eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La gran mentira del PSOE

El Partido Socialista ha entrado en una escalada de autodestrucción con un axioma falso: la preocupación no tiene que ver con las reclamaciones soberanistas de Podemos sino con el deseo de importantes barones de descabezar a Pedro Sánchez

Las líneas rojas de Podemos dibujan el camino hacia nuevas elecciones

82 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Andalucía, Asturias, C-LM y Valencia, a favor de no aplazar el congreso del PSOE, mientras Extremadura duda

Imagen del Comité Federal del PSOE celebrado este lunes. EP

Una buena parte del PSOE quiere acabar con la época de Pedro Sánchez al frente del partido. Esa buena parte tiene nombres, apellidos y territorios: Asturias, Andalucía, Castilla La Mancha y Valencia. Los argumentos esgrimidos por los principales barones socialistas abundan en una falsedad al referirse a los afanes independentistas de Podemos como causa de tensión con un líder que quiere explorar cualquier posibilidad de pacto por la izquierda. Es mentira. Lo que está pasando en el PSOE no es más que los primeros tanteos para descabezar a un líder que se aupó sobre el poder de Susana Díaz pero que pronto perdió la complicidad de la lideresa andaluza. 

De otro modo no podría explicarse que el Comité Federal del partido haya finalizado su trabajo con dos conclusiones contrapuestas: por un lado, avalan a Sánchez para que intente ser presidente de Gobierno y, por otro, le cierran la puerta a ser candidato si esos intentos fracasan y hay que ir a segundas elecciones. 

"No dan las cuentas. Es imposible formar Gobierno en torno al PSOE", afirmaba un dirigente socialista a la puerta de Ferraz durante una pausa de cigarrillo bajo la lluvia. Esa es la idea instalada en la sede socialista, donde lo que ahora miden los barones es el tamaño de la herida que la crisis interna le pueda dejar por herencia al sustituto de Sánchez si finalmente prospera la corriente proclive a descabalgarlo. 

En los corrillos, en los discursos y en la propia resolución aprobada por el comité federal del PSOE, hay una suerte de engaño de tal calibre que la cuestión fundamental queda solapada: los principales líderes territoriales quieren un congreso antes de una hipotética repetición de las elecciones, pero nada de esto han plasmado por escrito por ahora. 

Sí ha habido referencias en los discursos y la más señalada es la que ha firmado el barón asturiano Javier Fernández. Poco proclive a la conspiración, que su voz se alzase para pedir un congreso donde discutir el liderazgo del partido ha sido tomado como punto de partida de una guerra que en el PSOE se aplaza pero no se acalla.

No responde tampoco a la verdad de los hechos el resultado de la votación que da a Sánchez amplísima mayoría para sacar adelante la resolución pactada horas antes con los barones sobre el camino de los pactos y las líneas rojas de ese camino. La gran incógnita, el punto fundamental, ha quedado abierto.

Nadie en Ferraz es capaz de responder a la pregunta fundamental: ¿será Pedro Sánchez el candidato del PSOE si se repiten las elecciones?. Es el tema más evitado que todos han solapado con el debate sobre el calendario de convocatoria de un congreso. 

Sánchez llegó a la secretaría general del PSOE gracias al apoyo de Susana Díaz. Ahora ya no cuenta con ese apoyo, pero tampoco con el de Fernández, Page, Vara o Puig. Así las cosas, la gran mentira de los socialistas es haber empezado esa guerra sin declaración oficial ni delimitación de bandos, como quien intenta hacernos creer que no pasa nada.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha