Entrevista Candidato de Por Andalucía por Cádiz y ganador de las primarias de Podemos

Juan Antonio Delgado: “Estamos centrados en que no se divida el voto de izquierdas, lo que nos pedía la gente”

Juan Antonio Delgado Ramos.

Iñigo Aduriz


27

Ganó las primarias exprés que celebró Podemos en Andalucía para elegir a su candidato a la Presidencia de la Junta para las elecciones del 19 de junio. Pero finalmente el acuerdo alcanzado por su partido in extremis, al borde de que finalizara el plazo para registrar coaliciones, con IU, Más País, Alianza Verde, Equo e Iniciativa del Pueblo Andaluz para formar la alianza Por Andalucía, prefirió como candidata a Inmaculada Nieto, vinculada a IU y que contaba con el respaldo del resto de las formaciones.

La candidata de Por Andalucía pide "disculpas" por la imagen de división y garantiza que la coalición "es irreversible"

La candidata de Por Andalucía pide "disculpas" por la imagen de división y garantiza que la coalición "es irreversible"

Juan Antonio Delgado Ramos (San Fernando, 1971) trata ahora de restar importancia a la convulsa negociación que desembocó en la citada coalición y al hecho de que Podemos no llegara a incluir su firma –algo que se reprocharon con dureza IU y Podemos–, por lo que tanto él como el resto de candidatos del partido figuran como independientes. Aunque el partido de Ione Belarra trabajó hasta el final para que fuera él, y no Nieto, el candidato de la coalición, el acuerdo le situó finalmente como cabeza de lista por la provincia de Cádiz y ejercerá de coportavoz de la candidata a la Presidencia en el Parlamento de Andalucía que surja de las urnas.

Delgado Ramos recibe a elDiario.es en su despacho de la Cámara Baja, donde presume de una enorme bandera andaluza y un casco de los trabajadores gaditanos del metal que en los últimos meses tuvieron que volver a salir a las calles para defender sus derechos.

Además de la corrupción, la ciudadanía suele castigar en las urnas las disputas internas que se publicitan, como la que se evidenció durante la negociación de Por Andalucía. ¿Qué van a hacer para dejar atrás ese episodio?

Las disputas de la izquierda son algo histórico en este país. Acuérdese de los guerristas y los renovadores [en el PSOE] o lo que sucedió en IU. No es malo que haya esa transparencia pública. En el PP a lo mejor prefieren arreglarlo con maletines, sobres en B y cosas de esas. El debate lo veo como una oportunidad.

Pero la imagen que se dio aquel viernes, 6 de mayo, solo unos minutos antes de que se terminara el plazo para registrar coaliciones, no pareció precisamente una oportunidad.

Para mí es una oportunidad que seis partidos políticos se hayan hecho una foto, con todo lo que eso conlleva. Respecto a lo demás, todos hemos pasado página. Muchas veces en un bloque de vecinos es dificilísimo ponerse de acuerdo para pintar una puerta, pues imagínese en algo histórico como lo que hemos hecho: poner a seis partidos de acuerdo. Lo demás lo tenemos superado y estamos centrados en Andalucía y en que no se divida el voto de izquierdas, que era lo que nos pedía la gente. Los seis estamos juntos.

¿Cómo es su relación con Inmaculada Nieto, la candidata de la coalición?

Muy buena. Además, la conozco desde que ella era concejala y yo guardia civil. Cada vez que me abrían un expediente había una especie de convocatoria de la sociedad civil en nuestro apoyo. La conocí en 2007 en una manifestación en nuestro apoyo.

¿Es la mejor candidata que podía tener Por Andalucía?

Sí, es una buena candidata que poco a poco se va a ir conociendo más. Es una mujer que conoce bien el parlamentarismo andaluz, lo tiene controlado y eso es muy importante.

¿Se equivocó Podemos al forzar la negociación con el resto de partidos hasta el último minuto? ¿Hacen algún tipo de autocrítica?

Era lógico y legítimo que Podemos quisiera que fuera yo el candidato, al igual que lo era que IU y [la vicepresidenta segunda], Yolanda Díaz [que fue la que finalmente medió entre Podemos e IU] quisieran a Inma. Al final con lo que nos quedamos es con que se ha conseguido el acuerdo. Eso es lo más importante.

¿No hacen autocrítica, entonces?

Cuando tú tienes un objetivo y lo has conseguido... ¿El objetivo cuál era? Que fuésemos todos juntos. ¿Se ha conseguido? Sí. ¿Autocrítica? Todos cometemos errores, pero al final el objetivo importante se ha conseguido.

Uno de los reproches que se ha hecho desde los distintos espacios es que el acuerdo se negoció desde Madrid, a través de las direcciones estatales de Podemos e IU. ¿Si se hubiera hecho exclusivamente desde Andalucía, habría ido mejor?

Empezó en Andalucía. No sé cómo hubiese ido. Al final hacer un análisis de lo que podría haber pasado siempre es complicado. Entiendo el interés de los medios por otras cosas, pero al final logramos algo histórico en 40 años. Por ejemplo, Más País y Podemos vuelven a ir juntos y para mí eso es positivo. A partir de hoy sabemos que no se divide el voto de la izquierda. Antes por algunos restos había diputados que se quedaban fuera. Soy una persona positiva y miro por el proyecto.

¿Cree que de la negociación ha salido perjudicado el sistema de primarias? Hace unos años quien no hacía primarias estaba socialmente reprochado. ¿Eso ha cambiado?

En Podemos hemos hecho unas primarias históricas, porque lo que normalmente se hace en una semana lo hicimos en tres días festivos y el resultado de participación fue mejor que en el proceso anterior.

Las encuestas dibujan un marco conservador en Andalucía, donde el PP podría volver a gobernar incluso con el apoyo de Vox. ¿Cómo van a trabajar para dar la vuelta a ese escenario?

Los sondeos siempre nos han dicho a nosotros que íbamos peor de lo que después conseguimos. Las encuestas nunca hablaban de que Podemos iba a llegar al Gobierno y está en el Ejecutivo con cinco ministros. Participamos en ayuntamientos y comunidades autónomas. Las encuestas son una foto, una imagen de un momento que, después, muchas veces no se corresponden con lo que ocurre. En todo caso, vamos a hacer una campaña ilusionando a la gente, explicándole lo que viene. No va a ser una campaña de miedo, pero sí de seriedad, advirtiendo de que la extrema derecha existe, de que Vox son los amigos de Le Pen, frente a un Gobierno de coalición que ha ampliado derechos civiles y políticos, que ha hecho un escudo social o que ha aprobado el salario mínimo. Lo bueno es que se puede comparar y la comparación es que Juan Manuel Moreno Bonilla ha despedido a 8.000 sanitarios, a 3.000 docentes y al final la sanidad pública, la cultura y la educación son lo que hacen que las personas seamos iguales. Da igual la orientación sexual o la familia en la que has nacido. Todo lo podemos comparar con cómo afrontó la crisis una derecha que las diligencias de órganos judiciales decían que actuaba como una organización criminal. Todo eso se lo vamos a recordar a la gente, que tendrá que decidir si quiere que vuelva un partido que en una crisis regaló dinero a los bancos o desmanteló la sanidad pública.

¿Por qué los andaluces progresistas deberían votar a Por Andalucía y no al PSOE o a Adelante Andalucía?

Sin Unidas Podemos en el Congreso, con el PSOE solo y Ciudadanos no hubiera habido ERTEs. Al PSOE hay que pincharlo. En Andalucía la privatización de la sanidad empezó con el PSOE. La gente sabe que es importante que esté nuestra coalición porque el PSOE a veces es como que se duerme y hay que empujarle.

Entiendo que ustedes salen a ganar, pero las encuestas dibujan un marco en el que, en el caso de tener opciones de gobernar en Andalucía, debería haber un acuerdo entre ustedes y el PSOE.

Cada día nos acostumbramos más a decir que no va a ganar nadie, porque esas mayorías aplastantes ya no existen. Ya hay más gobiernos de coalición de derechas y de izquierdas. Queremos tener un resultado importante para influir en el Gobierno. Respecto a las relaciones con el PSOE, somos dos partidos diferentes. El PSOE nunca quiso un Gobierno de coalición, así que va a costar trabajo y va a haber que apretar. Si dan los números, nadie, tampoco el PSOE, va a poder decir que no a pactar con nosotros. Habrá que hacer un acuerdo programático. En el Gobierno del Estado claro que ha habido momentos difíciles entre PSOE y Unidas Podemos, pero, al final, independientemente de la relación que tengamos, habrá que sentarse.

En la campaña andaluza, para sus intereses, ¿suma o resta la presencia de dirigentes estatales de Unidas Podemos?

¿Por ejemplo?

Me refiero a dirigentes como la líder de Podemos, Ione Belarra.

Suma.

A Irene Montero.

Suma.

Yolanda Díaz.

Suma. Vamos a ver, por ejemplo, Irene Montero en su gestión tiene leyes muy importantes. ¿Eso cómo va a restar? ¿Cómo va a restar que por primera vez en la historia se hayan puesto 20.000 millones para Igualdad? ¿Cómo va a restar Yolanda Díaz, con la reforma laboral? Si al PP le suma la corrupción, ¿cómo no va a sumar gente decente que se ha partido la cara?

¿Por Andalucía es una coalición andalucista o le falta conciencia autonómica?

Podemos es andalucista, IU es andalucista, Equo también, Más País... Somos todos. El andaluz tiene un arraigo de pertenencia de su autonomía.

¿Cree que el hecho de ser guardia civil puede sumar o restar en una provincia como Cádiz que ha vivido alguna actuación muy cuestionada de las fuerzas de seguridad?

Si solo fuera una... Cuando llegué al Congreso siempre decía: antes de mí llegó otro guardia civil, pero con una pistola en la mano [se refiere al intento de golpe de Estado del 23 de febrero de 1981 perpetrado por, entre otros, el teniente coronel Antonio Tejero]. Soy el primero que ha llegado con el apoyo de la sociedad. La Guardia Civil es un reflejo de la sociedad y le pasan cosas como en los partidos políticos o la Iglesia. Voy a hacer 30 años en la guardia civil, estuve 23 en activo, en el coche patrulla, y al año siguiente me metí en el tema sindical [fue portavoz de la Asociación Unificada de la Guardia Civil, AUGC]. La Guardia Civil era una organización cerrada, con una carencia de derechos. Si un guardia civil tiene que defender la democracia lo lógico es que sepa qué es la democracia, que goce y disfrute de la democracia. Por mi participación sindical tengo 18 expedientes disciplinarios. Los que siempre me apoyaron y estaban ahí eran IU y el PCE.

La provincia por la que se presenta, Cádiz, es una de las principales plazas de la Adelante Andalucía de Teresa Rodríguez. ¿Puede hacerles daño a nivel electoral?

Nosotros hemos intentado ir juntos y Teresa Rodríguez no ha querido porque tiene su proyecto. Yo la respeto y le deseo suerte porque además es una compañera que me ha votado en su momento y yo le voté a ella. En lo que tenemos que centrarnos es en convencer a la gente y hablar.

¿La relación con ella es buena?

Es buena.

Para evitar que se repita la imagen de descoordinación que se dio aquella noche en la que se registró la coalición, ¿qué medidas están tomando?

Aquello era una negociación y está cerrado. Hay un órgano de coordinación que se encarga de la cohesión y hay ganas de trabajar todos juntos.

¿Cada partido irá por libre en la campaña?

No, no, no. Todo va a ser conjunto. En los mítines vamos a hablar representantes de todos los partidos. Estamos concienciados. Al final hay que pensar en la gente.

En cuanto a la futura candidatura de Yolanda Díaz, ¿cree posible que esa unión de Podemos, IU y Más País que se ha dado en Andalucía se pueda reflejar también a nivel estatal?

En Andalucía ha sido posible. Hay una fuerza con mucha gente, muchos partidos y mucha ilusión. Todo es cuestión de querer y de mirar por el interés de la gente. Pero yo no estoy ni en la Ejecutiva de Podemos estatal, ni en la de Andalucía.

¿A usted le gustaría que se reprodujese a nivel estatal?

A todo el mundo, creo yo. Tenemos que pensar en la gente.

¿Ve a Yolanda Díaz con la capacidad de aunar a todo ese espacio?

Yo creo que sí. Hay que tener capacidad y querer. Las dos cosas.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats