación (Libre, de izquierda), fundado tras su derrocamiento.

La candidata presidencial de Libre es la esposa de Zelaya, Xiomara Castro, quien el miércoles, con su marido y centenares de activistas del partido protestaron frente al Parlamento contra una reforma electoral que pretendía el candidato del gobernante Partido Nacional, Juan Hernández, quien además preside el legislativo.

Hernández pretendía con la reforma, que no llegó a ser presentada ante los diputados, que el TSE designara con nombre y apellido al presidente y secretario general en las mesas electorales, cuyos miembros siempre los han designado los mismos partidos.

El mayor caudal y control político hasta ahora lo han tenido los conservadores partidos Nacional, en el poder, y Liberal, primera fuerza de oposición, ambos fundados hace más de un siglo.

Los otros seis partidos son el Demócrata Cristiano, Innovación y Unidad-Social Demócrata (ambos minoritarios fundados hace cuatro décadas); Unificación Democrática (izquierda); Anticorrupción, Frente Amplio (conservador), Frente Amplio Político Electoral en Resistencia (izquierda) y Alianza Patriótica (conservador).

Los partidos surgidos tras el golpe de Estado a Zelaya son Libre, Anticorrupción, Frente Amplio Político Electoral en Resistencia (Faper) y Alianza Patriótica, este último liderado por el exjefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Romeo Vásquez.

En la víspera de la convocatoria a las elecciones, el Faper y el Unificación Democrática (UD, creado en 1990) suscribieron el miércoles una alianza parcial para las elecciones de noviembre.

La alianza UD-Faper es a nivel presidencial, mientras que para diputados y corporaciones municipales presentarán candidatos por separado.

El analista Manuel Torres dijo a Efe que "Honduras se encamina con mucha dificultad democrática a las primeras elecciones multipartidarias de su historia, no sólo por el incremento en el número de partidos políticos, sino también por la ampliación del espectro ideológico de los contendientes".

Agregó que los contendientes "van desde el extremo conservadurismo, hasta posiciones que se dan en llamar radicales de izquierda".

"Estas son unas elecciones con mucha incertidumbre porque arrastran un déficit democrático, fundamentalmente por el hecho de que en ellas los políticos seguirán siendo juez y parte del proceso, y en esa condición todos se miran con sospecha y recelo por la posibilidad de que se cometa un fraude", subrayó Torres.

Dijo además que "el fraude es una posibilidad muy cierta dentro del proceso electoral, igual que la ausencia de una verdadera representación ciudadana en el proceso porque la mayor parte de la población convocada está limitada al papel de votante y no de auditor y vigilante social de todo el proceso electoral".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha