eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La única salida será negociar y Rajoy ya no puede

Los corifeos del presidente y del PP tratarán por todos los medios de enmascararla, pero la realidad que aparecerá en la noche del domingo es que Rajoy ha fracasado

49 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Rajoy seguirá en Moncloa con su equipo la jornada y Pedro Sánchez lo hará desde Ferraz

Mariano Rajoy

Todo indica que este domingo no ocurrirá nada dramático en Cataluña. A ninguna de las dos partes enfrentadas les interesa y es de suponer que habrán instruido a las fuerzas que de ellas dependen para que las tensiones no pasen en ningún caso a mayores. La lógica apunta a que así sea. Más seguro aún es que la gente irá a votar en masa. Lo consiga o no, la movilización será pues un éxito clamoroso para el independentismo y quienes defienden el derecho a decidir. Y un punto de no retorno en la crisis catalana.

Durante los últimos cinco años, el gobierno del PP ha negado con una tozudez rayana en la estulticia la existencia de un grave problema político en Cataluña y, por tanto, la necesidad de abordarlo, de negociar. Llevando al extremo esa actitud, más recientemente, cuando el proceso ya había entrado en su fase de realización, Rajoy se ha limitado a decir que no habría referéndum. Y a desplegar todos los medios jurídicos, administrativos y coercitivos a su alcance para lograrlo.

¿Qué ha conseguido? Muy poco. Que la consulta de este domingo no vaya a tener los efectos jurídicos de un referéndum de autodeterminación. Pero, además de que sus promotores debían de saber desde el principio que eso iba a ocurrir, ese resultado tiene escaso peso en términos políticos, no resuelve nada. Porque, procesamientos, sanciones y eventuales encarcelamientos aparte, el “no habrá referéndum” no podía y no puede tener una secuela política. Porque detrás de tal compromiso nunca hubo un plan articulado para los días y meses siguientes. Nunca fue más que la respuesta obligada de una autoridad a la que sus errores de bulto habían llevado a verse superada por los acontecimientos.

Los corifeos del presidente y del PP tratarán por todos los medios de enmascararla, pero la realidad que aparecerá en la noche del domingo es que Rajoy ha fracasado. Y que los independentistas y sus aliados circunstanciales no se habrán visto obligados a desviarse un ápice de la línea que se habían trazado, que es únicamente la de la movilización de sus efectivos en un nivel superior al de precedentes convocatorias. Más allá de cualquier opinión sobre la causa independentista, quien quiera entender la situación que se creará tras el 1-0 no tendrá más remedio que aceptar ese balance, por poco que le guste. Los independentistas no habrán ganado, pero no habrán salido debilitados del envite.

Si la votación tiene la enjundia que casi todos prevén, es muy probable que la semana que viene el Parlament o Puigdemont proclamen la independencia. Lo harían para no defraudar a sus seguidores. Pero también porque políticamente les conviene. Porque cualquier negociación que se pueda abrir en el futuro tendría que partir de ese nuevo nivel del conflicto. Veremos que ocurre, si los independentistas se atreven a dar ese paso. Que este sí que fracturará a la sociedad catalana. Pero si tal eventualidad se produce, el poder ejecutivo central y la judicatura no podrán hacer más que tratar de castigar tal osadía. Alimentando la espiral de la acción y la represión hasta extremos que pueden ser insoportables. En primer lugar, para la economía española.

Sólo una negociación puede parar esa dinámica. Lo que no está ni mucho menos claro es si las fuerzas que Rajoy ha desatado irresponsablemente vayan a permitirle cambiar de rumbo de un día para otro. Es de temer que no. A menos que en el panorama entren en juego otros factores que hasta ahora no han hecho acto de presencia.

La presión internacional puede ser uno de ellos. La UE no quiere para nada que el conflicto catalán se agrave más de lo que lo ha hecho hasta ahora. Angela Merkel tampoco. Hay bastantes indicios de que en esos ambientes se quiere una salida negociada. “Política” acaba de decir el presidente del parlamento europeo Antonio Tajani, desdiciéndose en parte de su anterior apoyo total a Rajoy. Pero el factor exterior sólo se atreverá a hacer valer su peso si antes se mueven otros elementos.

Los poderes fácticos internos pueden jugar un papel de primer orden. La Iglesia católica acaba de transmitir muy claramente que espera que Rajoy de pasos hacia el diálogo. Pero una presión tanto o más importante podría proceder del poder económico. Es seguro que en ese ámbito ha debido hacer mella que el JP Morgan, el primer banco del mundo, haya aconsejado dejar invertir en España mientras prosiga el conflicto catalán. En privado, otros muchos deben decir lo mismo. Y hasta el Banco de España ha tenido que reconocer que la crisis va a afectar a la economía. Nada indica que Rajoy puede hacer algo para calmar la inquietud que tales avisos deben estar produciendo. ¿Se atreverán los poderosos del dinero a decirle que cambie de registro o a pedir su relevo?

Con todo, lo que de verdad puede propiciar un cambio de escena, una vuelta a la cordura, es una modificación de las actitudes del resto del cuadro político español. El PNV ya ha dado un paso claro en esa dirección y se equivoca quien crea que su posición crítica con el gobierno es una añagaza para sacar más rédito del ya mucho obtenido hace unos meses por su apoyo a los presupuestos. Pero el que tiene el as en la mano es el PSOE. Si se separa de Rajoy, si se apunta de verdad a una negociación con los catalanes, las cosas podrían cambiar mucho.

¿Se atreverá Pedro Sánchez a lanzarse por ese camino? Susana Díaz debe creer que esa posibilidad no puede descartarse. Y por eso le ha puesto encima de la mesa su aceptación de la propuesta de apoyo incondicional al gobierno del PP presentada por Ciudadanos en el parlamento andaluz. La misma que Rivera planteó en el Congreso hace dos semanas. Que, a la postre, es la osatura de la “gran coalición” que defendían los perdedores del último congreso del PSOE y que vuelve a ser una posibilidad. Más sólida de lo que podría creerse. Y que daría tiempo a Rajoy, pero no resolvería nada en Cataluña.

Sánchez se negaría a sí mismo si aceptara una salida de ese tipo. Pero no cabe hacer predicciones sobre lo que vaya a hacer. Porque tiene al partido tan roto como hace seis meses y eso le resta mucha fuerza para tomar decisiones.

Con todo, habrá que ver. Si el 1-0 termina sin dramas y el independentismo mantiene la puesta, por muchos golpes que pueda recibir, el lunes empezará una etapa en la que muchas serán posibles. La intensificación de la represión puede ser una de ellas. Pero la creación de condiciones para que se abra una negociación puede ser otra. Aunque es difícil que Rajoy esté en ella.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha