eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Andrea Fabra y el duque empalmado

56 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Este es un país curioso. A nuestros diplomáticos les exigimos dos carreras, tres idiomas y una durísima oposición; y sin embargo, cualquier mindundi puede llegar a ser ministro.

Para ser presidente de Gobierno ni siquiera es necesario tener estudios universitarios; basta con haber sido lo suficientemente manso como para no haber despertado envidias o lo suficientemente despiadado para no haber dejado enemigos. Antes o después te llega el turno.

Da cosa fijar por ley un coeficiente intelectual mínimo para ser ministro o exigir estudios universitarios, conocimiento de idiomas y publicaciones de impacto —un buen currículum en definitiva— a quien quiera ser presidente del Gobierno.

Da cosa porque enseguida te llamarían elitista. Y te lo llamarían curiosamente los mismos que quieren el mejor profesor para sus hijos, un médico excelente para su madre y el arquitecto más competente para el edificio donde trabajan todos los días.

Yo a la vista del percal también he rebajado mis demandas y ya no exijo que los ministros tengan estudios; me conformo con que tengan clase. Eso sí: extendería la obligación de tomar un curso de urbanidad a cualquier cargo público.

Con seis millones de parados, tú no puedes comparecer tras un consejo de ministros y felicitarte porque el número de jóvenes desempleados ha disminuido gracias a la emigración.

Tampoco puedes ser vicepresidente de investigación del CSIC y decir que gracias a los recortes habrá más investigación científica.

No puedes ser vicepresidente de la patronal CEOE y decir en una entrevista que sin la reforma laboral habría más paro.

Y tampoco puedes llamarte don Floriano del PP y gritar en un mitin, o lo que sea, que hay partidos que se han beneficiado de la corrupción de algunos.

No puedes cachondearte así de la gente. Si militas en el PP y te estás beneficiando de la crisis, tienes que hacer un esfuerzo y aguantarte la risa, porque si no cualquier día vamos a tener un disgusto.

En cuestión de tacto y etiqueta la Monarquía sigue siendo superior a los plebeyos. Fijaos: en cuanto la Casa Real ha tenido noticia de que Urdangarin firmaba los correos electrónicos como El Duque Empalmado, lo ha sacado de la página web. ¡Mano dura contra la corrupción!

La Casa Real lo sabe muy bien: una cosa es trincar, privatizar el país, arruinarlo en tu beneficio para las próximas dos o tres generaciones, y otra muy diferente descojonarte de la gente y exhibir con grititos lúbricos como los de Andrea Fabra o duros empalmes como los del duque la excitación que todo ello te produce.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha