eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Monomarentalidad y cuidados: cuando el tiempo propio no existe

El programa Aquí también cumple cinco años luchando contra las desigualdades y la transmisión intergeneracional de la pobreza en España

La empleabilidad de las familias, y especialmente de madres, es un eje principal del programa. Educación de calidad y empleo son cruciales para romper el círculo de pobreza

Mujeres en Acción es el proyecto a través del cual damos apoyo a madres. Un 35% de las familias a las que apoyamos son monomarentales

- PUBLICIDAD -
Mujeres en Acción_Ayuda en Acción

Un 35% de las familias con las que trabajamos a través del programa Aquí también son monomarentales. Foto: Ayuda en Acción / Gabriel Pecot y Celia Hernández

Suena el despertador como cada día y la rutina de la mañana comienza como una danza acompasada que ya una sabe de memoria: correr de un lado a otro, azuzando a grandes y pequeños para llegar a la escuela, tratar de poner la casa en pie, organizar la agenda de sus actividades, o simplemente levantarte para saber que en las restantes horas del día, tu dedicación al completo será cuidar de tus mayores o de las personas dependientes menores o ancianas de otras familias sin descanso.

No son ni las 10 y ya siento el vaciado que supone ir aligerando cargas en el camino,  tachando tareas que llenan espacios y momentos para otros, pero que no logro que tengan hueco para mis deseos, anhelos, sueños, inquietudes… Si tengo suerte, hoy podré compartir un café rápido con otras mujeres que están en mi misma rutina, entre tarea y tarea, para desahogarnos, para comunicar lo que nos frustra,  las preocupaciones, los malabares para llegar a fin de mes, la impotencia de ver que nada cambia, el menos para nosotras…

O si aún tengo más suerte como dice la sociedad que se congratula, correré de nuevo tras despedirme con monosílabos a un trabajo que no me dignifica, ni me enriquece laboral ni personalmente, que está mal pagado pero que necesito para sostener a mi familia, un trabajo del que sé cuando entro pero no siempre cuando salgo… un laberinto más de rutina que pone trabas al cuidado de calidad de mi entorno familiar y que lastra totalmente el tiempo de mi autocuidado.

La exclusión de la monomarentalidad

En realidad, no soy yo la que escribe. Pero he querido plasmar en primera persona los relatos del día a día de muchas de las madres con las que estamos trabajando en Ayuda en Acción y que sacan adelante solas la unidad familiar. En España, 8 de cada 10 familias monoparentales están encabezadas por mujeres, y expuestas a un mayor riesgo de pobreza o exclusión social, no sólo por su situación económica, sino también por factores como el empleo, la vivienda, la salud o la red de apoyo, como llevan tiempo denunciando asociaciones como la FAMS.

Quería utilizar este espacio para hablar de la soledad que enfrentan diariamente en nuestro país muchas mujeres valientes, generosas, únicas, soñadoras;  muy a menudo desde la situación de monomarentalidad en la crianza. Son los hogares que soportan las tasas más altas de pobreza infantil, en los que alcanza a más de la mitad, un 54%, 12,5 puntos más que el conjunto de la población infantil y el doble que el total de la población, como denunció Save the Children en el informe Más solas que nunca.

Son madres que se ponen en pie cada día para tratar de que su mundo  y el de los demás sea el mejor posible. Son incontables las ocasiones en que deben mirar para otro lado cuando sienten la necesidad de llorar de impotencia o de que algo cambie en sus vidas sabiendo que eso no es posible y que no está en sus manos. Son mujeres que deben gestionar su extenuación mental, física y social y renunciar a tener espacios propios donde ser simplemente ellas.

Aquí también, oportunidades vitales para ellas y solo para ellas

En Ayuda en Acción, hace ya cinco años, pusimos en marcha en España el programa Aquí también, en un contexto donde la crisis estaba golpeando duramente a la infancia vulnerable y estaba poniendo en riesgo la igualdad de oportunidades educativas, lastrando poder optar a un futuro donde no todo estuviera escrito en función de la familia o el entorno donde se crece.

En este tiempo, y con la experiencia de trabajar codo con codo con las familias, hemos constatado en primera persona que en  gran parte de las familias con las que trabajamos, el pilar fundamental de la invisible economía de los cuidados en nuestro país recae principalmente sobre las mujeres. Sabemos que no desvelamos nada nuevo, pero queremos revertir las cifras y el hecho de que el 35% de las familias a las que apoyamos sean monomarentales. Por ello, no podíamos mirar para otro lado sin tratar de enfocarnos en proporcionar oportunidades vitales también para ellas y solo para ellas. Es inconcebible que las EPA confirmen que el paro femenino sea 3,4 puntos mayor que el masculino y que las mujeres trabajadoras cobremos hasta un 20% menos que los hombres por el mismo trabajo, una brecha salarial que aumenta al tener hijos y una cuestión que penaliza a las mujeres en el ámbito laboral.

Las hemos escuchado y nos trasladan que esta ardua tarea nunca tiene fin ni días libres. A menudo, las posiciona en el mundo en un aislamiento vital de lo que les es propio y que les impide construirse personalmente, compartir espacios entre ellas, repensarse para crecer vitalmente…  hace ya un tiempo que en nuestro programa Aquí también decidimos que una de nuestras líneas de trabajo las pondría a ellas en el centro de todo nuestro quehacer.

Cinco años de Ayuda en Acción en España

La empleabilidad de las familias es un eje principal del programa. Educación de calidad y empleo son cruciales para romper el círculo de pobreza. Foto: Ayuda en Acción / Abat Oliba

El proyecto Mujeres en Acción

Así nació Mujeres en Acción, una construcción colectiva identificada con las comunidades educativas que busca la integración, el empoderamiento, la promoción de la autonomía económica de las mujeres, el autocuidado y la oportunidad de tener espacios propios donde poner en práctica la sororidad. Queríamos cuidar a las mujeres que cuidan. En el recorrido de este proyecto, hemos puesto en marcha iniciativas que hoy son un referente de buenas prácticas como “Hilvanando culturas”  o  “Cocinando mi empresa”, que tienen en cuenta muchos componentes. No sólo el de la promoción e impulso de la empleabilidad como vehículo para la independencia, sino el fomento de redes de apoyo entre mujeres para el logro del bienestar emocional y educativo de sus hijos e hijas de manera indirecta, por ejemplo, compartiendo la carga de la recogida y cuidado en horarios de salida y entrada de los menores al centro educativo.

Queremos que estas mujeres y madres sientan que, en esa agenda del día que repasan al levantarse, existe un hueco donde solo ellas son la llave, donde pueden compartir quiénes son, abrir un punto de inflexión en su rutina de cuidadoras. Si además logramos que sean espacios llenos de aprendizajes, retos, comunicación sincera, y tejemos redes mutuas de apoyo que les permiten reconocerse en las demás, estamos logrando transformar la realidad de la microhistoria con la que cada día conviven miles de familias que sufren la precariedad, el abandono y la exclusión social.

Cumplimos cinco años de aprendizajes y experiencias y seguiremos trabajando  y apostando por diseñar acciones que promuevan  Mujeres en Acción en las familias que apoyamos. Para que muchas mujeres madres sigan siendo el motor del desarrollo, pero sientan que no están solas en el camino y que Ayuda en Acción forma parte de su red de apoyo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha