Sobre este blog

Desdeelsur es un espacio de expresión de opinión sobre y desde Andalucía. Un depósito de ideas para compartir y de reflexiones en las que participar

Una 'guantá' sin manos

AROCA 03102022

24

Reconozco que Alberto Núñez Feijóo es voluntarioso. En términos taurinos diríamos que tiene trapío, se arranca siempre al caballo desde los medios y se viene arriba ante el rigor de los picaores. En ese sentido no sería inadecuado decir que entroncaría metafóricamente con el histórico encaste de Guardiola. 

Desde como mínimo Covarrubias, sabemos de la existencia en español de la palabra 'zas' significando un golpe brusco, luego reinterpretado en estos ligeros tiempos como 'zasca', cuando implica desaire. Para esto último, en tiempos menos modernos se usaba 'chasco'. Pues bien, a Núñez Feijóo le dan zas, zascas, pullas, no taurinas, chascos pero, sobre todo, guantás sin mano, sin diccionario que le ampare.

Las guantás en materia de fiscalidad, o impuestos para entendernos, empezaron con Paolo Gentiloni, comisario europeo de asuntos fiscales. Le siguió Philip Lane, economista jefe del BCE, y pocas fechas antes, el papa Bergoglio y otras muchas instituciones internacionales y gobiernos democráticos de la UE. El sentir colectivo de los mentados desmentía la idea del presidente popular de bajar los impuestos como arma de persuasión masiva electoral sino, además, invitaba a subirlos a los más poderosos en un momento extraordinario en el que la situación exige un mayor esfuerzo de los que más tienen.

La progresividad exigida por la Constitución española en materia tributaria no parece tampoco convencer ni conmover a los populares, que en su constitucionalismo podrían estar acogidos a la taqiyya de los falsos conversos.

Pero Feijóo va una y otra vez al caballo. A pesar incluso de que en la práctica, su práctica propuesta, su homóloga británica ex UE, la premier Liza Truss, con similares ideas puestas en marcha, ha sufrido el abandono de los operadores económicos de su país, con consecuencias negativas en la confianza hacia su propia economía y la estabilidad de la libra. El Partido Laborista está, demoscópicamente hablando, en la mejor situación desde hace tiempo siguiendo la estela del desatino de la premier británica que afronta ya la tradicional insurrección de sus propios parlamentarios.

En toda corrida fiscal no faltan bomberos toreros, tauromaquia menor con pretensiones. Moreno Bonilla, el Juanma mediático, se ha lanzado a la subasta fiscal y detrás de él otros fieles a la consigna y algún espontáneo despistado. El trasfondo es pedagógicamente relevante, lealtad a la promesa eterna de las derechas españolas de gobernar para los ricos pero también una pulla a Isabel Díaz Ayuso para que no se crea la única sobresaliente de la cuadrilla de Feijóo. Feijóo no se atreve.

A todo el batiburrillo creado, el Gobierno central, sin centrarse aún en una auténtica reforma fiscal y territorial en el Estado para acabar con la fontanería fiscal, ha respondido ampliando el coso. Los ricos de todas partes pagarán más. Ya era hora. Y no habrá cateto fiscal que lo pueda impedir.

Las guantás sin manos al tremendista de Feijóo no han sido sólo fiscales. La UE también le da la espalda en su frentismo anticonstitucional con el gobierno de los jueces y el Tribunal Constitucional. El comisario Didier Reynders no ha dicho lo que les hubiera gustado que dijera. El no puede decir cómo hay que renovar el CGPJ, ni siquiera puede hacer algo más que darse un paseo, a pesar de que los juristas insurrectos de este país siguen confundiendo Consejo europeo con Consejo de Europa y no cruzan los Pirineos, por si acaso. Por cierto, resulta chocante que tanto patriota reclame el intervencionismo externo en las cuestiones de Estado.

Para lo que quería Feijóo, Reynders tendría luego que ir a su propio país, Bélgica, y decirles cómo lo han de elegir ellos, divididos entre valones y flamencos, entre jueces y no jueces, entre los jueces y el Senado, el poder electo. También tendría que ir luego a Francia y exigirle a Emmanuel Macron, poder electo, que renuncie a participar en la conformación del suyo y lo más valiente, ir a Alemania y a Austria, no a decirles cómo tienen que elegir a sus consejos, sino que los creen que allí no hay y lo más parecido lo eligen los ejecutivos federales, poderes electos. Es decir, mucho trapío para el belga.

Muchas guantás sin manos seguidas para Feijóo, pero ahí sigue una otra vez, entre la ovación de sus mandantes, los que aplauden su bravura vicaria. Pero no debería olvidar que por mucho que vaya al caballo, acabaran llevándoselo las mulillas, es la liturgia, salvo que lo indulten desde el palco, por detrás se entiende 

Sobre este blog

Desdeelsur es un espacio de expresión de opinión sobre y desde Andalucía. Un depósito de ideas para compartir y de reflexiones en las que participar

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats