eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El embajador de España en Argentina estaba librando en plena expropiación de YPF

- PUBLICIDAD -

Al embajador español en Argentina, Román Oyarzun, la mayor crisis diplomática de su carrera le sorprendió en Nueva York, muy lejos de su puesto. En plena tormenta por la expropiación de la petrolera YPF, Oyarzun solicitó unos días de vacaciones para completar su mudanza desde Estados Unidos, su anterior destino. Pese a la delicada situación con Argentina, el Ministerio de Asuntos Exteriores autorizó esos días libres. En mitad del conflicto con Argentina, España tuvo que actuar sin la ayuda de su embajador en Buenos Aires.

Román Oyarzun dejó la embajada el viernes 13 de abril, durante el fin de semana previo a la expropiación, cuando ya estaba en marcha la nacionalización de YPF y varios ministros del gabinete de Rajoy –empezando por la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría– habían lanzado varias advertencias al gobierno de Argentina y movilizado incluso a la Unión Europea. Un día antes, el jueves 12 de abril, el diario argentino Clarín había publicado varios párrafos del decreto de expropiación que preparaba el gobierno de Cristina Fernández Kirchner. No era el primer aviso para el Gobierno de Mariano Rajoy, que sabía desde hacía meses que Argentina planeaba esa operación, gracias a varios informes del CNI, el servicio secreto español.

Tras conocerse el borrador del decreto de expropiación de YPF, entre el 12 y el 14 de abril, España realizó distintas gestiones diplomáticas para frenar el decreto. Erróneamente, el Gobierno pensó que había tenido éxito en sus presiones sobre Argentina: que había parado la nacionalización de la petrolera. El propio ministro de Industria, José Manuel Soria, llegó a asegurar el sábado 14 de abril que la situación estaba “encauzada”. Esa fue la razón, según fuentes del Gobierno, de que se diese autorización al embajador para viajar a Estados Unidos y completar su mudanza. Román Oyarzun, que antes de ser nombrado embajador en Argentina era representante permanente adjunto de España en la ONU, había llegado a Buenos Aires en febrero. Tomó posesión con bastante rapidez, precisamente –según fuentes del Gobierno– porque temían por la expropiación de YPF.

Sin embargo, el día clave de la nacionalización de la petrolera sorprendió al embajador en fuera de juego: en Estados unidos. El lunes 16 de abril –dos días después de que Soria dijese que el asunto estaba encauzado–, Cristina Fernández Kirchner anunció formalmente la expropiación de YPF. Varios ministros fueron conscientes de que el embajador estaba fuera de Argentina precisamente cuando intentaron localizarle para darle instrucciones. Esa misma noche, Román Oyarzun se vio forzado a interrumpir su mudanza y regresar de urgencia desde Nueva York hasta Buenos Aires. Llegó a su puesto al día siguiente, el martes 17 de abril, cuando la expropiación ya era un hecho.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha