eldiario.es

9

Los carteros siempre votan varias veces

El personal de Correos que lleva viviendo peligrosamente los últimos años electorales, con una tase de reposición por los suelos y una falta de medios que ríase usted del Correo del Zar y del Poney Express juntos

Las peticiones de voto por correo bajan un 8,7% en estas elecciones generales

En el hit parade del resabio patrio por la repetición de elecciones, hay sin duda unos cabreados profesionales: son los carteros, el personal de Correos que lleva viviendo peligrosamente los últimos años electorales, con una tasa de reposición por los suelos y una falta de medios que ríase usted del Correo del Zar y del Poney Express juntos.

Aunque esta vez parece que han contratado refuerzos puntuales, están con el alma en vilo porque la campaña exprés que se aproxima vendría a coincidir con elecciones locales parciales en algunos municipios castellanos y con la imposibilidad material de congeniar en tan corto lapso de tiempo el cúmulo de tareas que tienen pendiente.

Resignados ante la inevitable situación se preguntan si habrá gente suficiente a bordo como para vencer preceptos inexcusables como el voto en las prisiones o los intentos picarescos de algún que otro partido político, presto a trincar el voto ajeno y usar en vano el nombre de sus electores. Por no hablar del trabajo extra que se les acumula: reparto de las tarjetas censales, envío de propaganda, comunicaciones a miembros de las mesas electorales, recogida de documentación el día de las elecciones o gestión del voto por correo, cuyo plazo por cierto finaliza el próximo 31 de octubre. Si fallara en algo este mecanismo, hasta podrían impugnarse algunas mesas. Pero la ecuación es fácil: si todo esto tiene prioridad, al faltar curritos, muchos certificados acumularán retrasos a veces insalvables, aunque todo el mundo piense que ya nadie envía cartas en la era del email.

El voto por correo

En algunas circunscripciones, los sindicatos ya han denunciado que se obligue a los funcionarios a repartir publicidad electoral fuera de su jornada de trabajo. Y seguramente a todos les extraña nuestra peculiar legislación que obliga a los votantes a identificarse para solicitar y recibir los sobres electorales, pero no así a la hora de depositarlos en Correos. Sorprende saber que al depositar los envíos puede hacerlo alguien que lleve un mazo de correspondencia electoral, porque los ciudadanos hayan delegado en él para hacerlo. De grado o por fuerza, no se sabe. Eso sí, los envíos deben estar perfectamente precintados y con una contraseña que evite darles un cambiazo al contenido. Como es obvio, nadie puede garantizar que, antes, no hayan seducido a los titulares del sufragio para arrimar su ascua a la sardina del partido al que tan ilustres recaderos representen.

Mención aparte del noble oficio postal, merece otra de las grandes incógnitas que plantea esta nueva convocatoria a urnas: ¿cómo en una campaña exprés se articulará el voto de los españoles residentes en el extranjero cuando en la última ocasión que fuimos llamados a la fiesta de la democracia, a muchos no les llegaron con más tiempo las papeletas para poder acercarse al consulado?

Emociona grandemente el acuerdo consumado este miércoles entre las distintas formaciones políticas para aliviar los despliegues propagandísticos y el conocido cantable de "en los carteles han puesto un nombre que no lo quiero mirar, Francisco Alegre y olé, Francisco Alegre y olá". Qué pena que en ese acuerdo de elecciones burguer como comida rápida, no hayan alcanzado un cierto consenso: el de no sobreactuar ni atacar a los más débiles o a los que no tienen derecho al voto; no prometer chorradas que no puedan o que no quieran cumplir, ni utilizar palabros como resiliencia, propositivo y aliados preferentes. Tampoco vendría mal que compartan la afición generalizada a las carteras de piel o de ministerios, por un cierto respeto a los carteros, que llevan varios años votando muchas veces.

 

 

 

 

 

 

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha