eldiario.es

Menú

INTERNACIONAL

Un día en la gira de Bernie Sanders para refundar el Partido Demócrata

El senador de Vermont participó esta semana en un mitin que celebraba la previsible muerte del Acuerdo de Asociación Transpacífico e instó a sus seguidores a organizarse para el futuro

“Cuando pierdes la Casa Blanca contra el candidato más impopular de la historia, cuando pierdes el Congreso y cuando dos tercios de los gobernadores del país son republicanos, ¡es hora de una nueva dirección para el Partido Demócrata!”

- PUBLICIDAD -
Sanders llama a la unión del Partido Demócrata para una reforma migratoria

Sanders llama a la unión del Partido Demócrata. EFE

En un día otoñal espléndido, rodeado de árboles adquiriendo su tono anaranjado, un grupo de los más ardientes seguidores de Bernie mantiene encendida la llama contra el  Acuerdo Transpacífico (TPP) en el exterior del Capitolio, en Washington DC.

“¡RIP TPP!”, corean los allí reunidos para el mitin, organizado por el colectivo Enfermeras Nacionales Unidas.

Trump, junto con Sanders –y al final también Hillary Clinton–, fue un firme opositor al acuerdo comercial durante la campaña. La victoria electoral de Trump es la sentencia de muerte para el acuerdo y ha supuesto el primer gran logro para los progresistas desde que las elecciones dejasen al Partido Demócrata hundido en el caos y a la búsqueda de un nuevo líder.

Nina Turner, antigua senadora por Ohio y sustituta vocal de Sanders, anima a la multitud en los momentos previos a la llegada del senador: “Sigo notando algo, algo.... algo caliente”. “¡Noto la llama!” (“I'm feeling the Bern!”, juego de palabras con el nombre del senador y convertido en uno de sus lemas durante la campaña de las primarias), gritó alguien desde el fondo.

En la distancia, un pequeño revuelo con la aparición de una cabeza de pelo blanco en dirección al escenario se acaba transformando en gritos y aplausos estridentes.

El famoso senador gruñón se escurre entre la muchedumbre flanqueado por sus ayudantes y un mogollón de periodistas peleando por mantener el paso. La congresista de Conneticut Rosa DeLauro, que intervino en el mitin, intenta abrazar a Sanders, pero él no reduce el ritmo y casi se la lleva por delante.

La gente vitorea entusiasmada con la entrada de Sanders al escenario. Dos mujeres jóvenes ondean una pancarta con su nombre escrito en letras llamativas. Los asistentes muestran sus camisetas, chapas y pegatinas de la campaña. La revolución, parece, ha llegado a Capitol Hill (barrio donde está localizado el Capitolio y otras destacadas instituciones federales).

“No estoy aquí para culpar ni criticar a nadie, pero los hechos son los hechos”, abre Sanders su intervención. Su voz se hace más firma conforme avanza su discurso. “ Cuando pierdes la Casa Blanca contra el candidato más impopular en la historia de Estados Unidos, cuando pierdes el Senado, cuando pierdes la Cámara de Representantes y cuando dos tercios de los gobernadores del país son republicanos, ¡es hora de una nueva dirección para el Partido Demócrata!”.

La multitud jalea y aplaude. Vuelve un canto que suena familiar: ¡Bernie! ¡Bernie! ¡Bernie!

“No, no, no. Esto no va de Bernie”, afirma el senador gesticualando a modo de protesta. “Aprecio vuestro amor, y es algo mutuo... Pero si traigo hoy algún mensaje es que esto no va solo de Bernie, va de todos nosotros”. Esta semana ha sido realmente un torbellino para el autoproclamado “socialista democrático”.

Desde las elecciones, Sanders ha estado muy presente en las noticias de televisión. Además, a principios de esta semana, se ha recorrido Nueva York para promover su nuevo libro, Nuestra revolución. En cierto modo, Sanders ha emergido de la devastadora derrota electoral como la cara del futuro del partido.

El miércoles, el líder de la minoría en el Senado, el senador de Nueva York Chuck Schumer dio a conocer el nuevo equipo de liderazgo del partido. En una demostración de su creciente influencia en el partido desde su enfrentamiento con Hillary Clinton en las primarias, Sanders ha entrado en el equipo de liderazgo demócrata como el responsable de representar la posición del Senado.

“Si nos mantenemos unidos, ni Trump ni nadie nos para”

Que un independiente de toda la vida esté jugando un papel clave en la reconstrucción del Partido Demócrata es una señal del extraño cambio en Washington DC desde que el pueblo estadounidense eligiese a Donald Trump como su presidente.

El magnate ganó las elecciones persuadiendo a los votantes de clase trabajadora en los estados industriales, en muchos de los cuales ganó Sanders en las primarias. Sanders  afirma que Trump ha aprovechado bien el enfado contra el establishment, al cual el propio Bernie se agarró en su puja por la nominación demócrata a la presidencia.

Moumita Ahmed, de 26 años, trabajó como voluntaria en Nueva York durante la campaña de Sanders y dice que no tiene ninguna duda de que el senador habría ganado si hubiese sido el candidato demócrata. Pero Ahmed, que lleva una camiseta roja con la cara de Sanders y la frase: “Lo próximo es 2020”, no mira hacia atrás. “Ahora es el momento de unirse, no de reflexionar sobre lo que podría haber pasado sino sobre lo que podemos hacer para seguir avanzando y asegurarnos que lo ocurrido en las primarias no vuelva a pasar”. “ Pusimos a prueba al establishment . No funcionó. Ahora más que nunca necesitamos una izquierda fuerte”, concluye Ahmed.

A lo largo de la semana pasada, Sanders ha participado insistentemente en la incipiente batalla ideológica sobre el futuro del partido. El senador de Vermont, junto con un grupo de legisladores progresistas, ha apoyado públicamente al congresista Keith Ellison, un coordinador progresista de Minnesota, para la presidencia del Comité Nacional Demócrata.

Sanders también está instando a su partido a que trabaje con la administración Trump en asuntos relacionados con el comercio, las infraestructuras y la igualdad salarial, pero ha jurado oponerse enérgicamente al fanatismo, racismo y la xenofobia que dominaron en la campaña republicana.

Sanders se ha unido a más de 120 demócratas en su petición a Trump para que anule el nombramiento de Stephen Bannon, el ejecutivo de medios de comunicación que defiende el nacionalismo blanco y a quien el presidente nombró recientemente jefe de estrategia de la Casa Blanca.

Creo que el presidente electo tiene que entender que muchas de las cosas que ha dicho durante la campaña, las ideas que ha presentado, son terriblemente ofensivas y aterradoras para millones de personas”, indicó Sanders a Fox News Radio el jueves.

Este es un señor que fue el líder del conocido como 'movimiento más brillante', que intentó debilitar la legitimidad de nuestro primer presidente afroamericano. Y creo que tiene que pedir perdón a los estadounidenses, reconocer que ha dicho cosas que no debería haber dicho y afirmar que somos un país con serios problemas pero que tiene que mantenerse unido”, explicó Sanders.

En el mitin, Sanders aboga por la unidad, pidiendo a los sindicatos, inmigrantes, activistas contra el cambio climático, defensores de la reforma criminal y más, a unirse a la lucha por la igualdad en la era Trump. “Cuando nos mantenemos unidos, ni Donald Trump ni nadie nos para”, señala Sanders. “¡Avancemos juntos!”.

Sanders sale del escenario y una masa de seguidores se lanza en busca de una foto del senador caminando hacia el Capitolio. Revolution, de los Beatles, suena suave de fondo.

Traducido por Javier Biosca Azcoiti

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha