eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Desciende un 10 % la polución por dióxido de nitrógeno en la capital en 2016

- PUBLICIDAD -

Pese a los malos humos de los últimos días, la ciudad de Madrid ha reducido este año un 10 por ciento los valores medios de dióxido de nitrógeno (NO2), mientras que los niveles de ozono troposférico (O3) u 'ozono malo' han sido similares a 2015, según los datos de la red municipal de calidad del aire.

La meteorología, con menos periodos estacionales y olas de calor que otros años, además del protocolo municipal anticontaminación y la sensibilización ciudadana, entre otros factores, han contribuido a esa mejora.

No obstante, la capital ha incumplido por séptimo año consecutivo la normativa europea referente a los límites para la protección humana de NO2, un gas procedente principalmente de los tubos de escape de los vehículos con motor diésel que irrita las vías respiratorias.

De las 24 estaciones de medición distribuidas por cinco zonas de la ciudad, nueve han rebasado en 2016 el límite establecido en 40 microgramos por metro cúbico de concentración media anual, frente a las trece del año anterior. En 2014 fueron seis.

Con datos actualizados hasta el 26 de diciembre, en el conjunto de las estaciones de medición se habían registrado 182 picos de más de 200 microgramos de media en una hora, mientras que en 2015 fueron 554.

El límite por horas (200 microgramos), que no puede pasar de las 18 horas al año, los han superado cuatro estaciones (plaza de Fernández Ladreda, avenida de Ramón y Cajal, Escuelas Aguirre y barrio del Pilar), mientras que en 2015 fueron ocho. Madrid es una de las pocas ciudades de Europa que incumple el límite por horas de dióxido de nitrógeno.

En cuanto al ozono troposférico (03), un gas contaminante que se forma en verano y se origina cuando se combinan radiación solar y diversos contaminantes que proceden de los vehículos, los aviones y las actividades industriales, los niveles han sido ligeramente superiores respecto a 2015, aunque los picos no han sido tan altos.

En la capital, siete de las catorce estaciones que miden el ozono (Ensanche de Vallecas, Barajas, Juan Carlos I, El Pardo, Tres Olivos, Casa de Campo y Farolillo) han superado en 35 ocasiones el umbral de información (180 microgramos por metro cúbico en una hora).

"Hemos mejorado, pero no es suficiente", ha destacado a Efe la subdirectora general de Sostenibilidad del Ayuntamiento de Madrid, Ángeles Cristóbal, que considera urgente mejorar la calidad del aire en Madrid para prevenir más episodios de contaminación y sus efectos negativos sobre la salud de las personas con medidas "estructurales", ha añadido.

Potenciar el transporte público, peatonalizar zonas del centro, apostar por vehículos de "energía limpia" y concienciar a la ciudadanía sobre la movilidad sostenible son algunas de las medidas que se impulsan desde el consistorio, gobernado por Manuela Carmena (Ahora Madrid), que endureció este año el protocolo de medidas de alta contaminación de dióxido de nitrógeno impulsado por su predecesora en el cargo, Ana Botella, del PP, y que planea darle una vuelta de rosca más el próximo mes de febrero.

Las principales organizaciones ecologistas aplauden las medidas contra la polución adoptadas por el Ayuntamiento de Madrid, pero señalan que esta situación puntual esconde un problema "estructural" que requiere de actuaciones permanentes.

"Hacen falta medidas de fondo para alcanzar los objetivos de la directiva europea y mejorar la salud de los ciudadanos", ha destacado a Efe Juan García Vicente, portavoz de Ecologistas en Acción, quien ha criticado que desde el PP y Ciudadanos, en la oposición, se intente "cortar las alas" a las iniciativas para mejorar la calidad del aire.

Según estimaciones de la Agencia Europea de Medio Ambiente, a causa de la contaminación mueren 470.000 personas en Europa al año, de las cuales 27.000 son en España y entre 2.000 y 2.500 en Madrid.

El protocolo anticontaminación se ha aplicado en 2016 varias veces en sus fases 1 y 2, que incluyen la limitación de la velocidad a 70 kilómetros por hora en la M-30 y en las vías de acceso a Madrid y la prohibición de aparcar en la zona de estacionamiento regulado (SER).

La fase 3 del protocolo, que además implica restringir el tráfico a parte de los vehículos -en función de que su matrícula sea par o impar- se ha aplicado por primera vez esta semana.

A primeros de noviembre, el Ayuntamiento decidió no restringir el acceso a la almendra central aunque los niveles de polución superaban los límites establecidos ante la "excepcionalidad" de que era un día festivo y coincidía con el retorno del puente de Todos los Santos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha