Opinión y blogs

eldiario.es

Proyecto Castor: cuando a una deuda ilegítima se le suma la impunidad

Parece que la opinión pública empieza a tener cada vez más claro que el Proyecto Castor es una gran estafa, o lo que es lo mismo, un claro ejemplo de lo que el capitalismo de amiguetes implica para la ciudadanía: si sale bien, ellos se forran, si sale mal, pagamos todas.

Vale la pena hacer un repaso mental (o mejor, anotar en una larga lista) las innumerables metidas de pata que poco a poco se han ido destapando y visibilizando y que en su día seguro fueron aplaudidas y celebradas entre palcos y pasillos. Cada firma en una concesión o autorización, cada cambio de legislación a golpe de BOE, cada llamada telefónica... Son muchos los motivos para considerar la ilegitimidad de la deuda del Castor:

En primer lugar por el comportamiento de los acreedores . Los bancos que financiaron y refinanciaron el proyecto se dejaron por el camino un análisis pertinente y completo de los riesgos que éste podía comportar. La excusa de confiar en el Gobierno, o en la administración de turno, y en sus procedimientos puede dejarte colgado, aunque seas el mismísimo Banco Europeo de Inversiones. Eso sí, cobrar, siguen cobrando.

Seguir leyendo »

Robots inteligentes, humanos bobos

Televox, el robot de Westinghouse Electric en los años 20

Hace unas semanas escuché una charla sobre automatización y robótica colaborativa que impartía un ingeniero con amplia experiencia industrial a los alumnos de una Escuela de Ingenierías. En su ponencia, afirmaba que la Automatización 4.0 es una tendencia que se va a imponer en pocos años y va a resultar revolucionaria para la industria y la sociedad.

Los últimos prototipos de robots que se están sacando al mercado son mucho más inteligentes y capaces de interactuar con los humanos de forma segura que los robots industriales al uso, lo que les permite salir del restringido ámbito industrial donde hasta ahora estaban recluidos. Estas capacidades se deben, en gran parte, a las estrategias cooperativas y sensitivas que utilizan; quizá la inteligencia artificial se ha dado cuenta de que la cooperación es la mejor estrategia para evolucionar, dando la razón a  Lynn Margulis y contradiciendo a Darwin y su evolución mediante la competencia.

El ponente también tenía muy claro que en estas décadas la Automatización 4.0 va a destruir muchos puestos de trabajo: los de repartidores, camioneros, taxistas, reponedores de supermercados, auxiliares de enfermería, camareros, etc. Por eso animaba a los estudiantes a especializarse en estas ramas asociadas a la robótica e inteligencia artificial, donde todavía el empleo va a seguir creciendo y se van a seguir necesitando técnicos.

Seguir leyendo »

Extractivismo en tierras manchegas: ¡a Torrenueva el 21 de mayo!

Medio Ambiente aplaza la autorización de uso excepcional para la mina de uranio

Hace un cuarto de siglo, uno de los investigadores del Worldwatch Institute de Washington D.C., John E. Young, captaba en el título de un importante ensayo una de las tendencias centrales de nuestras sociedades industriales: hablaba de " La Tierra convertida en una gran mina " (informe del Worldwatch Institute La situación en el mundo 1992) . Durante los últimos tres siglos nos hemos desarrollado esencialmente como sociedades mineras, construyendo sistemas industriales basados en las riquezas del subsuelo, en una huida hacia adelante (acelerada sobre todo a partir de la segunda mitad del siglo XX, como bien nos explica  Mateo Aguado ) que hoy nos deja literalmente a las puertas de una catástrofe ecológico-social: calentamiento global, agotamiento de los recursos naturales, Sexta Gran Extinción, crisis edáfica e hidrológica…

Tiene toda la razón José Manuel Naredo (uno de los mayores economistas de nuestro país y de nuestro tiempo) cuando indica en su último libro,  Diálogos sobre el oikos que " habrá que revisar el paso tecnológico en falso que dio la civilización industrial al basar la intendencia de la especie humana sobre extracciones de la corteza terrestre, en vez de hacerlo sobre la fotosíntesis y otros derivados renovables de la energía solar".

En el pasado inmediato, el mundo que nos parece normal (aunque está muy lejos de serlo en términos históricos y antropológicos) se basaba en recursos minerales baratos (comenzando por los combustibles fósiles) y en la capacidad de la biosfera para absorber la contaminación sin generar daños a los seres humanos. Ambas condiciones están desapareciendo rápidamente. Hoy nos hallamos en un "mundo lleno" o saturado en términos ambientales: tras tres siglos de saqueo, intensificado en los últimos decenios, estamos entrando en un nuevo mundo. El papel de la actividad minera en este saqueo ha sido cartografiado no hace mucho por el profesor italiano Ugo Bardi en un libro incisivo, Extracted (que es también un informe al Club de Roma). Desde 1950, el consumo de combustibles fósiles (en términos energéticos) se ha multiplicado por cinco y el de minerales no energéticos por siete.

Seguir leyendo »

Su futuro depende de las emisiones negativas y usted sin saberlo

Shuozhou cooal plant

Los gobiernos han fiado nuestro futuro climático a las emisiones negativas. Sin embargo probablemente usted no haya oído hablar nunca de ellas. No es de extrañar, dado que no han recibido apenas atención política o mediática. Es necesario por tanto arrojar luz sobre este asunto y es urgente hacerlo ahora. Vamos a intentar explicar por qué.

¿Que son las emisiones negativas?

Todo el CO2 que pongamos en la atmósfera tendrá un efecto sobre el aumento de temperatura. Hay todavía una cantidad determinada de CO2 que aún podemos poner en la atmósfera sin que ello implique superar un aumento de más de 2ºC de temperatura a final de siglo respecto a la era preindustrial. Esto es lo que se conoce como presupuesto de carbono y nos dice cuánto nos podemos aún gastar (emitir) sin entrar en esa supuesta zona de riesgo.

Seguir leyendo »

Entre las potencialidades y la prepotencia de la agricultura urbana

Mural en el Teatro Polivalente Occupato de Bolonia.

Este 17 de abril se ha celebrado a nivel mundial el día de lucha organizado por La Vía Campesina , uno de los movimientos sociales del planeta más numerosos e inspiradores. Este año se ha denunciado especialmente el acaparamiento de tierras fértiles, también en nuestra geografía , y reivindicado el acceso a los recursos estratégicos como agua y semillas. Una realidad y unas problemáticas que desde la ciudad parecen ajenas y distantes, pero de las cuales depende nuestra alimentación.

Una indiferencia puesta en cuestión por la emergencia de los grupos de consumo y especialmente de los huertos urbanos. Hoy podemos afirmar que la agricultura urbana es una realidad consolidada en nuestra geografía. Nuestro amigo Goyo Ballesteros lleva años echando las cuentas y mantiene un censo estadístico que nos permite valorar la evolución del proceso. Hemos pasado de 7 municipios con huertos urbanos en el año 2000 a 313 a finales de 2015, y de la inexistencia a más de un centenar de huertos comunitarios de base asociativa que se concentran en las grandes ciudades.

Los huertos han adquirido un importante poder simbólico como metáforas de la creatividad social, de la capacidad ciudadana para devolver el valor de uso a espacios abandonados, del cuidado de la naturaleza en la ciudad y de la autonomía ciudadana para construir alternativas. Una herramienta para avanzar de forma práctica en una nueva cultura del territorio que permite intensificar relaciones sociales, reabrir discusiones sobre los usos del suelo y de las zonas verdes, recuperar en entornos urbanos la lógica de los comunes o abrir la discusión sobre la forma en que se van a alimentar las ciudades en el futuro.

Seguir leyendo »

¿Qué hay de moralmente pernicioso en el cambio climático?

La Antártida, un termostato que regula el clima del planeta

Si los cada vez más firmes y numerosos informes científicos están en lo cierto, la humanidad está causando en la actualidad un giro drástico en el clima global. De no corregir urgentemente esta tendencia, los cambios que generamos nos llevarán a cumplir el anhelado sueño de vivir en otro planeta . La mala noticia es que este sueño se parecerá más a una pesadilla. En lugar de haber alcanzado un más allá donde todos los seres humanos pudieran vivir en condiciones ideales , habremos conseguido hacer de nuestro mundo ese otro planeta . La diferencia es que esto será a fuerza de que no todos podamos sobrevivir y que, los pocos que queden, lo hagan en condiciones lamentables .

La tendencia política, sin embargo, sigue siendo desoladora. Las posibilidades de frenar este desastre se ven de nuevo fuertemente mermadas con el anuncio de la destrucción de los compromisos adquiridos por los Estados Unidos para la reducción de emisiones contaminantes. Ahora que Donald Trump comienza a cumplir sus amenazas en materia de política climática, conviene no perder de vista lo que hay de moralmente pernicioso en seguir contribuyendo desenfrenadamente al cambio climático.

A pesar de que al nuevo presidente de la principal potencia responsable de las emisiones de efecto invernadero, como reconoció su predecesor en el cargo , el cambio climático le parezca "un cuento chino" , el consenso científico en torno a su causa antropogénica y sus devastadores efectos no para de crecer. Según el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) , asistimos a un aumento desenfrenado de las temperaturas que tiene efectos, en muchas ocasiones irreversibles, sobre los sistemas naturales y humanos. El aumento de la temperatura provoca el derretimiento de glaciares y capas de hielo, así como la expansión térmica de los océanos, generando un aumento considerable del nivel medio de las aguas marinas . Las consecuencias son devastadoras para los hábitats de numerosas especies vegetales y animales, así como para la producción agrícola y para la vida de los habitantes de pequeñas islas y aquellos asentados en las zonas polares árticas .

Seguir leyendo »

Resistencia a los antibióticos: la responsabilidad de las farmacéuticas

El pasado mes de enero una insólita noticia se coló en las portadas de numerosos medios de comunicación: una mujer fallecía en Nevada, Estados Unidos, a causa de una infección resistente a 26 antibióticos distintos. Esta infección fue causada por una mutación de la bacteria 'Klebsiella pneumoniae', o lo que es lo mismo: una superbacteria (como se conoce coloquialmente a las bacterias resistentes a los antibióticos). La mujer había enfermado tras ser hospitalizada en la India por una fractura de pierna. Este hecho bastante ordinario en la India o en China se convertía así en un suceso alarmante para el norte del mundo. La resistencia a los antibióticos es un problema que alcanza dimensiones globales y el papel que desempeña la industria farmacéutica en este es una pieza clave para entender cómo se ha llegado a esta situación.

Cada vez existen más evidencias de que las multinacionales contribuyen a extender la resistencia a los antibióticos con la contaminación que provocan sus centros de producción o los de sus proveedores. En el estudio publicado por SumOfUS, Medicamentos tóxicos: Cómo determinadas compañías farmacéuticas contribuyen al aumento de superbacterias resistentes a los antibióticos , se denuncia que las condiciones insalubres en los procesos productivos y el inadecuado tratamiento de los vertidos generados por la fabricación de antibióticos en China e India (donde se fabrican la mayor parte de nuestros medicamentos) se convierten en caldo de cultivo de las superbacterias.

Las investigaciones de Changing Markets publicadas en 2017, Resistencia a los antibióticos: Cómo la contaminación de las fábricas de medicamentos en India y China está disparando la aparición de las superbacterias, indican además que la industria farmacéutica con su compleja red de interconexiones y su característica opacidad, juega un papel protagonista en la crisis internacional de la resistencia a los antibióticos. Gran parte de las empresas denunciadas por la organización han sido señaladas por distintos medios de comunicación como responsables de vertidos en ríos y canales de China e India. Esta contaminación gradual trae consigo la proliferación de bacterias resistentes que "no son solo perjudiciales para las poblaciones locales, sino que también pueden propagarse por todo el mundo a través del transporte y el comercio". El mensaje que envían es contundente: "Las malas prácticas en la producción local tienen un impacto en la salud pública mundial y por tanto es un problema que necesita ser abordado a nivel global".

Seguir leyendo »

Cuando el decrecimiento entra en el Parlamento

¿Puede el decrecimiento entrar en los Parlamentos? ¿Cuán grande sería su electorado? ¿Qué propuestas políticas deberían presentarse? ¿Cómo construir sinergias entre los movimientos sociales de base y la política institucional?

Estas son algunas de las preguntas que han estado como mínimo desde hace una década en el debate europeo. Al menos desde 2008, cuando se realizó la primera conferencia internacional sobre decrecimiento en París. Luego, en 2009, el entonces presidente de la Comisión de Desarrollo Sostenible del Reino Unido, Tim Jackson, publicó un influyente informe titulado ¿Prosperidad sin crecimiento?. Más recientemente, el profesor Jackson ha promovido la formación de una comisión parlamentaria interpartidista sobre límites al crecimiento en el Reino Unido.

El All Party Parliamentary Group on limits to growth (APPG) ha recibido múltiples apoyos, incluyendo el del Partido Verde y su parlamentaria Caroline Lucas. El AAPG tiene como objetivo "crear el espacio para dialogar sobre los límites ambientales y sociales al crecimiento, evaluar las evidencias de tales límites, identificar los riesgos, apoyar las respuestas apropiadas y contribuir al debate internacional sobre la redefinición de la prosperidad".

Seguir leyendo »

Sin los suelos la vida es imposible

La crisis ambiental generalizada que vivimos se viene explicando fundamentalmente como una consecuencia del cambio climático. Otras crisis ambientales algo menos publicitadas son la pérdida generalizada de biodiversidad y la escasez de agua potable de boca y para otros usos, fundamentalmente agrarios. Sin embargo, apenas se menciona la degradación de los suelos que sufren amplias zonas del planeta (según la FAO[1], el 25% de los suelos agrarios del mundo están degradados de manera severa).

El suelo suele ser considerado como la capa superficial de la corteza terrestre donde se fijan y crecen las plantas… en el mejor de los casos. Generalmente lo tratamos como si fuese un sustrato inerte, una especie de esponja donde plantar los cultivos que nos alimentan, cuando no lo ocupamos y sellamos con infraestructuras de todo tipo, lo inundamos, o lo contaminamos usándolo como vertedero.

Obviamente, el suelo es mucho más que el espacio físico donde los humanos desarrollamos nuestras actividades, el suelo es un sistema vivo. Una definición más técnica nos explica que el suelo es el resultado de la desintegración física o desgaste de las rocas subyacentes, y de su alteración química, en combinación con multitud de procesos asociados a las plantas, los animales y los microorganismos que lo colonizan. Existen multitud de tipos de suelo en el mundo en función de estos procesos, que vienen determinados en gran medida por el clima.

Seguir leyendo »

Ante el sexto aniversario de Fukushima: abandonemos la energía nuclear

Imagen de archivo: un periodista mide la radiación durante una visita a la central nuclear de Fukushima.

El pasado 11 de marzo se cumplía el 6º aniversario del accidente de Fukushima-Daiichi, tan grave como el de Chernóbil, aunque de características diferentes. Las consecuencias del accidente persisten y la situación todavía no están controladas.

Por un lado, no se conoce a ciencia cierta el estado de los reactores números 1, 2 y 3, aunque se sabe que están fundidos. Se han introducido tres robots en el reactor número 2 para averiguar el estado y posición del núcleo del reactor, pero no han podido soportar las altísimas dosis de radiactividad y han dejado de funcionar a las pocas horas. La dosis registrada en ese reactor oscila entre los 500 y 650 Sv/h (Sievert por hora), suficiente para matar un a persona en pocos segundos.

Antes de estropearse, los robots pudieron tomar fotos y películas que confirmaban que el núcleo está fundido y forma lo que se llama corium (un amasijo de combustible nuclear y metal) de muy difícil manipulación, y que será necesario que pase mucho tiempo antes de plantearse el desmantelamiento. De hecho, ya se baraja la alternativa que se ha puesto en marcha en Chernóbil: construir sarcófagos que confinen los reactores hasta que el nivel de radiación baje sensiblemente, lo que puede ocurrir en décadas.

Seguir leyendo »