SEVILLA

‘Hemos vivido por debajo de nuestras posibilidades’: el encuentro teatral sevillano se vuelve internacional

Organizadores e instituciones que respaldan la cita 'Hemos vivido por debajo de nuestras posibilidades"

Alejandro Luque


0

Los amantes sevillanos de las artes escénicas tienen marcado el otoño en rojo en el calendario desde hace cinco años. Es el momento de celebrar Hemos vivido por debajo de nuestras posibilidades, en encuentro con la escena contemporánea que ha ido consolidándose edición tras edición y que en este 2022, además, se vuelve internacional. 

La belleza de lo que está pasando justo ahora

La belleza de lo que está pasando justo ahora

La cita, coordinada por el director y colaborador de elDiario.es Andalucía, David Montero, será el punto de reunión de autores, intérpretes y agentes del sector en forma de talleres para creadores, en los que se pretende mostrar “la riqueza actual de la escena sevillana y andaluza” del 3 al 7 de octubre en el Cartuja Center CITE.

“La idea de Hemos vivido se me ocurrió desde un sitio muy de guerrilla”, recuerda Montero. “Nos pasamos la vida quejándonos de que la administración nunca hace nada, y está bien quejarse, pero construyamos también los espacios con los recursos que tenemos. Empezamos en 2018, se sumaron Rocío Hoces y Ana Belén Mates, hicimos una primera edición en un espacio cultural ya desaparecido junto a la calle Goles, con la colaboración de la ESAD de Sevilla. Y desde entonces hemos ido creciendo y cambiando: a partir de la tercera, logramos apoyo de Fundación Sgae y Fundación Aisge, y desde la edición pasada se incorporó Violeta Hernández y La Suite y tuvimos apoyo de ICAS, con lo que dimos un salto importante”.

Tan es así, que el encuentro pasó de durar un día a una semana, “y además hemos podido pagarle a los profesionales que participan, porque si queremos que dejen de vivir por debajo de sus posibilidades, es importante que reciban lo que le corresponde”, agrega. “El espíritu es siempre abrir un espacio para que la gente intercambie saberes y formas de hacer. En el encuentro en lo colectivo, aunque cada uno tenga su manera, salimos todos mejores”.

Pensar en el después

En lo que respecta a los talleres, esta quinta edición ha contado con la presencia de la dramaturga uruguaya afincada en Madrid, Denise Despeyroux, quien ha impartido sus conocimientos todas las mañanas de lunes a miércoles, así como los creadores Julio León Rocha, Raquel Madrid y Juan José Morales, Tate, los tres operando en la capital hispalense, que han hecho lo propio por la tarde. “Siempre tenemos el propósito de mantener un equilibrio entre la gente de fuera y la de aquí”, dice Montero. “Se tiende a pensar que, o bien lo bueno está todo fuera de Sevilla, o que solo se encuentra aquí. Nosotros preferimos recordar que la gente de afuera aporta muchas cosas, así como los locales merecen atención”.

La veintena de participantes inscritos han trabajado en una serie de piezas concebidas ex profeso para el encuentro, que se han desarrollado a lo largo de la semana y se van a mostrar al público el viernes por la noche, a las 21.00 horas, en la Escuela Superior de Arte Dramático de Sevilla (ESAD).

Asimismo, Hemos vivido por debajo de nuestras posibilidades se ha enriquecido también este año con sendas mesas redondas en torno al pensamiento sobre las artes vivas. El sábado 8 de octubre, en horario de mañana y sin salir de la ESAD, hablarán de industria los invitados Cristina Alonso, codirectora del Teatro l’Artesa del Prat de Llobregat, Isla Aguilar y Miguel Oyarzun, directores del FIT de Cádiz, el creador Alberto Cortés, la investigadora Dominique Serena Antignano, el crítico Alfonso Crespo o Vicente Díaz, de Canal Sur.

“Hasta ahora nos hemos volcado en el antes, que es la formación y la creación, y el durante, que es la exhibición. Pero nos parecía importante pensar en el después: cómo se mueve la obra, dónde se vende, qué pasa con ella una vez montada”, explica Montero. “Para ello hemos invitado a programadores y distribuidores, con la idea de que cuenten los criterios de programación, que los participantes entiendan quién va a ser su interlocutor en el mercado. Estamos también muy enfocados en la mediación, fundamental en la programación de los espacios escénicos. A todos les hemos pedido que no vengan solo a hablar, sino que vengan antes y conozcan a los creadores. La idea es dar cabida a todo ese pensamiento en torno a lo que llamamos las industrias y artesanías, porque a veces la escénica es tan pequeña y precaria que no llega ni a industria”.

Clase magistral

La segunda mesa, prosigue Montero, estará enfocada a los públicos. “Nos interesa el público que es no habitual de la escena contemporánea, porque parece que el teatro contemporáneo es algo reservado a los entendidos o los expertos. Por eso la reunión del viernes en la escuela es una especie de verbena, una fiesta para quitarle esa supuesta solemnidad que rodea a las propuestas del género, que como en todo las hay muy distintas, buenas y malas, herméticas y muy claras. Queremos llegar así a disponer de un mapa de la escena y la relación del público con ella”.

Por último, la cita estrella de la semana será un doble encuentro con el británico Declan Donnellan, fundador de la legendaria compañía Cheek by Jowl, que vendrá a inaugurar temporada en el teatro Lope de Vega con su versión de La vida es sueño. Aprovechando la ocasión, y con la complicidad del coliseo, el dramaturgo impartirá una clase magistral el lunes 17 de octubre en la ESAD.

Según David Montero, el perfil de los participantes en estas jornadas “ha ido tirando cada vez más hacia los profesionales de las artes escénicas. Al principio eran muy distintos perfiles, pero el proyecto, para seguir creciendo, tenía que apostar por la profesionalidad. Con todo, hay desde gente muy joven, de veintipocos años y que está dando sus primeros pasos en la escena, a gente consolidada que sigue queriendo trabajar con otra gente y ensayar otros métodos. También gente de danza, de performance, músicos. Lo que ocurre en escena muchas veces es una mezcla de lenguajes”.

La idea de los organizadores es ahora “continuar, que las mesas y la internacionalización permanezca el año que viene” y ya se atreven a imaginar cómo será el encuentro dentro de otros cinco años. “Lo que más nos gustaría potenciar sería el aspecto de la exhibición, que programadores y programadores de toda la geografía nacional vengan y conozcan el trabajo que se está haciendo aquí. No nos falta el talento, sino el escaparate”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats