Feijóo presiona en público a Azcón para que se presente a las Cortes y trate de arrebatar la Presidencia de Aragón a Lambán

Archivo - Alberto Núñez Feijóo y Jorge Azcón

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, se ha cansado de esperar a que Jorge Azcón deshoje la margarita sobre su futuro político y ha reventado los tiempos marcados por el actual alcalde de Zaragoza al dar por hecho de que se presentará a las Cortes de Aragón. Lo ha hecho de manera velada, muy a la gallega, como si de un lapsus se tratara, en una entrevista radiofónica, en la que también ha dado por hecho que a Azcón lo reemplazará como candidato a la alcaldía de la capital aragonesa una mujer. En una entrevista en Onda Cero, Núñez Feijóo era claro sobre cuándo y quién sería el candidato a la Presidencia de Aragón: “Espero que a final de año; me gustaría que lo dijese él y no yo. Hay que ser respetuoso con los territorios, somos un partido autonomista”. Acto seguido, se le preguntaba por el candidato a la alcaldía: “Esperemos a que ella nos lo diga”, ha asegurado. La reacción de Azcón ante la inesperada respuesta de su líder nacional no se ha hecho esperar, y no ha sido precisamente para seguir en la línea de Feijóo: “Una cosa es que Feijóo tenga una opinión y otra que la decisión definitiva sea la mía”, “la decisión se va a tomar en Aragón y con los plazos que hemos fijado en Aragón”, ha insistido Azcón, quien ha reiterado en declaraciones a los medios durante un acto en un barrio rural de Zaragoza que todo era una opinión, a pesar de que no es una opinión cualquiera al tratarse de la del presidente nacional del partido. 

En Génova tienen prisa por hacer público el nombre de quién tratará de arrebatar a Javier Lambán la presidencia de Aragón, pero esa prisa no se corresponde con los tiempos marcados por el propio Azcón y su entorno, que siguen teniendo dudas sobre la decisión más adecuada y la fían teniendo, a final de año, un completo estudio demoscópico de las opciones reales de victoria en las elecciones autonómicas. Y esta no está asegurada. En las últimas semanas el PP ha elaborado una encuesta y permanece muy atento a la evolución de la tendencia de voto. Mientras se da por segura la victoria, más amplia que en las elecciones pasadas, en el Ayuntamiento de Zaragoza, no se da por tan segura en las Cortes, y aun en el caso de que se fuera la fuerza más votada, la posibilidad de alcanzar pactos para gobernar son mucho más complejos. Azcón lo sabe, y además de su clara vocación municipalista (no se encuentra cómodo en la política autonómica) reiterada por él mismo en numerosas declaraciones públicas, es consciente de que en un escenario hipotético de líder de la oposición en el Parlamento autonómico perdería gran parte de su foco mediático, lo que también podría repercutir en su posterior carrera política a nivel nacional. Ese foco, y lo sabe, lo tiene ahora mismo ejerciendo su papel de alcalde de Zaragoza. 

La reacción de Feijóo no es casual, ya que Zaragoza y Aragón son dos de las plazas principales en las que el PP todavía no ha tomado una decisión, y le corre prisa despejar esta incógnita, que el PP aragonés siempre ha dicho que la tomaría antes de que acabara el año. Feijóo y Azcón coincidieron la semana pasada en un acto público en Zaragoza en el que no se mencionó ni una vez el futuro político del actual alcalde. Ambos mantienen una relación cordial, pero su sintonía no es plena. De hecho, el principal enlace en Génova con Azcón es Cuca Gamarra, con quien mantiene una relación política más estrecha desde hace años, mucho mayor que la que siempre ha mantenido con Núñez Feijóo. Es más, Jorge Azcón fue designado presidente autonómico por Pablo Casado, con quien la relación era más fluida. En cualquier caso, en Génova son conscientes de que el mayor caudal político en la comunidad autónoma es el que atesora el alcalde zaragozano, por lo que es su apuesta principal para que opte al Gobierno aragonés. A pesar de ello, en las últimas semanas se ha incrementado la presencia pública de la secretaria general de los populares aragoneses, Ana Alós, quien sería la alternativa en la recamara en el caso de que Azcón no se presentara. Con el comentario hecho por Feijóo, la presión se incrementa para Azcón, días antes de que tenga que hacer públicas sus intenciones. Para el consistorio de Zaragoza, en el caso de que el actual alcalde no se vuelva a presentar, allana las opciones de María Navarro o Natalia Chueca, en una lista en la que podrían integrarse además miembros de Ciudadanos. 

El anuncio efectuado por Azcón ha tenido de inmediato una réplica en el PSOE, que es consciente de las dificultades que tiene para recuperar la alcaldía de Zaragoza, un fenómeno común a todas las grandes ciudades, ya que los socialistas no gobiernan ninguna de ellas, excepción hecha de Sevilla. Mientras el secretario de organización de los socialistas aragoneses, Darío Villagrasa ha recurrido al tópico de que el PP impone un candidato desde la dirección nacional, la alcaldable socialista, Lola Ranera, exige la dimisión inmediata de un alcalde al que acusa de abandonar la política municipal y hacer dejación de funciones. En su fuero interno, Lola Ranera se frota las manos. Es consciente de que la posible salida de Azcón incrementa sus opciones de ser alcaldesa, a pesar de que la fragmentación del voto en la izquierda, tras las irreconciliables posiciones de Podemos y Zaragoza en Común para hacer una lista única, dificultan en exceso las opciones de configurar un pacto entre las izquierdas para recuperar la alcaldía perdida en 2019. 

Lo que está claro es que Feijóo ha optado con sus aparentemente bienintencionadas declaraciones en una entrevista radiofónica por acelerar el proceso de nombramientos públicos en los populares aragoneses, que tenían unos tiempos marcados mucho más lentos y muchas dudas sobre cuál es el escenario más favorable para colocar a su principal líder, y casi único, Jorge Azcón. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats