eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

De carne y sangre

Lo delirante es que incluso medios de comunicación dudaban del acoso a Ariana Grande. Ni viéndolo con sus propios ojos, ni observando cómo los dedos del acosador presionaban y se deslizaban una y otra vez sobre el pecho de la cantante

26 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Obispo roza el pecho de Ariana Grande en el funeral de Aretha Franklin y desata polémica

El obispo, con camisa roja, mira la actuación Ariana Grande en el funeral de Aretha Franklin EFE

Cantaba Aretha Franklin que una mujer es tan humana como un hombre, que no es un juguete, y que está hecha de carne y sangre, al igual que ellos. Denunciaba en 'Do Right Woman' lo mismo que en 'Respect': merecemos y reclamamos el respeto de los hombres.

Justo el funeral de Franklin fue el escogido por este tipo para abusar sexualmente, y en público, de Ariana Grande.

Lo demencial no es sólo que abusara de ella frente al público, aún sabiendo que lo estaba viendo medio mundo. No. Lo delirante es que incluso medios de comunicación dudaban del hecho en sí. Ni viéndolo con sus propios ojos, ni observando cómo los dedos del acosador presionaban y se deslizaban una y otra vez sobre el pecho de la cantante. Incluso llaman cintura a sus tetas. 

Cabe preguntarse qué hace este acosador en privado si esto es lo que se atreve a hacer en público. 

Las respuestas que ha obtenido este vídeo han ido desde la defensa del hombre: "es que es más alto que ella, por eso su mano está ahí en vez de en la cintura" hasta el "¿y ella por qué no se ha quitado?". Es decir, lo de siempre cuando se trata del acoso o violación de una mujer: por una parte él es inocente, y por la otra: ella es un poco culpable también.

Es insoportable que el clamor siga siendo que el feminismo se pasa se rosca, que riza el rizo, que las verdaderas feministas eran "las de antes", no como la de ahora, "que protestan por tonterías". Señores, un hombre ha manoseado y abusado de una chica delante de millones de espectadores y no ha pasado nada. Sus excusas y justificaciones les hacen a ustedes cómplices del acoso sexual a mujeres, y también de las violaciones y de los feminicidios. Es exactamente la misma cosa en diferentes escalas. Cada vez que ustedes atacan al feminismo o cada vez que pelean contra él y sus protestas, se están transformando en la base que el patriarcado necesita para que los cuerpos de las mujeres sigan siendo objetos con los que los hombres puedan y deban jugar. Jugar a corromperlos, a partirlos y a destrozar sus psiques. Juegan todos ustedes, sin ningún tipo de culpa o reparo, a fingir que las mujeres no somos humanas. Juegan a negar que estamos hechas de lo mismo que los hombres: de carne y sangre. Juegan a eso para no tratarnos con el respeto con el que sí se tratan entre ustedes.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha