eldiario.es

Menú

Diario Turing

El internet móvil generó 12.000 millones de euros en España en 2013

El ecosistema del Internet movil y la conectividad entre dispositivos es un modelo de negocio que ya en 2013 movió 92.000 millones de euros entre Reino Unido, Alemania, Francia, España e Italia, según un informe de The Boston Consulting Group para Google

Europa aún cuenta con obstáculos para el desarrollo de su economía digital como medidas para la actividad emprendedora, marcos legales más flexible y una mejor formación en capacidades digitales de los usuarios

- PUBLICIDAD -
Seis de cada diez españolas trabajadoras usa su 'smartphone' para hacer las compras

La conectividad está generando altos ingresos para las compañías en Europa.

La alegoría de cuatro personas sentadas en una mesa y tecleando todas ellas en su smartphone es una realidad. Como también lo es conectar dispositivos móviles a tu coche. Y próximamente lo será con lavadoras, microondas o cualquier otro utensilio. Las llamadas son importantes, pero es la conectividad del ecosistema móvil y la irrupción del llamado Internet de las cosas la que ya está moviendo dinero. En abundancia: según el reciente informe La economía del Internet móvil en Europa, que The Boston Consulting Group ha elaborado para Google, esta economía digital generó 92.000 millones de euros entre Reino Unido, Francia, Alemania, España e Italia en 2013 (el EU5) y ha creado 500.000 puestos de trabajo. De hecho, sólo en nuestro país los ingresos para las compañías fueron de 12.000 millones de euros.

Y la tendencia es al alza como la espuma. Para 2017 se estima que los ingresos gracias al Internet móvil (la conectividad, búsquedas, mensajerías instantáneas, sms etc) en estos cinco países europeos alcancen los 230.000 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 25% anual. En España se llegará a los 26.000 millones. Un pastel tremendamente goloso que está produciendo un fuerte impacto en las economías de los países (y las empresas). Como señala el economista Emilio Ontiveros, “la conectividad-movilidad lo está trastocando todo y viene aparejada con la irrupción de las economías emergentes en la economía digital”.

Apps de pago, en ascenso

El efecto más inmediato para este profesor es “una alteración de las preferencias de los consumidores” lo que significa que ya no es sólo la cuestión del precio la clave básica del funcionamiento de la economía y de la balanza de la oferta y la demanda. La tecnología mueve los deseos, modifica nuestras formas de interactuar y esto tiene su reflejo en una ciencia que jamás ha sido exacta y en un cambio en los modelos de negocio. Como ratifica Javier Zamora, profesor de Sistemas de Información de la escuela de negocios IESE, “se diluye la frontera online/ offline y eso hace que los modelos de negocio cambien. Y aparecen apps como mytaxi, con la que todos los taxistas están encantados, pero también te puede aparecer un Uber. El reto ahora está en cómo desarrollar una mentalidad digital para mi modelo de negocio”.

El informe de The Boston Consulting Group ofrece más datos. Por ejemplo, en relación con las descargas de aplicaciones. Sólo en 2013 se descargaron 20.000 millones de apps en Europa y , aunque la gran mayoría -9 de cada 10- siguen siendo gratuitas, las de pago están en un continuo ascenso: los trece países tomados como muestra en este informe (los cinco europeos más Corea del Sur, Japón, Brasil, Estados Unidos, Australia, Canadá, India y China) ingresaron 26.000 millones de dólares en 2013 por la venta de apps. Una nueva ventana de negocio emergente.

Otra modificación en este mercado tiene que ver con la atomización de la competencia en relación con los dispositivos móviles y los sistemas operativos. Cada vez hay más jugadores y el usuario tiene más donde elegir. Y todo ello en un parque con más número de dispositivos conectados: de 500 millones de dispositivos en 2003 se ha pasado a 12.500 millones en 2010.

Recuerden algunas cifras: en 2008, hace apenas siete años –aunque la prehistoria en el universo tecnológico- el 51% de los móviles en el grupo EU5 pertenecían a Nokia. Bien, en 2013 ya irrumpieron con fuerza Samsung (42% del mercado) y Apple. Y ahora estamos ante la entrada de los smartphones procedentes del mercado asiático como Huawei o ZTE, que marcan una tendencia hacia móviles de gama media y baja, una de las claves por la cual Blackberry –también en los primeros puestos en 2008- se ha quedado descolgada entre las marcas líderes.

Lo mismo ocurre con los sistemas operativos. A pesar de que Android y iOS siguen siendo los mayoritarios en Europa, no dejan de crecer Amazon Fire, Xiamo MIUI (también chino), Firefox OS y Tizen. En este sentido, la dirección camina hacia sistemas abiertos que puedan compatibilizar multitud de dispositivos y conexiones. Los sistemas cerrados como los de Apple y Blackberry están en horas bajas.

Los obstáculos en Europa

No obstante, aunque los números son buenos, Europa adolece aún de problemas en cuanto a su economía móvil, según diagnostica este informe. Precisamente, como indica Ontiveros, “en este ecosistema móvil todavía estamos en un ámbito muy intuitivo ya que sólo genera el 0,3%-0,4% del PIB en Europa”.

Una de las grandes barreras tiene que ver con la conexión de datos: es muy lenta comparada con países como EEUU, Canadá, Australia o Corea del Sur. De hecho, el 4G apenas llega al 3% en los países europeos mientras que en EEUU y Canadá está en el 25%. Es más, también han bajado los ingresos por consumo de datos. Hasta un 5% en los últimos seis años.

También se hace necesario, según el informe y lo que señalan los expertos que lo han presentado, un mayor impulso al emprendimiento digital en Europa. La Comisión Europea que preside Jean Claude Juncker se ha propuesto como reto la creación de un Mercado Único Digital, pero para Ontiveros, “es necesario que se concreten las medidas para que haya un fomento de la natalidad empresarial que es lo que provocará un crecimiento económico mucho mejor”. Porque los datos en cuanto a creación de empresas no son muy buenos: si en 2012 la energía emprendedora fue del 25% en 2015 se ha pasado a un 19%, indica este profesor. Y con dos actores como Nokia y Siemens casi desaparecidos.

En el ámbito legal también hay varias barreras. Hay que jugar de otra forma, afirman los especialistas. Para Alejandro Perales, presidente de la Asociación de Usuarios de la Comunicación, precisamente hacen falta “marcos legales más flexibles que se adecúen a la economía digital que es colaborativa y disruptiva, y para ello son necesarias políticas públicas adecuadas. Y también necesitamos más seguridad. Ahora bien, que el paso del offline al online no nos haga perder derechos. Se tiene que establecer un marco legal que imponga un equilibrio entre derechos y beneficios”. Y no encontrarnos así con controversias como la de Uber.

Por último, el gran fiasco europeo está en las capacidades digitales de los ciudadanos. Ya lo señalaba otro reciente informe de la Comisión Europea que  precisamente suspendía a España en esta cuestión. Tenemos muchos dispositivos, servicios y contenidos y no sabemos usarlos. Por ello, como indica Perales, “se hace necesaria una mayor alfabetización y adquisición de habilidades digitales. Los usuarios tienen que tener más formación para utilizar los dispositivos y optimizar su uso”.

De momento, hay un factor evidente: el Internet de las cosas ha llegado para generar dinero y negocio y Europa ha de estar preparada. Los mercados asiático y norteamericano ya han mostrado hacia dónde va la tendencia: todos conectados a todos y a todo. Y esto ya daría para otra pregunta: ¿cuáles son las consecuencias para los ciudadanos?

Corrección: en una primera edición había un error en la traducción de 'billions' en inglés. El internet móvil generó 12.000 millones de euros en España en 2013, no 12 billones. Por la misma razón, la cifra total para Reino Unido, Alemania, Francia, España e Italia, es de 92.000 millones, no 92 billones.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha