Nueva vuelta de tuerca al "pulmón verde" en el centro de Sevilla: ahora se consultará a los vecinos

Actividad reivindicando que el solar se convierta en un pulmón verde para el centro de Sevilla.

"Nos estamos ahogando". Con esta afirmación tan gráfica se volvía a reclamar este lunes en el pleno del Ayuntamiento de Sevilla la necesidad de que el centro cuente con un parque público. Lo hacía Sandra Camps, de la plataforma Pulmón Verde, que abandera que en un gran solar sin edificar que hay en la zona de San Luis se ubique una zona verde, y que recibió una inesperada respuesta por parte del gobierno local: se va a abrir un proceso de participación para que los vecinos den su opinión sobre qué quieren.

Sevilla aspira a alcanzar el 25% de cobertura arbórea en su trama urbana

Sevilla aspira a alcanzar el 25% de cobertura arbórea en su trama urbana

La respuesta fue toda una sorpresa, porque esta reclamación ha desfilado varias veces por la sede consistorial sin que se produzcan especiales avances. Es más, el último temor vecinal radicaba en que se vendiese el solar, al menos tal era su destino en el plan de enajenaciones del patrimonio municipal de suelo, con vistas a la construcción de viviendas.

Un largo tiempo de espera

El espacio en disputa, entre las calles Arrayán y Divina Pastora, tiene unos 2.400 metros cuadrados que salen de la suma de varias parcelas con un largo recorrido incluso judicial: hace 40 años se enajenaron para construir un colegio pero, como no se levantó, uno de los antiguos propietarios reclamó la reversión y lo consiguió. Así que no todo el suelo es municipal, pero aquí vino uno de los anuncios de este lunes: el Consistorio va a expropiar la parte privada.

Esto lleva a otro problema, y es que en el actual Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) se prevé la construcción de viviendas en este espacio, que es precisamente lo que el movimiento vecinal quiere impedir. Y aquí vino el segundo golpe de efecto del gobierno local, que ahora prevé "un proceso de participación a través del distrito para hacer una consulta a los vecinos". 

Quién participa y quién no

El anuncio lo hacía el delegado de Hábitat Urbano, Antonio Muñoz (PSOE), quien incidía en la consideración de que ahora habrá que delimitar qué zonas del centro de Sevilla pueden participar en esta consulta. Las alternativas que se plantearán, por cierto, serán tres: que sea una zona residencial como prevé el PGOU, que sea un espacio verde o encontrar una fórmula intermedia que compagine ambos usos.

Sandra Camps y Pulmón Verde lo tienen claro, y es que su diagnóstico parte de que esta zona del centro está muy debajo de las dotaciones de zonas verdes que le corresponden por su población. Esto, asegura Camps, genera "conflictos" porque el único espacio público es la plaza José Luis Vila y allá que van y se "hacinan" todos en el barrio: las familias con niños, los adolescentes que buscan su rincón, los que tienen mascotas "que molestan en todas partes", los mayores "que casi tienen que pedir turno para coger un banco"... 

Sin un lugar al que ir

El problema es que los intereses de unos y otros colisionan en la pugna por el espacio, lo que por lo pronto ya ha llevado a vallar este recinto. "Ahora el reto de los jóvenes es saltarse la valla y hacer dentro el botellón", unos chavales "que están callejeando porque no tienen dónde ir y que empiezan en el botellón mucho antes de lo que les tocaría".

Con este escenario, el anuncio de la consulta municipal fue bien acogido por Sandra Camps, que intervino en el turno ciudadano del pleno. Muñoz recordaba la "vocación residencial" de estos terrenos, pero abría la puerta a una modificación del PGOU para pintarlos de verde. La cuestión ahora es que esto se concrete y definir la participación vecinal que, por mucho que el Ayuntamiento diga que hay "distintas opiniones", parece muy encaminada a un uso exclusivamente ambiental.

Alcorques vacíos sin reponer

Si la plataforma Pulmón Verde se iba expectante por este anuncio, no puede decirse que otro colectivo que intervino en el pleno, Salva Tus Árboles Sevilla, corriese la misma suerte. Su pregunta se centró en los 13.000 alcorques vacíos que, según el propio Ayuntamiento, había en Sevilla hace un par de años. En este tiempo, y tal y como refiere la información municipal, se han plantado 1.743 nuevos árboles y se han talado 342, lo que nos da un total de 1.401 ejemplares repuestos.

Un balance paupérrimo para esta entidad, que calcula que a este ritmo no se repondrá este déficit al menos hasta 2030, nada más y nada menos que nueve años. Ya puestos, también se preguntó por los planes para las 43 calles que el Consistorio considera prioritarias por su alarmante falta de arbolado.

Las cuestiones las planteó Isabel Camargo, que es portavoz de la asociación ‘Ni un árbol menos’, a la que en noviembre de 2020 el alcalde, Juan Espadas (PSOE), se refirió como "un peligro público" en una conversación que mantuvo con el secretario municipal sin percatarse de que tenía el micrófono abierto. Este lunes el regidor (que posteriormente se disculpó) no estaba cuando Camargo intervino y la réplica corrió a cargo del delegado de Transición Ecológica, David Guevara (PSOE), que no respondió a las preguntas concretas y se limitó a decir que cuando no se planta un árbol es porque técnicamente no es viable al afectar a servicios en el subsuelo. "Me voy tal como vine", fue la no muy entusiasta réplica de Camargo.

Etiquetas
Publicado el
26 de abril de 2021 - 20:18 h

Descubre nuestras apps

stats