eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El 'zuo yuezi' o mes de reposo y clausura sigue reinando entre las chinas

- PUBLICIDAD -
El 'zuo yuezi' o mes de reposo y clausura sigue reinando entre las chinas

El 'zuo yuezi' o mes de reposo y clausura sigue reinando entre las chinas

Cuando Zhao Xuyang dio a luz a su bebé no se duchó en un mes, ni salió a la calle, ni tomó agua fría. Siguió algunas de las recetas del 'zuo yuezi', una antigua tradición que, pese a la apertura de China al mundo y a la modernización, continúa reinando entre las mujeres del país.

Así, esta profesora de inglés de 27 años no fue una rara avis cuando, aconsejada por las mujeres de su familia, decidió quedarse en casa durante el mes del postparto hasta que sus huesos y sus músculos volvieran a coger la fuerza necesaria. La mayoría de sus amigas, explica, han seguido la misma doctrina, incluso algunas de un modo mucho "más estricto" que ella.

"La tradición dice que en un mes no se puede lavar el pelo ni bañarse ni cepillarse los dientes, pero yo en el tercer o cuarto día ya empecé a cepillarme, en el día 12 empecé a lavarme el pelo y después de un mes a bañarme", cuenta a Efe.

Durante el día, agrega, "pasé la mayoría del tiempo en cama, comí ligero cuatro o cinco veces al día y el resto del tiempo lo dediqué a leer o a escuchar música", además de a amamantar a su bebé, pues este mes es también para que la madre se adapte a su nueva condición.

Según la Medicina Tradicional China, durante el embarazo y el parto la mujer sufre un fuerte desgaste de energía y de sangre y es fundamental que haya un periodo donde reciba cuidados del resto de mujeres de su familia para recuperarse y conservar la salud en los años venideros.

Además, durante este período, similar al conocido en Occidente como la cuarentena, se cree que la mujer está más débil y vulnerable que nunca y que por ello los riesgos a enfermedades son mayores.

El frío es el principal enemigo a evitar. Ni aire acondicionado, ni baños fríos, ni bebidas frías. Mucho abrigo, edredones y calor, aún cuando la temperatura exterior roza los cuarenta grados, como sucede actualmente en numerosas ciudades del país.

Hace unos días, el oficialista Diario del Pueblo publicaba una información sobre la muerte de una madre durante su "mes de confinamiento" después de que tuviera un "fallo multiorgánico" por el extremado calor al que estuvo sometida, un caso que según el periódico se repite con frecuencia cada verano.

La mujer vivía en una habitación encerrada y sin aire acondicionado.

"El concepto tiene que ser modificado", cuenta a Efe la directora de Salud Femenina del Hospital United Family de Shanghái, Chin Meika, quien está a favor del 'zuo yuezi' pero cree que ciertos preceptos vienen "de tiempos antiguos" y "ahora tienen que cambiar".

Así, por ejemplo, "en los tiempos antiguos el agua no estaba limpia y si tenían heridas podían infectarse" y "en las casas en invierno no tenían agua caliente", por lo que había que bañarse con agua fría y se enfermaban con frecuencia.

"Pero hoy en día tienes el secador para secarte el pelo y reguladores para darte un baño a la temperatura correcta, así que no vas a coger fío", explica la matrona.

Lo importante, por tanto, es "la educación". "Tenemos que educar a las parejas jóvenes en que, por ejemplo, tener aire acondicionado a la temperatura correcta es perfectamente saludable para el postparto y también para el bebé", agregó la doctora, quien ha tenido experiencia tanto en China como en EEUU e Inglaterra, donde trabajó más de dos décadas.

Así, tras haber experimentado los distintos tipos de métodos de recuperación postparto, ella está más a favor de la tradición china. "Para nosotros en el campo médico es un buen concepto porque toda mujer después del parto se merece ser cuidada", apuntó.

"Tengo experiencia internacional en el postparto y hay que respetar las diferentes culturas, pero las occidentales parecen ser más fuertes porque los doctores les dicen que hagan vida normal tan pronto como puedan y a veces se presionan demasiado a sí mismas para ser súper mujeres", agregó la matrona.

La joven Zhao Xuyang se escandaliza al hablar de las costumbres de Occidente y, tras su experiencia, cree que son "una locura".

"Me parece de locos que salgan a la calle y hagan vida normal nada más tener a sus bebés. El cuerpo de la mujer necesita recuperar fuerza. Yo después de tener al bebé me sentí débil", agrega.

Paula Escalada Medrano

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha