La portada de mañana
Acceder
Los sanitarios advierten de la grave situación en la Comunidad de Madrid
Villarejo confesó una operación para que Gürtel no alcanzara a la cúpula del PP
Opinión - Es el sistema, amigos, por Neus Tomàs

Una ventana a la vida de las mujeres rurales en el festival de fotografía emergente de Barbastro

Fotografía del proyecto Radiz Azdora

Las raíces de las mujeres rurales, sus vidas, su rutina y su fortaleza, eso ha querido destacar Katerina Buil en su exposición ‘Radif Azdora’, que se puede disfrutar en el festival BFOTO de Barbastro. Este trabajo está englobado dentro de un proyecto de Europa Creativa, durante dos años se han desarrollado diferentes actividades y ahora se ha llegado a la parte final, las exposiciones. Se trataba de hablar desde la identidad de Europa desde diferentes perspectivas y Buil se ha decantado por la mujer rural.

Ha fotografiado a mujeres de Sabiñano, una localidad de Italia situada a una hora de Bolonia, donde llevan más de 30 años con su propio festival de fotografía, pero donde “nadie había hecho nada sobre este tema siendo que son el eje de la sociedad. A mí me parecía muy interesante mirar la identidad desde ese prisma ya que al hablar de la identidad de Europa yo creo que el mundo rural se queda siempre un poco cojo, sobre todo cuando lo miran desde la ciudad y a mí me apetecía visibilizar a estas mujeres”.

A sus 33 años, Buil siempre ha estado vinculada a la fotografía, sus padres tienen un estudio desde hace más de 40 años y trabaja con ellos. “Tras unos años bastante duros empecé a centrarme en proyectos más personales, de búsqueda de raíces”, uno de ellos fue fotografiar durante dos años la vida de su abuela materna en el Pirineo, con el que ganó una beca del festival BFOTO, lo que fue el “trampolín” para este otro proyecto. Asegura, además, la conexión entre el modo de vida de aquí y lo que ella ha vivido con lo que vio en Sabiñano: “Lo que yo he vivido allí con las mujeres rurales es como lo que se vive aquí, hay distancia en el mapa, pero luego no deja de ser todo en base al campo, a respetar los tiempos”.

Mujeres tendiendo la ropa, cocinando, en sus casas… “no les pedía nada extraordinario, lo que ellas hacen en sí mismas ya es extraordinario por la carga que llevan”. Solo tuvo unas horas para fotografiarlas, pues tenía que hacerse durante la residencia artística en el festival, “eran sitios en los que yo no había estado nunca, fue una mezcla se seguimiento periodístico con una parte más artística de buscar la luz, algún claroscuro…”

“Yo critico la parte que tienen de invisibilizadas, pero a la vez son mujeres tan fuertes y que están tan satisfechas que no me apetecía que fueran fotos tristes, la mayoría son fotos que muestran a mujeres con un carácter y una dignidad”. Buil reivindica la identidad y la unión con la naturaleza que trasmiten estas mujeres, “en estos meses de pandemia todavía me he dado más cuenta de cómo necesitamos la naturaleza y muchas veces vivimos con un modo de vida que igual no tiene tanto sentido y el modo de vida de estas mujeres es lo contrario, aunque es complicado volver a eso”.

Katerina es de Barbastro, pero ese no es el motivo por el que expone en BFOTO, “he luchado mucho para traer aquí la exposición, me apetecía mucho porque he estado en este proyecto por ganar una beca con ellos, además es una forma de luchar contra ese centralismo que parece que en Aragón siempre pasa todo en Zaragoza o a veces en Huesca. Me apetecía que un proyecto tan importante estuviera en Barbastro y más este año, que la actividad cultura ha sido tan machacada. Para mí era muy importante que estuviera aquí”. La entidad con la que ha desarrollado este trabajo es AD HOC GESTIÓN CULTURAL y el proyecto está cofinanciado por la Unión Europea.

Las fotografías de Katerina Buil forman parte de la exposición ‘Una ventana al diálogo’, compuesta por más de 60 imágenes que reflexionan sobre el concepto de la identidad en Europa y en cómo se construye nuestra relación con los otros, se podrá visitar entre el 18 de agosto y el 20 de septiembre, de miércoles a domingo, en horario de 11 a 13 horas y de 19 a 21 horas, en los Almacenes San Pedro (Plaza del Mercado) de Barbastro.

Este viaje visual recoge el trabajo de otros cuatro fotógrafos europeos: la fotógrafa francesa Marine Gastineau, que retrata la diáspora la inmigración; la ganadora del Word Press Photo 2019, Sanne de Wilde, que retrata a los tradicionales poderes fácticos de la sociedad; el artista visual Filippo Venturi, que presenta por un lado, la inmigración desde la perspectiva femenina y por otro lado, cómo la política influye en la percepción de la identidad; y el fotógrafo danés Martin Thaulow que cuestiona nuestra comprensión y significado del término "hogar" y hace una llamada de atención sobre la situación de las regiones más alejadas de la Unión Europea.

En palabras de este último, “nuestras contribuciones, ya sean a través del fotoperiodismo, de la fotografía artística o del trabajo más experimental, son una humilde aportación a la visión sobre la identidad europea en el siglo XXI. Con este trabajo colectivo esperamos que nuestras cámaras hayan capturado el pasado, parte del presente y apunten hacia el futuro del mañana".

El festival se ha adaptado al contexto actual

Además, esta muestra incluye la obra de la artista gallega Ana Amado, 'Lideresas', que reflexiona sobre la enorme desigualdad, todavía existente, entre hombres y mujeres en los puestos de responsabilidad y liderazgo. Esta fotografía fue la ganadora del concurso de Instagram del proyecto donde se recopilaron más de 900 imágenes.

La celebración del festival en el mes de agosto y el perfil diferente de las propuestas respecto a anteriores ediciones son consecuencia de la adaptación al actual contexto social y sanitario. Así mismo, según señala la organización, “esta edición tan especial ha sido posible gracias al empeño que hemos puesto por evitar su suspensión, debido a que creemos que es de vital importancia que sigan teniendo lugar eventos culturales de forma segura”.

BFOTO ha apostado desde sus inicios por la “fotografía emergente, aquella que se mueve en los márgenes del discurso establecido y que es especialmente sensible a los cambios sociales”. La convocatoria expositiva de BFOTO 'Emergentes' ha recibido este año 134 proyectos, de 17 nacionalidades diferentes. Los tres proyectos seleccionados por el jurado, que podrán verse en una exposición conjunta en la sala Francisco de Goya de la UNED, han sido ‘Inmarcesible’, de Cristina Sieso; ‘Una casa propia: grafías para la supervivencia’, de María Romero y ‘Haiku’, de Sergio Sainz.

Los proyectos ganadores de las becas 'Visionados' de la anterior edición se materializan también en sendas exposiciones. Miriam Mora mostrará en el Museo Diocesano su trabajo ‘Noche de perros' y Marta del Moral hará lo propio en la Casa de Cultura con 'Pausa'. Por su último, Esther Naval presentará 'Casa Solano' en la Sala Francisco Zueras de la UNED.

Etiquetas
Publicado el
21 de agosto de 2020 - 21:21 h

Descubre nuestras apps

stats