eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

“Para no asustar a los asistentes”

Esta semana tenía pensado hablar sobre una película, pero vi hace un par de días una noticia que me produjo una tremenda tristeza. El titular rezaba así: “Una mujer con síndrome de Down, expulsada de un evento comercial "para no asustar" a los asistentes ”. Lógicamente todas mis alarmas se encendieron. En 2018 y seguimos aún con estas mierdas, válgame la expresión.

"Para no asustar a los asistentes". Esta frase es digna de cualquier museo de los horrores. Porque seguimos con la idea de lo que diferente asusta cuando debería producirnos asombro, admiración e integración de lo nuevo o diferente, porque solo así alcanzaremos una convivencia ideal. Estamos hartos los retrones de ser objeto de esas miradas. Porque aún no sé en base a qué tiene que decirnos nadie que nos vayamos porque no somos estéticamente adecuados. Estamos sometidos a la dictadura de la normatividad. Hay cánones estéticos de belleza que nos imponen desde los medios, las agencias y nos someten a una presión brutal. Pero más allá de esta presión lo que me preocupa es la autoridad moral de ciertas empresas para tomar decisiones empresariales que, en definitiva, atacan el honor y la dignidad de estas personas. 

Aún intento encontrarle la lógica a esto, pero no la tiene, más allá de que nos inculcaron desde hace años que la imagen ha de ser impecable, pero ¡oh! amigos... no era esto a lo que se referían.

Seguir leyendo »

Maestros y diversidad

Algunos la llaman la realidad invisible, pero los que están en primera línea –familia, terapeutas- la tienen muy presente. Nos referimos a los niños con necesidades especiales. Muchos pensaréis que no es tan invisible, puesto que la actual ley educativa contempla la inclusión, pero que la norma lo recoja, no significa que la realidad lo refleje.

Si usted es madre o padre de un niño con necesidades educativas especiales, seguro que habrá tenido que escuchar en alguna ocasión a lo largo de la vida de su hijo, a un maestro o profesor decir que él no está preparado para enseñar aun niño así. Esto ya lo escuchaba yo en los años noventa, cuando era alumna, pero que siga sucediendo hoy es reprochable. Los que tenéis hijos con necesidades especiales sabéis el esfuerzo que supone sacarle adelante en el actual sistema educativo, pese a que la ley lo dice muy claro, como puse de relieve en mi anterior artículo

En esa primera línea de fuego, a la que antes me refería, también están los maestros, que desde hace años se quejan de su falta de formación para asumir la enseñanza de los niños con diversidad funcional. Pero es una realidad a la que no es ajena el ámbito educativo. De hecho, muchos aspirantes a una plaza en la Enseñanza lo llevan en sus proyectos a la hora de defenderlos ante un tribunal de oposición. No podemos decir que sea, pues, una realidad invisible. Está muy presente… cuando conviene. Cuando deseamos quedar bien, cuando queremos ser políticamente correctos, cuando se elaboran unas buenas leyes a las que luego no se las dota con los recursos necesarios o cuando la formación es deficiente en ese sentido.

Seguir leyendo »

Finales felices

fotograma de "Intocable" (2011)

Hace unos días me volví a topar con la peli de Intocable, a la que tengo especial manía. Sobre todo porque causó un gran impacto en la gente, que salió maravillada de una bonita historia de superación y un canto a la vida. Básicamente lo que cuenta esa película es una elegía a la vida, y a los valores neoliberales de que si quieres puedes. Que es muy bonito, pero pocas veces se cumple, porque dependemos de muchos factores más allá de la voluntad.

Además, qué bonito queda un final feliz y estupendo, que te deja un buen sabor de boca y hace que te vayas con una sonrisa a la cama. Happy Ending que dirían los entendidos. Fueron felices y comieron perdices. Pero esto no estaría mal que se contaran las cosas sin esa necesidad de acabar bien. Porque la vida no siempre acaba bien y porque tampoco lo necesitamos. Estamos acostumbrados a que todas las películas con personas con discapacidad tengan una pátina entre condescendiente y paternalista que apesta. Porque tener una discapacidad no te hace ser menos, ni requiere de empalagamiento.

La tendencia a contar historias de personas con discapacidad por parte de personas que no tienen discapacidad es algo notorio y creo que es un fallo en el enfoque porque se tiende a infantilizar a los protagonistas o a dotarlos de una épica que es del todo exagerada en la mayor parte de las ocasiones. 

Seguir leyendo »

Peleando por la enseñanza inclusiva

Inscripción en Braille

Para mí el sonido lo es todo. No me quiero imaginar un mundo sin sonidos. La discapacidad auditiva me parece de las más limitantes, pero esa es mi impresión, la de una persona ciega. Aunque hechos tan graves como los que hoy vengo a contarles, refuerzan mis prejuicios al respecto.

Solo un porcentaje ínfimo de las personas sordas alcanzan grados superiores de estudios debido a la falta de apoyos para su inclusión escolar. Por eso, lo que le está sucediendo a una niña sevillana con hipoacusia en su instituto me ha parecido intolerable. En España, está reconocido el derecho a una educación inclusiva, con atención a la diversidad y con los apoyos o ajustes necesarios. Los poderes públicos no pueden escurrir el bulto y deben ser los garantes de esos derechos.

Omito el nombre de la niña porque lo que me importa aquí es el drama que ha estado viviendo ella y su familia desde que cumplió tres años y comenzó la etapa escolar.

Seguir leyendo »

El capitalismo no funciona. La vida es otra cosa

27 Comentarios

El capitalismo no funciona. La vida es otra cosa

Hace ya algún tiempo que llevo dándole vueltas a la siguiente idea. Las personas podemos enfermar o tener una discapacidad o ambas cosas por varios motivos, algunos de ellos inevitables. Pero… qué pasa cuando algunas de esas razones provienen del sistema en el que vivimos.

Un día le estaba contando a mi amiga Violeta que de vez en cuando tenía que acudir a ansiolíticos u otras drogas psiquiátricas. Al ser alguien de confianza, lo conté con naturalidad, pero también algo avergonzada. No hay peor estigma, que el que una se crea de sí misma. Ella me respondió:

-Menuda tontería. La mitad de señoras de este país llevamos un lorazepam en el bolso.

Seguir leyendo »

La Liga y los valores morales

Messi celebra uno de sus goles. EFE/Alejandro García

Este fin de semana, escuchando la radio, me enteré de un proyecto que, la verdad, es muy ilusionante. Se trata de la Liga Genuine, creada por la Liga de Fútbol Profesional para el desarrollo del fútbol para personas con discapacidad intelectual superior al 33%.

Esta iniciativa está genial, es muy interesante, porque pone el sello de La Liga en una competición donde, sobre todo, imperan los valores más que la competitividad. Evidentemente no vende lo mismo un Kiosko López vs Desatranques Jaén que un Villareal-Valencia, un Sevilla-Betis… En este país nos gustan las marcas, los símbolos, las trincheras, somos mucho de ir contra el otro en vez de disfrutar más que nada del deporte. Pero oye, bien está.

Pero también hay una serie de cosas que me escaman y me chirrían… Según he podido leer en su web, además de los puntos por victorias también se valorarán las actitudes positivas de deportividad que se muestren durante los partidos. Los equipos contarán en cada jornada con una serie de puntos que premiarán el comportamiento y acciones de deportividad y juego limpio de jugadores, entrenadores y aficiones.

Seguir leyendo »

Paren el mundo que me quiero bajar

Fotograma Abre los Ojos

¡Paren el mundo que me bajo! Y eso que solo estamos en el primer mes del año. Créanme que es muy difícil mantener viva la esperanza de un mundo accesible o, cuanto menos,menos hostil, con noticias como la que acabo de leer. El ayuntamiento de Madrid está acometiendo una serie de remodelaciones en el centro de la capital que están dando al traste con años de lucha por la accesibilidad y la eliminación de barreras. El centro de Madrid queda vedado a los ciegos. No es que nos prohíban el paso literalmente, pero caminar por las calles más céntricas nos pone realmente en peligro.

Les explico con calma cuál es la iniciativa que tiene como estrella la llamada plataforma única. Con “plataforma” se refieren a unificar en altura calzada y acera, es decir, eliminar los bordillos y poner calzada y acera al mismo nivel en los pasos de peatones. De tal forma que lo que sería un paraíso para los peatones se convierte, en realidad, en un despropósito para las personas ciegas. Los ciegos no distinguiremos al tacto, que es como vemos, entre el lugar por donde circulan los vehículos y por donde debemos ir los peatones. ¿Se lo imaginan? A mí la sola idea me espanta. Es algo descabellado.

La ONCE ya ha hecho partícipe de su preocupación al gobierno madrileño, y le ha advertido del peligro que supone el nuevo diseño, pero, de momento, los planes siguen adelante.

Seguir leyendo »

Sillas sin ocio

Al hilo de  esta petición de change.org me creo en la responsabilidad que tengo como periodista y persona que lucha por visibilizar los derechos de las personas con discapacidad de hablar de este tema.

Según cuenta la iniciadora de firmas, María, querían ir a un concierto con su familia en el espacio Wizink Center (Palacio de los Deportes de Madrid) y uno de los familiares tiene movilidad reducida. Es entonces cuando se encuentran con la situación de que el familiar sólo puede ser acompañado de una sola persona y apartado en otro lugar. 

El espacio pertenece a la comunidad de Madrid (PP) por lo que es un espacio público y se entiende que podría cambiarse la ley de interesarles.

Seguir leyendo »

Esas miradas

Miradas

Una de las cosas que más me escuece de ser retrón es ese cierto aire, mezcla de condescendencia y desprecio, que tienen algunos cuando pasas por su lado caminando en la calle. 

Estas navidades me ha pasado varias veces, sobre todo por ciertos barrios conocidos aquí por ser de postín. No sé si es que tener greñas, barba y tener una pinta de 'alternativo', ya ves tú, un jersey de cuello vuelto negro y unos vaqueros, supone una licencia para eso, pero lo cierto es que estoy bastante cansado. Sé que queda mucho aún por trabajar en esta sociedad nuestra, pero hay días que es agotador. Las miradas duelen, los juicios instantáneos, esos instantes eternos donde te revisan de arriba abajo con la consiguiente cara de ascopena…

Es una cosa que hace mucho tiempo no había sentido, pero ayer fue algo notorio. Creo que, en parte, es por ignorancia. Esa ignorancia que hace creer a la 'gente normal' que es intocable, que nunca estará en nuestro lado, que son superiores por la gracia divina. Y esto me da mucha pena. Ya he hablado otras veces de que ser retrón es jodido, pero como es jodido ser celiaco, o tener diabetes, u otras muchas cosas más. Hay que asumir que hay gente distinta en todos los ámbitos de la vida y no debemos sentir pena por nadie. Las circunstancias son las que son y hay que lidiar con ellas. Unos habrán salido más guapos o inteligentes que otros, pero eso no implica que haya que compadecer a nadie.

Seguir leyendo »

Manualidades a ciegas

Caseta hecha por personas ciegas

Enero 2018. Inmersa en las vacaciones escolares de mis niñas no puedo escapar a la tentación de escribir sobre cómo nos las apañamos algunos para distraer a los niños en casa. No nos queda otra que llevar la imaginación al poder porque hay horas libres para aburrir. Ojo, que aburrirse no está nada mal y creo que los niños hasta lo agradecen, pero cuando el aburrimiento llega al “nivel dios” –como dicen ahora los niños emulando a los youtubers- Las manualidades siempre son un salvavidas. Papeles de colores, pegamento, lápices ¡y a crear! Bueno, he mencionado los materiales más básicos, ya que eso daría para otro artículo.

La cuestión es un pelín más complicada, como siempre, cuando el papi o la mami, como es mi caso, tiene una discapacidad visual –por decirlo suavemente.. No es tan fácil como coger un lápiz y dibujarle cualquier cosa o recortar. Lisa y llanamente porque no puedes.

La frustración se apodera de tu ser cuando comparas tus posibilidades manuales con las de tus amigas videntes, que hacen auténticas maravillas con las tijeras. Las tijeras para mí son lo peor. No soy capaz de hacer una línea mínimamente recta con ellas. Mucho menos recortar florituras y adornitos para hacer con mi hija un collage.

Seguir leyendo »